Opinión

Náuseas y vómitos

Viernes 01 de Febrero de 2019

Escuché muchas veces a profesionales explicar que las náuseas y los vómitos son comunes durante el primer trimestre de embarazo. Incluso algunas mujeres empiezan a percibirlos a pocas semanas de la concepción y hasta antes de hacerse el test. Pero nunca escuché a ningún docente de comunicación o periodismo explicar por qué razón o a partir de qué renglón una nota le provoca repugnancia al lector al punto de abandonarla antes de llegar al final. El editorial que publicó hoy el diario La Nación bajo el título "Niñas madres con mayúsculas" podría tomarse a futuro en las aulas como un ejemplo pedagógico de ese malestar. Porque, a poco de ser leída masivamente en las páginas del diario mitrista que se ufana de ser "tribuna de doctrina", se inundaron las redes sociales con términos viscerales. "Asco" y "repulsivo" fueron los más gráficos.
Y no es para menos. Mucho se escribió en las páginas del diario que justamente este enero cumplió 149 años. Pero hacía bastante que no se leía una posición tan brutalmente burda, cargada de sentido común, como el "instinto materno"; llena de románticas falacias y argumentos apologéticos que transforman a las pequeñas víctimas de un delito en madres heroicas, transgrediendo todos los derechos de la niñez. Una alabanza lisa y llana sobre un acto aberrante como la violación a menores, sobre la que los adultos (familia, Estado e instituciones) deberíamos asumirnos como responsables de prevención y protección.
La respuesta a eso nauseabundo generó rápidamente dos frases sintéticas y aliviadoras como un vómito. "Una niña embarazada es una niña violada" y #NiñasNoMadres. Y hubo más, mucho más. La reacción inmediata de las trabajadoras y trabajadores del diario, quienes no pudieron digerir tamaño bocado, y miles que salieron a solidarizarse con la postura.
El primer párrafo de la nota dice: "Los pañuelos verdes de quienes no han aceptado la derrota legislativa siguen agitándose". Y en eso tiene absoluta razón. Por notas como estas, quienes más que nunca estamos a favor de una "educación sexual para decidir, de "anticonceptivos para no abortar y de aborto legal para no morir", seguiremos teniendo a mano los pañuelos, para insistir con una ley justa o al menos para taparnos la boca cuando nos den arcadas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});