Opinión

Rosario, el gran desafío

Claves. Los partidos políticos empiezan a nombrar en voz baja a sus potenciales candidatos a intendente. Se barajan frentes electorales y, hasta ahora, no asoman nombres nuevos.

Jueves 07 de Junio de 2018

Desde el 2007, ganar la provincia de Santa Fe implica ganar Rosario. Por ende, es tan importante y crucial para los partidos políticos y frentes electorales tener un buen candidato a gobernador y un muy buen candidato a intendente.


En el oficialismo rosarino hay muchas dudas todavía, no sólo respecto del nombre del futuro postulante a intendente sino también de la estrategia a desarrollar. Han sido varios los encuentros entre referentes del socialismo y dirigentes de Ciudad Futura, tratando de despuntar un acuerdo político que los haga converger en una primaria.

El primero que blanqueó su deseo de ser candidato a intendente fue Miguel Cappiello, el histórico referente socialista del ámbito de la salud. Su nombre fue muy bien recibido, no solo entre la militancia barrial del PS, sino también en ciertas capas dirigenciales. Cappiello ganó todas las elecciones a las que se presentó. Siempre respondió exclusivamente a Hermes Binner, a quien reconoce como su mentor. Hoy, Binner está afuera del día a día de la política.

Por primera vez en la historia del socialismo santafesino desde aquella pelea entre Binner y Héctor Cavallero hay liderazgo bifronte, entre Miguel Lifschitz y Antonio Bonfatti. El tiempo dirá si habrá affectio societatis como para intentar retener el poder (sólo con ellos dos pujando del mismo lado podrán lograrlo) o si se extiende una zona de bruma para dirimir quién llega la manija más grande del cajón.

Verónica Irízar es otra que blanqueó su intención de pujar por una candidatura. Se trata de un cuadro político interesante del socialismo, referenciada en Miguel Lifschitz. En su momento, se pensó que la concejala se integraría al gabinete municipal para cubrir la vacante de Pablo Javkin, pero eso finalmente no sucedió.

Al margen de esos dos nombre ya lanzados, podrían aparecer otros. En algún momento se habló de Gustavo Leone, pero el secretario de Gobierno no dio indicios para pensar en una postulación. Y la otra referencia es Leonardo Caruana, el eficaz secretario de Salud, bien visto por Bonfatti y por Lifschitz. Muy cerca de Lifschitz no descartan a Maximiliano Pullaro, el ministro de Seguridad que también podría estar en los casilleros de postulantes a gobernador.

Por afuera del socialismo, Javkin ya ha dicho que se presentará como candidato a la Intendencia en una gran primaria. Cerca de él se muestran dispuestos a pujar contra Cappiello para dejar bien en claro su no pertenencia socialista, pero a la vez pedirá condiciones para mantenerse en el redil frentista. Javkin tiene nuevo sello y casa partidaria: Creo. Y cree que puede ser el futuro intendente.

Si se concreta el acuerdo con Ciudad Futura, Caren Tepp o Juan Monteverde podrían ser rivales de los arriba nombrados. Incluso, algunos, creen que podría extenderse ese plan al justicialismo. Consultado por esa opción, Roberto Sukerman reveló que el acuerdo del Frente Progresista en el Concejo es con el PRO. Y recordó que el aumento de la tarifa del transporte, que se logró por la sintonía entre los partidos del progresismo y el macrismo.

En Cambiemos, hay una fija tras el triunfo electoral de los comicios a concejal. Tiene nombre y doble apellido: Roy López Molina. Adentro del campamento macrista dan por segura la postulación de López Molina pero, en política, dicen otros, "a seguro se lo llevaron preso".

En ese contexto, algunos dicen por lo bajo: "Observen la campaña de Gabriel Chumpitaz en las redes. No para ni un minuto. Si no es candidato a intendente, se parece bastante". Otros niegan de cuajo esa chance, y lo adjudican a alguna "viveza interna para tener a Roy controlado y que no se corte solo".

Por el lado del radicalismo la única chance de alguna referencia que le pueda hacer competencia a López Molina es Jorge Boasso. El ex concejal mantuvo reuniones con el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, y no descarta ninguna opción.

El peronismo tiene en Sukerman a su postulante. Como en todas las previas o años-víspera de elecciones, el actual edil es el que mejor mide en las encuestas, aunque al final le cuesta ganar votos de indecisos, como para poder corroborar ese liderazgo adentro de las urnas.

"Para evitar otro carnaval de candidaturas en las Paso, el gobernador Lifschitz podría enviar un proyecto de reforma política a la Legislatura"

La aparición de Omar Perotti como candidato a gobernador, lleva consigo una novedad: el massista Alejandro Grandinetti podría ser su candidato a intendente. "Hay que ver, no se apuren. Puede ser Grandinetti, puede ser Rodenas o alguna otra referencia. Omar quiere tener un candidato de peso en Rosario que compense su pertenencia del centro norte. Es tan importante tener un buen nombre a gobernador como un muy buen nombre a intendente", dijeron a LaCapital cerca del actual senador.

Además, de estos nombres, que pertenecen a los partidos y frentes más representativos, habrá una intensa y extensa lista de candidatos. Y no hay que perder de vista la reunión que mantuvieron hace algunos días, entre tiras de asado, vacío y matambres, Luis Contigiani, Eduardo Toniolli, Gerardo Rico, Fernanda Gigliani, Oscar Urruti, Miguel Zamarini, Alicia Gutiérrez y Monteverde.

Para las elecciones falta, aproximadamente, un año. Y, por caso, una avalancha de nuevos nombres que querrá suceder a Mónica Fein. Pero apenas asome el 2019 comenzarán a perfeccionarse las listas, que podrían convertir al turno municipal en un nuevo cambalache. Por eso, desde la Gobernación se estudia la posibilidad de enviar un proyecto a la Legislatura con mucho de reforma política.

Por primera vez se ofrece en esta columna la potencial oferta electoral rosarina, y queda para el final un interrogante: ¿qué ocurriría con el gobernador Lifschitz si las encuestas de último minuto, antes del cierre de listas, le dan sólo una posibilidad de sobrevivencia al Frente Progresista, con una boleta que lleve su nombre?

En ese caso, ¿Lifschitz seguirá diciendo que no será candidato a intendente de la ciudad de Rosario?

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario