Opinión

Reelección y contrafigura

Con el operativo "Macri 2019" lanzado por el PRO, los la política empieza a girar lentamente en torno a la oposición, que busca candidatos y que es mayoritariamente peronista.

Viernes 23 de Marzo de 2018

Con el operativo "Macri 2019" lanzado por el PRO, los la política empieza a girar lentamente en torno a la oposición, que busca candidatos y que es mayoritariamente peronista. La aclaración vale porque en esa órbita y en ese espacio político se mantiene vigente la senadora Cristina Kirchner, si no como candidata, sí como "dueña" de una significativa cantidad de votos, y su vigencia parece por momentos calculada.

En el PRO son muy pocos los que se animan a decirlo, pero en la UCR (el otro componente de Cambiemos) algunos dirigentes de la cúpula partidaria se atreven a confesar que al gobierno, de cara a 2019, le "conviene mantener la contrafigura", es decir, la ex mandataria y todo lo que se asocie a ella. Según analizan, conviene mientras no se logre domar la economía y la oposición no defina un candidato con chances, porque con ese escenario la confrontación más dura para el gobierno será con su gestión.

El Senado ya le dio forma a la Comisión de Asuntos Constitucionales, donde descansa el pedido de desafuero de Cristina Kirchner desde el 7 de diciembre pasado, aunque hay poca voluntad de tratarlo. La comisión quedó presidida por Dalmacio Mera, un justicialista que responde a Miguel Pichetto, el jefe del interbloque del PJ que, con 25 senadores, tiene la llave para aprobar cualquier desafuero, aunque ya anticipó que no votaría a favor de expulsar a nadie si no existe condena judicial "firme", es decir, de la Corte Suprema. Así, todo indica que el oficialismo esperará a que el tema vaya a votación en el recinto antes del 10 de junio.

Y así, las expectativas que mantienen vigente a la "contrafigura" se dan también en el ámbito judicial, donde las causas que implican a la senadora transitan, van a juicio oral, se unifican en un solo tribunal y luego de vuelta al principio porque la Corte Suprema ordenó que hay que sortearlas de nuevo.

Mientras tanto, el gobierno prepara con suficiente antelación la campaña para la reelección de Macri y el peronismo busca a un candidato que pueda ganarle o al menos perder por poco y en ese proceso, como se dijo, la senadora orbita.

Su vigencia divide al peronismo entre kirchneristas que la quieren de candidata, justicialistas que la quieren lejos (marcan distancia en mitines y en el Congreso) y peronistas conciliadores que quieren sus votos y buscan amigarlos a todos.

En el oficialismo piensan que esto los beneficia y lo llamativo es que entre los justicialistas que se conformaban con perder por poco empezaron a creer que a ellos también. Miran un posible ballotage y piensan que a lo mejor "sí, se puede".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario