Opinión

Nuevo galardón quirúrgico

La cirugía argentina sumó otro exitoso episodio para engalanar su brillante trayectoria.

Sábado 10 de Agosto de 2019

La cirugía argentina sumó otro exitoso episodio para engalanar su brillante trayectoria. Después de la sorprendente operación del 22 de junio pasado para separar a los siameses Gianluca y Santino, hace unos días se logró el primer trasplante multivisceral realizado en el país. Como informó La Capital en un extenso, detallado y conmovedor informe, el sorpresivo deceso de un niño de seis años llamado Constantino, oriundo de la santafesina localidad de Pavón Arriba, posibilitó que médicos de la Clínica Favaloro trasplantaran los órganos que componían el aparato digestivo del pequeño: hígado, riñón, páncreas, duodeno, intestino y colon, a un adolescente que subsistía con asistencia mecánica. Y el otro riñón de Tito (como le decían al nene) también salvó la vida de un chico que fue trasplantado en el Hospital Garrahan. La ablación de los órganos de Constantino fue hecha en el Hospital de Niños "Víctor J. Vilela". El insondable destino determinó inexorables momentos existenciales construidos con luces y sombras: la enfermedad de los pacientes receptores, la partida al ignoto más allá de Tito, y la luminosa determinación humana de sus progenitores, Rita y Darío, quienes en el marco de un profundo dolor decidieron "prolongar la vida" de su hijo en dos chicos desconocidos. Felizmente esa noble actitud, va generalizándose en padres que ante la partida definitiva de sus hijos menores, mediante la eficiente gestión del Incucai, el Cudaio, y la pericia magistral de nuestros cuerpos médicos, logran recuperar vidas que parecen extinguirse irremediablemente. Así sucedió recientemente con los padres de un chiquito de cinco años fallecido en Avellaneda, a 5 kilómetros de Reconquista en el norte de Santa Fe.

De la historia de Rosario

La plaza General López, en nuestra ciudad, se encuentra limitada por la avenida Pellegrini, las calles Laprida y Buenos Aires y por la Cortada Alfonsina Storni. El 4 de septiembre de 1858, se le concede a la firma Casinelli y Cia., la autorización para instalar en este sitio un Mercado de Frutos y se le da al lugar el nombre de General Juan Pablo López, por aquel tiempo gobernador de la provincia de Santa Fe, hermano menor de caudillo general Estanislao López. Fue Juan Pablo tres veces gobernador de la provincia, había nacido en Santa Fe en 1792 y falleció en la misma ciudad en 1886 a los 94 años de edad, participó en numerosas batallas libradas en su época. La plaza en 1865 se trasformó en Corral de Caballos y Mulas para la provisión del Ejército en la Guerra de la Triple Alianza, contra el Paraguay. En 1872, ya terminada la contienda se decidió el trazado de la Plaza y se colocaron gran variedad de especies del reino vegetal. En 1888 se construyeron las veredas y en 1927 se colocaron los mosaicos para los canteros centrales. La fuente es de fundición de hierro y fue traída de Europa. Tres hechos interesantes registra esta plaza: el 22 de febrero de 1874 se hizo desde aquí la ascensión del globo aerostático denominado "Unión". En 1890, por primera vez en Rosario se conmemoró en este lugar el Día del Trabajador, y por último entre los años 1901 y 1910, habitó en las inmediaciones la poetisa, nacida en Suiza, Alfonsina Storni, de ahí que posteriormente la cortada lleva su nombre.

El telar de la abundancia

En la edición impresa de La Capital del 2 de agosto, por fin aparece en tapa el remanido tema de las estafas con cadenas, sistemas piramidales, o como ahora se los rebautizó, telares. Me resulta difícil aceptar que quienes lo inician no sean capaces de realizar la sencilla operación matemática que les permite advertir que es imposible que quienes participan no pueden jamás obtener, todos y cada uno, más de lo que invirtieron inicialmente. El único recurso económico que ingresa al sistema es el aporte de los participantes, no hay renta alguna que provenga de otra fuente. Por lógica, a lo mejor que puede aspirarse es a recuperar lo invertido. En otras palabras (y basta con estudiar someramente el sistema para verlo), para que gane un miembro, la mitad de su grupo inicial menos él o ella deben perder: siete en total. Y no es necesario desplazarse a El Chamical para encontrar este tipo de estafa, en Rosario también está en funcionamiento. Sería deseable que las autoridades y los medios redoblen sus esfuerzos para advertir a los incautos de esta perniciosa práctica, cuyas catastróficas consecuencias pueden ser explicadas con sencillez a cualquiera que esté dispuesto a escuchar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario