Series

Llegando los monos

Netflix apuesta con "Seven Seconds" al drama y a una de sus firmas de éxito, Veena Sud, la creadora de "The Killing", una remake que superó al original, la serie danesa "Forbrydelsen", y consolidó a la plataforma de video en streaming.

Jueves 08 de Marzo de 2018

"Seven Seconds" rompe con la regla de oro de los éxitos instantáneos en las plataformas de video en streaming. No es entretenimiento. Tiene suspenso pero no es un thriller. Hay un crimen, pero desde la primera escena se sabe quién lo cometió y eso, aunque usted no lo crea, no hace que la historia pierda tensión. Es un drama, angustiante, que evoca al realismo sucio de Charles Bukowski, en una New Jersey fría, distante, impiadosa, como los inviernos de aquel lado del mundo.
De qué se trata: Un policía se distrae mirando el celular y atropella a un chico de 14 años que cruza el parque en bicicleta. En vez de llamar una ambulancia, le avisa a su jefe, un sargento de Narcóticos sin escrúpulos que decide que lo mejor para todos es encubrir el hecho. "Nadie va a ver un accidente, solo van a ver a un policía matando a un chico negro", se justifica. Este es el punto de partida de la investigación que llevan adelante una fiscal y un detective para esclarecer el hecho. También, de la búsqueda desesperada de la madre que solo quiere justicia para su hijo muerto.
Seven Seconds Trailer

Por qué hay que verla: Porque todavía no se hizo la serie de "Los monos" y hasta que Netflix, Pol-ka Underground o quién sea se le anime a la historia que cuenta el detrás de escena de la guerra narco que sumió a Rosario en un baño de sangre y que firman Hernán Lascano y Germán de los Santos, para entender cómo funciona ese submundo hay que ver "Seven Seconds" o "The Wire", que se asomó al abismo de Baltimore como la ficción de Veena Sud, la creadora de "The Killing", lo hizo con Jersey City. Lo que vieron, lo que vemos, es desgarrador.
Lo que importa: Queda claro, desde un primer momento, que será una lucha quijotesca, contra los molinos de viento. Sin embargo, la fiscal, una alcohólica que quiere ahogar en Gin&Tonic los fantasmas de un pasado aterrador, y el detective, que después de un divorcio devastador solo se refugió en el amor que le dan los perros que rescata de la calle, dan la pelea. Así es cómo aparecen los vicios de un sistema judicial hecho a la medida del Wasp (White Anglo Saxon and Protestant) y las tensiones raciales que hoy subsisten en Estados Unidos. Algo así como, si sos negro y pobre, no hay Justicia para vos. Cualquier parecido con lo que pasa en Rosario es pura coincidencia.
sevenseconds02.jpg
Clare-Hope Ashitey y Michael Mosley forman una pareja unida por el espanto de una muerte violenta.
Clare-Hope Ashitey y Michael Mosley forman una pareja unida por el espanto de una muerte violenta.

En el fondo: Lo que pasa en las calles, en las casas, en los parques, en ese rincón desangelado del mundo desde donde se vislumbra a los lejos la silueta de una Manhattan inalcanzable, no le importa a nadie más que a los que se llenan los bolsillos con los negocios sucios que atienden esos chicos que son, nadie lo sabe tan bien como el Indio, como bombas pequeñitas. Ahí están, abrigados hasta la narices, los soldaditos, que allá llaman "corner boys" pero que se juegan la vida sin darle importancia, las bandas y sus jefes carismáticos, que cuando mueren merecen murales callejeros, la corrupción policial y la Justicia que, si sos negro, es ciega, sorda y muda.
Para que sepas: "Seven Seconds" tiene el mismo punto de partida que "La hoguera de las vanidades", la celebrada novela de Tom Wolfe que llevó al cine Brian De Palma y que acaba de cumplir 30 años: atropellan a un joven, de clase trabajadora, negro, que vive en los márgenes de la Gran Manzana, y huyen. Sólo que en la serie de Netflix no hay yuppies, ni glamour y mucho menos ricos y famosos, apenas gente común que sobrevive como puede en la ciudad desnuda. Camina por el otro lado de la calle, como "The Night of", y se detiene en cada detalle de la tragedia, algo que por momentos se torna insoportable. Como la vida misma.
Love and Hate

Alerta spoilers: Nada de lo que se cuenta en "Seven Seconds", ni siquiera esos siete segundos fatales, sería creíble si falla el reparto, porque se trata el drama crece desde los sentimientos de los personajes. Y ahí es donde se desmarca Regina King, como la madre del joven atropellado que clama Justicia sin que nadie la escuche. Tiene experiencia, se lució en "American Crime" y en la insuperable "The Leftovers". Su contracara, el policía que urdió el engaño, un macho alfa que cuando las papas queman arruga, tiene los rasgos y el carácter de David Lyns y la maldición de haberse dejado tentar por el lado oscuro. Más real que la ficción.
Bonus track: La música original de la serie es un personaje en sí mismo, cada acorde, cada melodía, cada hilito de vos que se cuela en la pantalla, significa y mucho. El leit motiv es la triste y sombría "Love and Hate" del cantante británico Michael Kiwanuka, que se hizo famoso con "I'm a Black Man in a White World". La canción se convirtió en un himno para la población negra. Y fue el propio Kiwanuka quien explicó los motivos: "Está sucediendo algo que creíamos superado, especialmente en ciertas zonas de Estados Unidos. Lo vemos cada día en las noticias. Estar en la calle se convierte en una actividad de riesgo por el simple hecho de ser negro".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});