Opinión

Lo apresaron, se escapó y volvió a caer en menos de 45 minutos

Sábado 02 de Noviembre de 2019

Cuarenta y cinco minutos. Eso es lo que duró una curiosa sucesión de episodios protagonizada por un ladrón en la ciudad de Santa Fe. El hombre entró a robar a una casa, pero el propietario escuchó ruidos, se asomó y vio que se escapaba llevándose un reflector. Entonces llamó al 911, la policía llegó enseguida y no tardó en detenerlo. Fue trasladado a la seccional 4ª de la capital provincial, aunque a los pocos minutos aprovechó un descuido de los uniformados y se las ingenió para escaparse. La fuga activó inmediatamente su búsqueda y minutos después fue recapturado. No había pasado ni una hora desde su primer detención y ya estaba otra vez entre rejas. Tiene 18 años y quedó imputado de robo calificado.

Al presidente electo le arruinaron la luna de miel

El presidente electo, Alberto Fernández, sabe desde hace tiempo que su primer viaje fuera del país tras las elecciones iba a ser la ciudad de México. Es que, además de encontrarse con el presidente de ese país, Andrés López Obrador, el ahora futuro mandatario argentino pensaba pasar unos días de descanso en tierras aztecas a solas con su mujer, Fabiola Yañez. Pero en el medio apareció alguien que le “arruinó” los planes. Sin que Fernández lo supiera, Felipe Solá estaba trabajando en silencio para armar una agenda que lo incluyera en las actividades del futuro mandatario casi como si fuera el canciller de la república. En ese marco, le armó dos reuniones, una con Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, y otra con un grupo de empresarios mexicanos. La “luna de miel” que imaginó Alberto deberá quedar para otra oportunidad.

Se considera un preso político y pide que lo dejen libre

Desde que cumple arresto domiciliario, el empresario de la industria frigorífica Alberto Samid casi no volvió a salir en las noticias. Pero esta semana reapareció y no pasó desapercibido, por dos razones. Primero, porque se presentó en los tribunales federales porteños con heridas y magulladuras que, después se supo, ligó de “arriba” al quedar envuelto en una pelea entre sus dos perros. Y segundo porque, al pedir que le otorguen la libertad debido a que considera que la causa penal en su contra por no pagar impuestos ya prescribió, atribuyó su detención a una supuesta persecución política. “En esta causa fui sobreseído dos veces, pero sigo detenido”, dijo. Y, sin dar precisiones, dijo que se mantiene viva por un problema que tuvo con Felipe Solá. La duda quedó en el aire.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario