Opinión

"Roma", ¿obra maestra o bodrio infumable?

La película del mexicano Alfonso Cuarón, que cosechó diez nominaciones a los premios Oscar, dividió a la crítica. Qué hay detrás de las apologías y rechazos a la película del momento, que no brilla en los cines sino en Netflix.

Sábado 26 de Enero de 2019

"Roma" es la película del momento. Desde que ganó el León de Oro en Venecia, arrasa en cada entrega de premios en la que se presenta y no solo eso, es la gran candidata de la entrega de los Oscar, a la que llega con diez nominaciones. Su director, el mexicano Alfonso Cuarón, ya tiene dos estatuillas en su repisa, por mejor director y mejor montaje por "Gravity".

No obstante, la película llega a la gran noche de la industria del cine precedida por una fuerte polémica. "Roma" dividió las opiniones entre los críticos y los espectadores. Hay quienes la consideran una joya del séptimo arte y otros la califican como aburrida, pretenciosa y soporífera. ¿Vale la pena verla? Es la pregunta del millón, acá la respuesta.

Por qué sí: "Roma" llega en el momento justo. Ni antes ni después. Las costumbres cambiaron. La televisión ya no es lo que era, no la exclusiva reina de la casa, las mañanas no amanecen con el diario asomando bajo la puerta y la radio apenas es un rumor sordo en el auto desvencijado que se aparea cansado en el semáforo. El mundo no es el que era, ya no más. Y la historia de Cuarón es esa, la suya, la nuestra, pura nostalgia y esperanza.

roma.jpg


  • En un tozudo blanco y negro, evoca a un México que ya no existe, a un mundo que ya no existe, pero que empieza a cambiar y que vuelva vaya uno a saber a dónde. El avión que cruza el cielo, en la escena inicial y en la final también, lo deja en claro. La vida es aquí y ahora, pobre, doméstica, amarga, pero hay un más allá, una promesa de aventuras.

  • Para Cuarón, un realizador mexicano exitoso a más no poder -se llevó el Oscar con "Gravedad" y dirigió "El prisionero de Azkabán", la única de las películas de la saga de Harry Potter con carnadura humana-, todos los caminos llevaban a "Roma". Es la película de su vida, la que le dedica a Libo, la niñera que lo cuidó y lo acompañó cuando era niño


  • Las imágenes, que deben haber fraguado en su cabeza todos estos años, son deliciosas, aún cuando lo que cuenta sea angustiante. El embarazo de Celo, el encuentro con el padre en el cine, el incesante ir y venir de las olas en un mar que luce triste, solitario y final. Cada cuadro, cada plano secuencia es una obra de arte que podría verse sola, pero mejor no.


  • Acaso lo mejor de "Roma" es la claridad con que revela la verdad en las palabras de Rilke, sí, "la patria es la infancia, no hay dudas. El México de los tempranos 70 que recrea asombrosamente la película marcaron a una generación, a la de Cuarón y tantos más que crecieron en barrios de casas bajas, autos enormes y sangrientas peleas políticas.


  • Los premios no importan más que para el marketing del filme. Fue la primera película mexicana en ganar el León de Oro Venecia, por supuesto, una medalla que viene bien para un afiche si la película se diera en los cines, pero no es así. En Rosario, El Cairo, que está fuera del circuito comercial, y los Cines del Centro la exhibieron y fue así porque se estrenó en Netflix, el demonio.

roma02.jpg

Por qué no: No hay ninguna razón, ni de peso ni de las otras, para no ver "Roma" y disfrutarla. Que es larga, una de las quejas que se escuchan más a menudo, es falso. Dura 135 minutos, más que los 119 de "Rocky", pero menos que los 142 de "Forest Gump" y ni hablar de los 175 de "El padrino". Claro, si te sentás, o peor, si te acostás a verla entre semana, después de acostar a los chicos, lavar los platos y ordenar la ropa, te quedás dormido seguro.


  • Hay "críticos" -las comillas en este caso, como le gustaba decir a Umberto Eco, son irónicas- que calificaron a "Roma" como un "bodrio infumable" o un "embole". Y no es extraño que sea así, lo realmente extraño es que comenten películas. Su opinión, respetable, por cierto, revela que no les gusta el cine, paradójico, ¿no?, como si a un chef no le gustara comer...


  • También están los mercantilistas, que todo lo miden en dinero y que se preguntan en qué gastó Cuarón los 100 millones de dólares que costó el rodaje de "Roma". Basta ver una escena, la recreación del "halconazo" que dejó un baño de sangre en el DF el 10 de junio de 1971, para entender que lo que vale cuesta. Queda claro que Dios está en los detalles, Cuarón también.


  • Las críticas más despiadadas que recibió "Roma" tienen a un tufillo a "operación" de la las salas de distribución de cine que, como la película se estrenó en servicio de streaming, se quedaron afuera del negocio. Hay un ensañamiento propio del resentimiento. Algo así como la reacción del chico que rompe el juguete del amigo y piensa: "Si no es mío no es de nadie".


  • "Roma" fue vapuleada también por el sonido, o para ser más precisos, por el lenguaje de sus protagonistas. Llovieron quejas que aseguraban que no se entiende lo que dicen, como si los parlamentos de "La casa de papel" se comprendieran de cabo a rabo. Tanto fue así que Netflix ofreció una versión subtitulada al "español", que levantó ni bien Cuarón puso el grito en el cielo.


  • El ejercicio cinematográfico de "Roma", el relato, el estilo, la sensibilidad con que se delinean los personajes y sus circunstancias, es tan elocuente, tan minucioso, que la película podría verse, entenderse y disfrutarse sin necesidad que nadie hablara, de hecho, Cleo, el personaje central de la historia, apenas lo hace y así y todo golpea directo al corazón.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});