Opinión

Lo urgente y lo importante

Claves. La aparición de un cadáver en el río Chubut, que casi seguramente pertenece a Santiago Maldonado, clausuró la campaña electoral. Los disparates de Carrió, el "cajón de Herminio" y el futuro.

Jueves 19 de Octubre de 2017

La desmesura de la política argentina muestra por estas horas su fulgurante actualidad.

La aparición de un cadáver en el río Chubut, que todo indica es el de Santiago Maldonado, puso patas para arriba el fin de la campaña electoral, y posó sobre el escenario preelectoral el tan mentado cisne negro, del que se escribió en esta columna el domingo pasado.

El curso que tomó el caso Maldonado en las últimas horas modifica el contexto, la agenda y, tal vez, las presunciones de cara a las elecciones del domingo pero, de ningún modo, revela ya un cambio de expectativas en los resultados. Eso, aún no se sabe.

Hasta la noticia sobre la aparición de un cuerpo en el río Chubut, el martes por la tarde, todo era ganancia política rotunda para el gobierno. La gran novedad hasta ahí era la decisión de la Justicia de pedir el desafuero y la detención de Julio De Vido, el disco rígido del kirchnerismo. Semejante decisión a días de una elección clave para el gobierno nacional muestra la eterna ubicuidad de los magistrados federales.

Esa explosión informativa del tema De Vido duró hasta la primera noticia sobre Maldonado. Al fin, la derivaciones respecto a este último episodio terminó de hecho con el decurso normal de la campaña. Un gran abanico de fuerzas políticas se sumó a la cancelación de todas las actividades del fin de la campaña, mientras aguardan novedades e indicios de cómo seguir.

Llama poderosamente la atención la forma en que el caso Maldonado hizo derrapar a Elisa Carrió, alguien que fue casi siempre una hábil declarante, al punto de que logró superar el 50 por ciento de los votos en las primarias. Lilita protagonizó una saga de disparates dialécticos que culminó con la infeliz idea de trazar un paralelo entre las condiciones de conservación del cuerpo de Maldonado y de Walt Disney. Penoso.

Carrió había iniciado su cadena de disparates cuando aseveró que había un 20 por ciento posibilidades de que Santiago Maldonado estuviera "en Chile con el RIM" (en alusión a la RAM, Resistencia Ancestral Mapuche).

Muchos se preguntan ahora si estas puntualizaciones, cuanto menos exóticas, se convertirán en el cajón de Herminio de Cambiemos para el próximo domingo. La respuesta es no. A priori, Carrió no pagará ningún costo en las urnas por la saga de boutades. "Es la Ferrari de Menem en los 90", chicanean desde adentro mismo del macrismo.

Es más, en la interna de la interna oficialista, no pocos macristas se restregarán las manos con las patinadas de Lilita. Son los mismos que estaban preocupados por el sensual baño de poder que se daría la chaqueña, con más del 50 por ciento de los votos en la ciudad de Buenos Aires. Aunque no haya cajón de Herminio para Cambiemos, a Carrió le costará mucho explicar por qué dijo lo que dijo.

Es tan anárquica la realidad argentina que las próximas horas se consumirán entre análisis políticos sobre probables resultados electorales y, a la par, todo tipo de elucubraciones respecto del devenir del impactante caso Maldonado. Y nadie intentará separar los nexos. La gran duda que permanecía ayer en los sectores de izquierda era cuándo y cómo movilizar, aunque el padre de Santiago Maldonado desautorizó cualquier convocatoria en nombre de la familia.

En este caso, pese a la multiplicidad de opineitors periodísticos (y de los otros), sólo vale de ahora en más lo que refieran los expertos. Punto y aparte.

En lo estrictamente proselitista, el macrismo clausuró en Rosario su campaña provincial sin demasiadas novedades, con un acto cortísimo, perfectamente delimitado. Toda la tarea de Cambiemos hasta acá ha sido la de mantenimiento del resultado que dejaron las primarios, sin dejar nada librado al azar ni a la improvisación. Hasta tal punto fue así que en el debate de los candidatos a diputado nacional, Albor Cantard leyó sin complejos toda su propuesta. A prueba de los memes que regaron las redes sociales.

Por lo demás, todo entra en el terrero de lo subjetivo. A tres días de los comicios, todos los protagonistas creen que van a recoger más votos, se esperanzan en que les irá mejor que en las primarias y ni sueñan con derrotas dolorosas.

La aparición furtiva de Cristina Kirchner en entrevistas televisivas y radiales le otorga a la ex presidenta una centralidad todavía mayor a la que tuvo en las Paso. Todo el escenario mediático oficialista y la campaña proselitista de Cambiemos está pensado para confrontar con la candidata, una especie de remake del 13 de agosto que tan buenos resultados les dio a los estrategas del macrismo.

El gobierno nacional saldrá fortalecido de las elecciones del domingo próximo, pero deberá medir muy bien sus pasos inmediatos. El futuro de la gestión dependerá de cómo logre sortear en el Congreso nacional una situación de minoría respecto de la oposición.

En ese contexto, desde el 10 de diciembre la voz de Cristina contrastará claramente con los susurros dialoguistas de Miguel Pichetto, quien ya dijo que no quiere a la ex presidenta participando del mismo bloque. Será un espectáculo para alquilar balcones la puja entre ambos a la hora de los grandes temas.

El sueño oficialista es ganar en las cinco provincias más grandes, algo que, en elecciones de medio término, sólo logró Raúl Alfonsín en 1985. Para eso, respecto de las primarias, tendrá que triunfar en Buenos Aires y Santa Fe.

Antes de lo previsto, la campaña proselitista, al menos en sus grandes trazos y tal como fue craneada, se terminó con la aparición del cadáver en el río Chubut. Lo urgente y lo importante pudieron más que lo establecido.

Propietario: © Editorial Diario La Capital S.A. Inscripta en la Sección Estatutos del Registro Público de Comercio de Rosario al T° 80 F° 3602 N° 197 en fecha 19 de mayo de 1999. Dirección Nacional del Derecho de Autor (Registro de propiedad intelectual en trámite). Prohibida toda reproducción total o parcial del contenido de este diario. Dirección, redacción, comercial, circulación y administración: Sarmiento 763, Rosario, CP 2000, provincia de Santa Fe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario