Opinión

La "rosca" santafesina

Claves. Reuniones secretas, acuerdos electorales y algunas sorpresas.

Jueves 29 de Noviembre de 2018

Los políticos santafesinos ya están en la primera fase de la campaña, que siempre llega bajo el formato de rosca política.


Llámese de esa manera a las reuniones reservadas entre dirigentes que quieren tener un lugar bajo el sol desde el 11 diciembre de 2019 en la provincia. Un lugar bajo el sol no es otra cosa que un cargo ejecutivo o legislativo.

Omar Perotti arrancó primero que todos. Parece querer curarse en salud de haberse quedado con los tanques llenos en 2015, cuando creció en las últimas semanas, previas a las elecciones, pero quedó en tercer lugar, por detrás de Miguel Lifschitz y Miguel Del Sel. El rafaelino ahora modificó su estrategia componedora y no trepida en acusar al socialismo de las peores cosas.

Además de haber largado antes, Perotti pidió públicamente que sectores extra peronistas formen parte de la primaria del PJ, algo inusual en él. O al menos de lo que habían sido sus estrategias.

Todos unidos triunfaremos

Esa necesidad que tiene Perotti de no regalar tiempo ni cerrazón, hace que haya compuesto la fórmula mucho antes de tiempo. Dice en la intimidad que todavía no cerró el binomio con Alejandra Rodenas, pero se muestra con la ex jueza como si fuera un matrimonio político de recién casados. Y aquí viene la primera objeción, que parte desde el mainstream peronista.

"Omar pide que se incorporen sectores no peronistas, pero parece que va a cerrar una fórmula estrictamente peronista. El peronismo solo no gana en Santa Fe. Es más, cuando al final de la primaria aparezca el kirchnerismo y algún otro sector piantavotos, habrá fuga de votos hacia (Antonio) Bonfatti. La fórmula tiene que ser más abierta", dijo ayer una fuente histórica del PJ santafesino. "A la reunión Perotti-Rodenas no fueron (Danilo) Capitani, (Eduardo) Rosconi, (Cristina) Berra ni (Joaquín) Gramajo", reveló el dirigente rosarino.

Al margen de especulaciones, Perotti hizo lo que tenía que hacer: cerrar un acuerdo político con Rodenas que le permita tener algún anclaje en Rosario, el gran déficit del senador rafaelino, mucho más si al final sale a escena el mito del eterno retorno, la rosarina María Bielsa. La incorporación de Bielsa a la primaria provincial, y de Alejandro Grandinetti a la Paso rosarina le permitiría ensanchar el radar al peronismo.

Por el lado del socialismo, casi todo se ha escrito en esta columna. La semana próxima podrían conocerse detalles respecto del nombre de la candidata a intendenta. Hoy, la que cotiza en alza en Verónica Irizar. Se anunciaría su precandidatura en las próximas horas. Sería, además, la única candidata mujer. Salvo que Caren Tepp, y no Juan Monteverde, termine siendo la referencia de Ciudad Futura para el Palacio de los Leones.

Pablo Javkin sigue expectante la definición en el socialismo. Al fin de cuentas, será el actual concejal el que tendrá la bravía parada de enfrentar al socialismo. Deberá extremar las recorridas, seducir a derecha a izquierda a ex votantes del Frente Progresista que se fueron al PRO y atraer a independientes que no quieren saber nada con el macrismo gobernando Rosario.

"En el PRO dicen que la fórmula Corral-Martínez está acordada en un 85%. Todo quedará supeditado a la Rosada"

Miguel Cappiello bajará su postulación si se confirma la precandidatura a intendente de otro/a socialista. En marzo, cuando largó su postulación, era un momento difícil para el socialismo. "Veníamos de perder muy mal, saliendo terceros, a 100 mil votos del PRO. Todos hablaban de Roy y nadie quería poner la cabeza. Miguel (por Cappiello) la puso. Hoy, con el desastre del gobierno nacional, muchos se animan. De los que hay en carrera, Cappiello es el más preparado para gobernar, el que mejor imagen tiene y el que mejor mide. Se viene reuniendo con Bonfatti, y ya dijo que no va a romper. Si aparece otro candidato, se baja", dicen cerca del senador provincial. Calma, socialistas.

Ayer, en el álbum de fotos de la política santafesina, apareció un nuevo dueto: José Corral-Anita Martínez. Sería una de las fórmulas de Cambiemos para gobernador y vice. El intendente de Santa Fe necesita penetración y conocimiento en Rosario y, para eso, debería lograr cercanía política con Roy López Molina, el dirigente con más votos, al menos en las últimas elecciones. "Anita también tiene lo suyo", dijeron ayer con picardía.

Una fuente macrista provincial dijo que "la fórmula Corral-Martínez está cerrada en un 85 por ciento, aunque permanecía oculta la rosca. Hay mucho lío en Cambiemos, que se ha profundizado en estas últimas semanas. Esperemos que no implosione". El decorado final, la estrategia y los nombres serán decididos por Marcos Peña, como en 2017.

"Lifschitz no para de recorrer la bota y cree que el oficialismo ganará en capital, Rafaela y Venado Tuerto"

Mientras tanto, el gobernador Miguel Lifschitz sigue recorriendo la provincia como si él fuese un candidato en campaña. Lifschitz terminará su gestión con buenos índices (salvo algún episodio inesperado) y será clave para las chances de Bonfatti. "Antonio está cada vez más decidido y con más ganas de ser candidato", dijeron cerca del ex mandatario. Se quejaron, porque "el partido ya no es lo que era".

Lifschitz confía en mantener la provincia y Rosario. "No sólo eso: vamos a ganar en la capital, Villa Gobernador Gálvez, Rafaela y Venado Tuerto", le escucharon decir, mientras regresaba desde Buenos Aires.

En poco tiempo más, la rosca tendrá nuevos escenarios, en ese caso con el cierre de listas. Lo que aparece como valor empírico es la competitividad que tendrán los tres tercios en los que está dividida hoy la política santafesina. Ya no hay valor de marca capaz de ganar per se.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});