Opinión

La grieta del vino

El INV responsabilizó al incremento de consumo de vino en tetra brick a que en mayo se vendieron 384.617 hectolitros con un crecimiento del 19,3 por ciento.

Sábado 08 de Julio de 2017

Un preinforme del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) despertó la alarma al señalar que en mayo creció el consumo interno de vino un 5,7 por ciento por el aumento de la venta del producto en el envase económico tetra-brik. Conocido el reporte, comenzaron las especulaciones: la comercialización de más de 300 mil hectolitros de vino común en cajas de cartón podrían demostrar que la situación económica hizo bajar el nivel de preferencias vitivinícolas.

El INV responsabilizó al incremento de consumo de vino en tetra brick a que en mayo se vendieron 384.617 hectolitros con un crecimiento del 19,3 por ciento. Eso permitió asimilar la caída en el consumo en botella (se vendieron 409.190 hl), que bajó 2,7 por ciento.

Eduardo Sancho, presidente de la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (FeCoVitA) integradas por más de 5000 productores de uva y elaboradores vitivinícolas, relativizó la evaluación. "No se puede decir por un mes que la tendencia del consumo haya cambiado, porque el Instituto lo que registra son los despachos en bodega, no las ventas. Puede ocurrir que los distribuidores se hayan stockeado. Para medir hay que tomar un trimestre y en el último bajó el consumo un 4 por ciento", explicó. El alza de los precios de los vinos de media gama para abajo que se ubican en la brecha de los 70 pesos por botella hizo disminuir el consumo y eso es una realidad. No obstante, Sancho saludó la elección del tetra-brik, porque en ese sistema "un vino común se conserva mucho mejor".

También resaltó que "es un envase práctico y reciclable", al reconocer que tiene mala fama. Por otra parte expresó que la gente que va más al tetra-brik es muy puntual y dijo: "Es cierto que hay una recuperación en el consumo de vino, que venía cayendo sobre todo en los sectores de nivel socioeconómico más bajo".

El vino argentino de precio medio bajo se lleva el 80 por ciento del consumo. "Los consumidores de media alta o alta gama son los que toman media copita por día, o en un restaurante, porque es un vino más caro. Lo importante es que en el gran consumo juegan muchos factores", añadió.

El otro dato que brindó el INV es que descendió la exportación en mayo el 11,8 por ciento y que en los primeros cinco meses del año se importaron 528.424 hectolitros (hl) de vino fraccionado, muy lejos de los 412 hl de igual época de 2016. Desde octubre a diciembre de 2016 entraban los vinos a granel de Chile y en mayo se importaron 61.765 hl también a granel.

Para Sancho "cae la exportación porque si no hay un crecimiento del reintegro a las ventas externas que ahora es del 5 por ciento y debería llegar al 15 por ciento y, sin un retoque impositivo, se hace muy difícil competir en el exterior".

Matilde Fierro / Noticias Argentinas

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario