Opinión

Las chicas ya ganaron por goleada

Jueves 20 de Junio de 2019

Se dirá que por 5 minutos Camerún dejó a la Argentina fuera del Mundial de Francia 2019, se dirá que si se hubieran jugado los 4 minutos que la jueza coreana le restó al partido contra Escocia, tal vez las albicelestes podrían haber ganado, se dirá que les faltó técnica y rodaje competitivo comparado por sus pares norteamericanas o europeas. Todo eso es parte del fútbol. Lo que no se podrá decir es que las chicas de la selección nacional no pusieron todo el juego que tenían, en la cancha; todo el amor propio y el esfuerzo colectivo. Además lograron lo inesperado: nunca Argentina revirtió un 3 a 0 en un partido de Mundial como hicieron ellas el jueves contra las británicas, nunca antes se vio a tantos futboleros reconocer al menos un nombre de las 23 jugadoras y alentar el juego. Más allá de las bromas, discriminaciones y las odiosas comparaciones con el fútbol masculino, que seguirán, si algo aprendimos las mujeres y el colectivo LGTB es que los cambios culturales requieren de mucho tiempo, unión colectiva y paciencia, mucha paciencia.

Tampoco se podrá decir que quien dirigió al equipo, Carlos Borrello, no le buscó la vuelta y trabajó como ninguno antes y durante este Mundial de Francia 2019. Hasta las llamó una a una para jugar. Y ellas se jugaron y jugaron junto a miles que las alentaron desde el país. Nunca estuvieron solas: ni cuando hicieron paro por mejores viáticos y condiciones de entrenamiento, ni cuando pelearon por la profesionalización, ni cuando apoyaron a una nena de Chabás que quería seguir jugando en su equipo infantil mixto por más tiempo, ni cuando la arquera rosarina Vanina Correa le desvió, impecablemente, el penal a Nikita Parris, ni cuando perdieron 1 a 0 contra Inglaterra. Nunca. Siempre se las acompañó y desde acá, como no podía ser de otro modo, sobre todo a las rosarinas Correa y Virginia Gómez. El equipo jugó el primer partido contra Japón el 10 de este mes y diez días después, justo en el Día de la Bandera, se enteraron que se terminaba el torneo para ellas. Pero vuelven abanderadas, más visibilizadas y valoradas en el país y en el mundo futbolístico que nunca. Hasta ahora han hecho un fútbol sobrio, de esfuerzo grupal. Ojalá logren más derechos, un fútbol propio y mejor. Tal vez no sepan el camino que abrieron para muchas más: sólo por eso, ya ganaron por goleada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario