En voz baja

La política local no se rinde al coronavirus

Es el tema de tapa, y no es para menos: la rapidez con que el coronavirus se expande por el mundo es atemorizante

Sábado 07 de Marzo de 2020

Es el tema de tapa, y no es para menos: la rapidez con que el coronavirus se expande por el mundo es atemorizante. Impactó en las Bolsas del mundo, en el turismo y en la vida cotidiana. Las farmacias se quedaron sin barbijos y el alcohol en gel se vende en cuentagotas. En los países donde se multiplicaron los casos se tomaron recaudos inclusive para el uso del transporte público. Nadie quiere tomarse de los pasamanos, ni quedar cara a cara con un desconocido en el horario pico. Hasta que se activó el protocolo en el Hospital Provincial por un paciente con síntomas compatibles con la enfermedad, que dio negativo, la preocupación en la ciudad era moderada. Ya no. ¿Qué hay que hacer? ¿Cómo hay que cuidarse? Las preguntas taladran las neuronas de los rosarinos. Hay quienes dejaron de saludar con un beso o con el viejo y querido apretón de manos, otros limpian obsesivamente el escritorio cada cinco minutos y están los que le hablan al celular a un metro de distancia, como si les fuera a dar un mordisco letal. Lo que nadie dejó, pese a las recomendaciones de los expertos, fue el mate. En las oficinas públicas, en las paritarias, en las reuniones de bloque, en el gabinete provincial, todos lo comparten, como si no hubiera riesgo. Costumbres argentinas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario