Opinión

Santa Fe vuelve a la campaña

Claves. Bonfatti, Perotti y Corral serán las únicas referencias en la boleta y eso reconfigura las estrategias. La necesidad de "alambrar la provincia" ante un escenario nacional confuso.

Domingo 26 de Mayo de 2019

¿Y por casa como andamos? La política santafesina observa de reojo el estrépito nacional, donde nada de lo que hoy parece ser puede terminar siendo realidad.

Omar Perotti no tiene demasiadas ganas de posicionarse todos los días respecto al sonoro cambio en la fórmula kirchnerista, con Alberto Fernández & Cristina Fernández de Kirchner. Junto a la birome y al dulce de leche, Argentina es pionera ahora en fórmulas presidenciales en las que el número 2 del binomio designa al 1. Cristina lo hizo.

Perotti sigue al pie de la letra los movimientos de las primarias. Equipo que gana no se toca. El peronismo está arriba en casi doscientos mil votos. El que tiene que ocupar el rol de fighter es Antonio Bonfatti. En las inmediaciones del Frente Progresista quieren que el presidente de la Cámara de Diputados salga a buscar el voto antiperonista, gorila. Para eso deberá tener una estrategia diferente a la actual, donde el candidato a gobernador evita hacer anti peronismo.

El candidato de Cambiemos ha cambiado su merchandising de campaña. No hay amarillo ni rojo ni blanco. El color es naranja. Y el nombre "Cambiemos", de tan chiquito, parece no verse en la cartelería. José Corral está ante las elecciones más importantes de su vida.

Ciudad radical en peligro

No sólo tiene que salvar la ropa del gobierno nacional, sino que deberá luchar para conservar el mantenimiento de la capital provincial para el radicalismo, que ya perdió el bastión histórico de la ciudad de Córdoba y la capital pampeana. Si la derrota se confirma en la ciudad de Santa Fe, los radicales deberán hacer un gran mea culpa por sus conductas en Cambiemos.

Pero también los socialistas tienen sus desafíos y deberán tener sus autocríticas. Pese a amplitud de la obra pública llevada adelante, tuvieron casi 200 mil votos menos que el peronismo. Una sola palabra describe los fundamentos: seguridad. Nunca le terminaron de encontrar la vuelta. El discurso de Perotti es casi monolítico, y hace eje exclusivamente en esa problemática.

La campaña santafesina no tiene feeling con la mayoría de la sociedad. Salvo los sectores más politizados, el común de la gente se mantiene alejada de la pasión que sí depositan los dirigentes y militantes. Tal vez, esta situación haya llegado para quedarse. No hay motivos para involucramientos tempraneros. Ya ni siquiera hay grandes actos. ¿Por qué habría de ser distinto?

A diferencia de otras provincias, la calidad de la oferta santafesina para las elecciones del 16 de junio es bastante elevada. Al margen de los posicionamientos ideológicos, Bonfatti, Perotti y Corral son dirigentes reconocidos y probos, con experiencia en estas lides. Que nadie crea que esto se repite en el resto de los Estados federales.

Las elecciones en Santa Fe serán clave, además, porque seis días después operará el cierre de listas para candidaturas nacionales. No es lo mismo para el presente y futuro de los tres espacios que hoy aparecen en el país.

Si el triunfo es de Perotti, el senador será tironeado por la fórmula Fernández-Fernández. Y Cristina, a su modo, le dirá que ella hizo bastante por ese eventual triunfo al decidir bajar las candidaturas kirchneristas. En la edición de hoy de LaCapital, Pablo Javkin marca el territorio con algunas pinceladas que debería tomar Bonfatti (ver página 15).

Dice el candidato a intendente del progresismo que si él triunfa habrá derrota en Santa Cruz y ciudad de Buenos Aires. Es clara la estrategia: despegarse de la "grieta", pero criticando también con nombres propios a quienes la encarnan. Según su criterio, claro.

"El activo de Omar (por Perotti) es que nadie lo puede ver como parte de lo peor del kirchnerismo, todo lo contrario. Si hasta hace poco lo criticaban porque había bajado a dar quórum por los allanamientos a Cristina. Que se pongan de acuerdo", le dijo a este diario un dirigente peronista que milita en el frente Juntos.

Por primera vez en muchísimas tendidas electorales, los candidatos a gobernador del peronismo y del Frente Progresista no reciben visitas de dirigentes nacionales. No quieren que el clima de enfrentamiento, polarización y mala vibra se meta en la campaña santafesina. Corral sí optó en las primarias por la llegada de dirigentes del gobierno nacional. Y así le fue.

Un triunfo de Bonfatti le vendría de perillas a Miguel Lifschitz para volver a pesar en una eventual conformación de la tercera vía a nivel nacional. El error del gobernador fue dejar en manos de Juan Schiaretti el armado de Alternativa Federal.

Los movimientos de Schiaretti dejaron señuelos de lo peor de la política tradicional. Pese a que quedó legitimado por la paliza electoral que propinó en Córdoba, y parecía tener una impronta novedosa en la política nacional, lo primero que hizo fue proponerles a los argentinos las candidaturas de Daniel Scioli y Marcelo Tinelli.

Schiaretti, ex empleado de los Macri, rompió con esa decisión la construcción de Alternativa Federal, para lo cual contó con el desastre táctico que encarna Roberto Lavagna, quien se niega a pasar el filtro de las Paso, como si fuese el enviado de alguna Corona europea. Alternativa Federal, hoy, no se sabe qué es ni a quién representa.

Por estas horas, Corral observa el panorama nacional esperando que decante alguna iniciativa en Cambiemos que le modifique la cancha inclinada. Lo peor que le puede pasar a Macri es no hacer nada. Si mantiene su candidatura presidencial deberá, al menos, lograr cierta empatía con los millones de argentinos que la están pasando mal por culpa de la economía de su gobierno. A su favor, y la de Cambiemos, la realidad política le volverá a dar una oportunidad por el miedo al regreso del kirchnerismo.

Desde aquí al 16 de junio van a pasar cosas en Santa Fe. Entre ellas, se supone que un debate televisado por los canales abiertos irá configurando también potenciales nuevas expectativas para todos. Será un test clave para evaluar la marcha de las cosas.

Sólo hay lugar para que uno de tres llegue a la Casa Gris. La moneda está en el aire.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});