Opinión

Rosarinos agredidos en Cataluña

Reflexiones. En primer lugar hay que aclarar que los argentinos somos muy queridos en Cataluña y en toda España. La mayoría de los españoles tienen parientes o amigos radicados en la Argentina. La agresión que sufrieron los diez integrantes del Club Rosario Central de Catalunya no es expresión de un sentimiento generalizado sino propia del grupo neonazi...

Jueves 15 de Enero de 2009

En primer lugar hay que aclarar que los argentinos somos muy queridos en Cataluña y en toda España. La mayoría de los españoles tienen parientes o amigos radicados en la Argentina.

La agresión que sufrieron los diez integrantes del Club Rosario Central de Catalunya no es expresión de un sentimiento generalizado sino propia del grupo neonazi llamado Boixos Nois (barrabravas) del club Bada Bing (nombre tomado de un prostíbulo de la mafia) y que pretende funcionar como sucursal del Barcelona FC, el club donde juega Messi. Odian a los que no saben hablar catalán y a los centralistas de Cataluña por ser extranjeros y porque su himno tiene letra en español. En su cobardía llegaron a apalear a una mujer, la secretaria del club, para robarle la memoria de la cámara donde había registrado la agresión.

El Club Rosario Central de Catalunya fue fundado en mayo de 2004 por rosarinos que huyeron de la crisis económica argentina y catalanes que regresaron a España y que se reunían al principio en la peña "Juan Antonio Pizzi", llamada así en honor del gran jugador de Central que luego se consagró jugando para el Barcelona. En septiembre de ese año hicieron una gran reunión en Poliñá, cerca de Barcelona, a la que concurrieron canayas de toda España, Francia e Israel. Viajó especialmente desde Rosario el gran Aldo P. Poy. El presidente elegido, Ernesto Sukerman, que pertenece a una conocida familia de Rosario, ideó el lema del club: "Donde no existas, te inventaré". Al principio hacían picadas con otros equipos "argentinos", como los de la "Penya Roja" de Independiente, el "Pincha BCN" de Estudiantes, los "Triperos" de Gimnasia LP, los "Calamares Ibéricos" de Platense, el "Taladro Ibérico" de Bánfield, el "Lobo Entrerriano" de Gimnasia de Paraná y hasta con los de "Central Tarragona", canayas de esa ciudad catalana. En el equipo también juegan actualmente paraguayos, bolivianos, marroquíes. A las reuniones suelen concurrir también seguidores de Newell's y por eso yo, siendo leproso, en Barcelona cinchaba por ellos porque, como dijo Sukerman, "la distancia hace que aquellas cosas que nos dejan ciegos en Argentina nos permitan ver nuevas oportunidades como la necesidad de estar juntos entre compatriotas". Mostrando respeto hacia el país que los acogió, la camiseta tradicional de Central tiene agregadas dos banderitas: la argentina y la catalana, pero a sus hijos los bautizan con agua traída del Paraná.

El equipo canaya, actualmente con más de 300 socios, fue el mejor organizado de todos los integrados por argentinos en Cataluña y ya en octubre de 2005 debutó en el torneo oficial catalán ganándole 4 a 2 al Martinenc, un club fundado hace cien años y que tiene veinte equipos internos de fútbol.

El 10 de enero pasado ocurrió, sin embargo, la despreciable agresión de los Boixos Nois. Desgraciadamente ellos son estimulados por algunos políticos y dirigentes catalanes que pretenden en su xenofobia imponer "la inmersión lingüística", pese a que la Constitución de 1978 reconoció el derecho a usar la lengua española en toda España, incluida Cataluña, por supuesto.

Violando la ley y por orden del gobierno catalán los maestros impiden que los niños hablen en español hasta en el recreo y tienen instrucciones perversas de simular no entender el español si un niño del jardín de infantes pide ir al baño en nuestro idioma. En las escuelas se dedica al estudio del español el mismo tiempo que al inglés, como si fuera una lengua extranjera.

En reacción a eso se formó en Cataluña un nuevo movimiento político que tiene como una de sus principales reivindicaciones el derecho a usar tanto el catalán como el español. A pocos meses de fundado consiguió imponer varios concejales en Barcelona, siendo elegidos principalmente en las barriadas obreras, donde viven inmigrantes del resto de España y de Latinoamérica. Pese al gobierno catalán y como muestra del real sentir popular, en Cataluña se venden masivamente los diarios en español y el "Avui", en catalán, subsiste únicamente gracias a los subsidios.

Los Boixos Nois y los maulets (otro grupo violento) atacan a los mismos catalanes que quieren hablar en español. Por ese motivo participé en Gerona de un acto de desagravio a los escritores Arcadi Espada (quien fue invitado al Congreso de la Lengua Española que se hizo en Rosario) y Alberto Boadella. Los Boixos Nois se han aliado públicamente a grupos pro etarras como el Indar Gorri y la Peña Mújika. Con la misma confusión ideológica de ETA mezclan consignas y simbología hitleriana y estalinista. Han protagonizado hechos de violencia en toda España cuando se desplazan tras sus equipos de fútbol: asesinaron a un seguidor del Real Madrid, se burlan de los valencianos, a los que califican de "africanos", y llegaron a lesionar a niños de una peña infantil madrileña que habían ido a Barcelona a presenciar un partido en el estadio del Sarriá.

Un hincha que se alejó de los Boixos Nois, y que por temor no dio su nombre, dijo así: "En mi casa se habla en español y a mí se me escapaba hablar así de vez en cuando con mis amigos en la grada. Hasta que unos skins me escucharon hablando así y empezaron a amenazarnos con navajas y a decirnos que o hablábamos en catalán y nos hacíamos nacionalsocialistas catalanes o nos iban a rajar."

Como se puede ver no tenemos que considerar que los catalanes odien o discriminen a los argentinos. Se trata solamente de otra mueca en la jeta fascista, presente en todo el mundo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS