Opinión

Muerte por aire y tierra

El helicóptero que sobrevuela la candente zona sur, cuyas calles y veredas se riegan diariamente de sangre, espanta a los perros vagabundos

Domingo 15 de Abril de 2018

El helicóptero que sobrevuela la candente zona sur, cuyas calles y veredas se riegan diariamente de sangre, espanta a los perros vagabundos. Sus aspas cortan el aire con un silbido como si buscara venas azules que quedarán por siempre abiertas. Esa noche se desplaza en medio de la oscuridad cobarde más cerca de los tejados y casas sin revocar de dos y tres pisos de construcciones irregulares levantadas con más sudor que cemento. Da la sensación de que es apenas un juguete que puede tomarse con la mano. Estos días se pronunciaron sentencias más o menos severas contra líderes narcos por terribles crímenes. Condenas que rodarán todos los escritorios posibles para intentar atenuarlas. Y parece que no será fácil. De ahí las interminables vendettas y las balas dum dum que rasgarán las pieles más duras. La voz del piloto del helicóptero insiste en que recibieron cuatro impactos en el motor pero que lograron evitar una caída en pleno barrio poblado. Móviles policiales hacen sonar sus sirenas en la zona bañados por luces azules intermitentes. En el horizonte , los primeros relámpagos anticipan la tormenta y se reflejan en la hélice. Las ráfagas de viento se hacen intensas. Se advierte a la torre de control que buscarán áreas abiertas porque el aparato se sacude peligrosamente. Temen caer como una piedra igual que el Halcón Negro. En un último acto el potente foco rastreador del helicóptero ya moribundo permite ver tres cuerpos inmóviles tirados junto a la entrada de una panadería. Es un hombre joven, una mujer mayor y una nena. Da cuenta a la central. Su último contacto es para avisar que caerán entre unos árboles de gran follaje. Esto es el fin, base. Nos veremos cuando nos veamos. Fuera. Autoridades políticas han seguido en simultáneo las dramáticas transmisiones con cara de preocupación. Están demudados, hasta que uno de ellos, menos impresionado por las muertes civiles y el destino incierto de los ocupantes del pájaro abatido, pregunta ¿cuánto cuesta un bicho de esos?

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario