Ovación

¿Por qué sos hincha del Chelsea?

Una pregunta así, para todo el que disfruta del fútbol jugandolo, analizandolo tácticamente o, simplemente, para entretenerse, pocas veces tiene fundamentos.

Lunes 31 de Mayo de 2021

“¿Por qué sos hincha del Chelsea?”. Una pregunta así, para todo aquel que disfruta del fútbol jugandolo, analizandolo tácticamente o, simplemente, para entretenerse, muchas veces no tiene fundamentos precisos. Simplemente es así. Estimo que eso le ocurrió a un colega, también de Rosario, que tira para el Arsenal, o a otro periodista porteño que (vaya casualidad) es fan del City. También hay un par de amigos fanáticos del Tottenham o del Borussia Dortmund, respectivamente. O a una infinidad de argentinos que celebran al Barcelona por Messi, o al Leeds por el Loco Bielsa.

A años luz del nivel “termo” que me genera el querido y viejo Ñuls, que torna insostenible cualquier posicionamiento imparcial, la sintonía fina con los blues comenzó por 2005, cuando la atención se centró los sábados en la Premier, una liga que hace años sorprende y emociona, alimentada por millonarias inversiones como la del empresario ruso Román Abramóvich, quien en 2003 compró al Chelsea.

Por entonces, José Mourinho comenzó su consolidación como DT. Luego se convertiría en leyenda. Para colmo, la música hizo su contribución: Oasis y Blur, dos grandes bandas de rock rivales antes del nuevo centenio (la primera de Manchester, la restante de Londres), inevitablemente también abrieron una grieta entre el City y el Chelsea. Otra razón, en ese momento, para auscultar a los de azul.

La oferta fue irresistible: jugadas bien elaboradas, habilidades superlativas de algunos jugadores. Solidez defensiva y efectividad ofensiva. Y una grilla con grandes nombres: Petr Cech, Arjen Robben y Didier Drogba, además de la consagración de John Terry y Frank Lampard, fichados a fines de la década del 90.

Pasaron los años y el Chelsea comenzó a ser protagonista y acopiar títulos de liga y copa. Y llegó la temporada 2011/12, cuando echaron a André Villas-Boas a mitad del proceso y quedó al mando del equipo el italiano Roberto Di Matteo (ex blue).

En ese contexto incierto, la épica también ejerció su peso específico. Con un juego práctico y algo de dramatismo, Chelsea lograría por primera vez la Champions League en 2012. La hazaña incluyó eliminar al Barcelona de local (ganó 3-2 en el global) e imponerse en la final por penales (y con un equipo diezmado por las bajas) al Bayern. En su cara y en Munich.

Eliminar al Real Madrid en semis y volver a levantar la Orejona tras ganarle al City es historia reciente. Pero, retomando la pregunta inicial, básicamente es disfrutar y dejar en pausa, aunque sea por unos minutos, todo lo que nos espera puertas afuera. Más en este tiempo doloroso.

“¿Y qué hacés cuando el Chelsea enfrenta al Leeds?”. Te firmo un empate, sin dudas.

Periodista de La Capital, socio internacional e hincha de Chelsea, campeón de la Champions League

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario