Aborto Legal

"No aborte, Mirtha"

Martes 12 de Junio de 2018

El domingo pasado en la mesa de Mirtha Legrand se sirvió el debate de la legalización o no del aborto. La señora, formadora de opinión, marcó la cancha: "Yo estoy en contra del aborto". Y la actriz Jorgelina Aruzzi, una referente a favor de la legislación la cruzó con la frase "si está en contra no aborte, Mirtha". Lo que para muchos se oyó como insolencia, para muchos más fue una sugerencia simple y llena de sabiduría en este polémico debate. Cortita y al pie, como se dice en el lenguaje futbolero.
Me ubico en el segundo grupo, entre las y los que proclamamos un derecho en medio de la embestida de grupos religiosos que nos acusan de criminales, que no amamos la vida y vaya a saber cuántas falacias más.
"Si está en contra no aborte, Mirtha", es lo que pensamos muchas y muchos. Nadie de los que aprobamos la legalización del aborto proponemos que una mujer no siga adelante con su embarazo. Pero desde quienes reprueban la ley, por el contrario, nos vienen obligando a decidir como ellos. Y no será la primera ni la última vez que lo hagan con argumentos basados en la lujuria, el miedo, la culpa, la desinformación y las más oscuras de las razones.
Embed
Así lo sostuvieron en las hogueras durante la Inquisición, así lo hicieron cuando a las mujeres les dieron el rango de monjas por debajo de los sacerdotes, lo volvieron a hacer cuando rechazaron la píldora y los condones, cuando les pusieron trabas al divorcio y a la aplicación de la ley sexual reproductiva, cuando se apoderaron de los tribunales de familia y jugaron su cruzada con la ciencia al ocupar los cargos de titulares en las cátedras médicas de las universidades nacionales.
Así, "en nombre de Dios" lo hicieron cuando prestaron sus servicios pastorales a los dictadores que sumieron al país en el más feroz de los crímenes de Estado. También se pasaron los derechos por las sotanas cuando decidieron dictar clases de catecismo en las escuelas públicas de Salta y no pusieron en práctica la ley nacional de educación sexual integral. Intentaron conculcar derechos con el matrimonio igualitario, reprobaron siempre los de las minorías sexuales y ahora lo hacen con el aborto. Derechos que se empeñan en obturar y quitar desde que sostienen que la mujer es la causante de que Adán haya mordido la manzana. Pero seamos justas: no todas imponen su dogma. Las Católicas por el Derecho a Decidir (ellas sí invocan la palabra derecho) son una excepción. No dicen "si está en contra no aborte, Mirtha", pero respetan que levantemos el lema "educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir". Más tarde o más temprano, que así sea.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario