Opinión

Los jóvenes 85 años de la Asociación Empresaria

Aniversario. Un 16 de febrero de 1935 un visionario grupo de comerciantes minoristas de Rosario se agremia para defender sus intereses y los de la ciudad y la región.

Viernes 14 de Febrero de 2020

Con enorme alegría y responsabilidad conmemoramos el 85º aniversario de la Asociación Empresaria de Rosario. Un 16 de febrero de 1935, un visionario grupo de comerciantes minoristas aprobaba en la sede del Club Español sus estatutos sociales y algo más de un mes después elegía su primera comisión directiva. No eran tiempos fáciles, el país trataba de superar las secuelas de la crisis del 30, trance que había pauperizado a vastos sectores de la población, la invasión de capitales foráneos y la aplicación de modelos económicos extranjeros eran moneda corriente.

En ese contexto se multiplicaban, particularmente en ciudades populosas, un tipo particular de actividad económica, que con el tiempo se denominaría "comercio minorista", ejercido generalmente por la familia y orientado a abastecer al mercado interno. Estos comerciantes se sentían huérfanos de representación y necesitados de una legislación acorde que le regulara sus actividades económicas. Así surgió la necesidad de la agremiación y consecuentemente en Rosario se funda la Asociación Comercio Minorista, que posteriormente adoptaría el nombre de Asociación Empresaria de Rosario.

Finalmente la crisis llamada del 30, es superada en base a la reforma financiera bancaria y monetaria, la buena colocación de productos argentinos en el exterior, revitalización de los negocios privados, aceptable funcionamiento del crédito bancario, establecimientos de las juntas de carnes, reguladora de granos, lechera y de vinos, creación de YPF y Vialidad Nacional promoviendo un ambicioso plan dedicado a la construcción de una amplia red caminera. Al mismo ritmo los negocios minoristas evolucionaron consolidándose y perfilándose como empresas. Incluso ya no fueron comercios atendidos solo por la familia, sino que ocuparon planteles importantes de empleados.

La Asociación Empresaria de Rosario palpitó al compás de estas transformaciones y los empresarios agremiados defendieron sus intereses sectoriales, siempre en armonía de los supremos intereses del bien común, para así consolidar la construcción de una Nación fuerte y soberana.

Quiero reivindicar en honor a estos jóvenes 85 años de genuino gremialismo empresarial y a mis 30 años al frente de esta entidad señera el deber irrenunciable de bregar por el protagonismo empresarial y la defensa de nuestros derechos como empresarios y como argentinos. Recordar que nuestras acciones deben apuntar a la defensa del mercado interno y al salario de los trabajadores que van indisolublemente unidos; oposición férrea a los ajustes fiscales sin un redimensionamiento serio del Estado; rechazo de las políticas monetaristas que buscan estabilizar la economía a costa de la recesión y no alientan el crecimiento productivo; condena a las políticas que desprecian el crédito como instrumento insustituible en una economía sana y por el contrario fomentan la especulación financiera; y el apoyo a las políticas públicas que prioricen la educación, la ciencia y la tecnología.

Las crisis económicas se superan pero hay que reconocer que no se limitan al bolsillo, también afectan irremediablemente al cuerpo social de un país. Por eso también en este día tan especial, reclamo una dosis de adultez para que con madurez y serenidad enfrentar las dificultades propias de la vida social, y una cuota de patriotismo que incluya honradez y sacrificio, cualidades que hoy parecen estar ausentes en muchos compatriotas.

Las asociaciones intermedias como AER tienen un rol inclaudicable de ser voceras de la realidad nacional sin mentiras ni trampas y en base a ello elaborar sus propuestas e inquietudes para modificar la realidad cuando así corresponda. Tenemos el imperativo de mantener esta nueva relación empresario sindical, y en ese sentido, promover el dialogo con el sector trabajador.

Gracias al trabajo arduo y denodado llevado adelante por dirigentes en las últimas décadas, Rosario reconoce a la AER como parte del acervo histórico y cultural. Una entidad democrática que siempre mantuvo sus puertas abiertas a intendentes, gobernadores, diputados, senadores y concejales de todas las tendencias políticas, a la vez que hacía retumbar su vos en los ámbitos legislativos, cuando el momento o el reclamo lo ameritaba.

El comercio minorista representado en algún momento por más de 10 mil negocios sobrellevaban problemas de las más diversas índoles, que solamente podían ser encarados por la AER y sus representantes. Si las analizamos hoy, tal vez parecen mínimas, pero en su tiempo no lo fueron, así se intervino institucionalmente en horarios de aperturas y cierre, descanso dominical, tasas municipales, impuestos provinciales, políticas crediticias, convenios colectivos, jubilaciones, cajas de asignaciones familiares, obras sociales, seguros colectivos, seguridad industrial, moratorias, disposiciones laborales, etcétera. A nivel gremial se promovió afianzar la agremiación empresaria a través de la Federación Económica Provincial y las entidades nacionales como Came en el comercio y la UIA en la industria. En los años que me tocó presidir nuestra entidad, hubo que dar respuestas a problemas de la ciudad y del Gran Rosario. Nos involucramos en cuestiones referidas al puerto, la infraestructura urbana, el transporte, obras públicas, vivienda social, salud y energía eléctrica, entre otros.

Esta mera sintética enumeración del accionar gremial transformó a la AER en una de las instituciones empresarias de mayor relieve del país, tan es así que en el año 2010, en el marco de nuestro septuagésimo quinto aniversario, nos visitó la doctora Cristina Fernández en calidad de presidenta de la República. También por el prestigio ganado con mucho ahínco y dedicación Came reserva la vicepresidencia de esa institución gremial nacional a quien ejerce la presidencia de la AER.

Mi eterno agradecimiento para quienes han aportado su granito de arena en estos 85 años de gremialismo empresarial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario