Opinión

La educación.com

Elecciones. El tema de la educación estuvo prácticamente ausente en el debate televisivo que mantuvieron anteayer cinco de los candidatos a diputado de la Nación por Santa Fe.

Martes 17 de Octubre de 2017

El tema educación estuvo prácticamente ausente en el debate televisivo que mantuvieron anteayer cinco de los candidatos a diputados de la Nación por Santa Fe (otros cinco no fueron invitados) para las elecciones generales del próximo domingo. Entre las pocas menciones al tema estuvieron las del ministro de la Producción, Luis Contigiani, que desde el oficialismo santafesino enumeró como logros algunas de las políticas educativas que lleva adelante el gobierno provincial; y el saludo que Diego Giuliano (1Proyecto Santafesino) le mandó a su mamá que es maestra, y en su nombre a todas las docentes santafesinas.

Quien más se detuvo en la cuestión educativa fue el candidato de Cambiemos, Albor "Niky" Cantard. Citó la importancia del nivel inicial para la educación, pero omitió decir que el presidente de la Nación, Mauricio Macri, prometió la construcción de más de tres mil jardines de infantes desde el primer día de su gestión, pero todavía no construyó ninguno. El ex rector de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) se "olvidó" de la autonomía que rige en el ámbito universitario y justificó el ingreso de la Gendarmería en el predio de la universidad pública de Rosario cuando se desarrollaba un acto por la aparición con vida de Santiago Maldonado. Sí leyó como propuesta concreta defender en el Congreso el Plan Maestro, ya denunciado varias veces por las educadoras y los educadores como el instrumento que necesitan las corporaciones económicas para hacer de la educación pública una mercancía: escuelas para ricos, escuelas para pobres; salarios por mérito y jóvenes convertidos en mano de obra barata -por no decir esclava- de lo que demande el empresariado local y extranjero.

En el último Coloquio de Idea esto quedó bien claro con el reclamo explícito de los Ceos de una "reforma educativa". No para que los chicos aprendan más, sino para que se aggiornen a lo que ellos necesitan.

Desde que asumió Macri los referentes de empresas como Despegar.com o Mercado Libre hacen pesar sus opiniones en materia educativa. El fundador de Despegar.com, Roberto Souviron, integra el Observatorio Argentinos por la Educación, un organismo creado este año y que se autopresenta como "apartidario y plural", y entre sus funciones tiene la de monitorear el proceso educativo del país. Y el titular de Mercado Libre, Marcos Galperín, que clamó por una reforma laboral como la de Brasil. No hay mucho que imaginar para darse cuenta que en ese paisaje laboral que diseñan, la educación no es contemplada como un derecho humano, sino como un bien comerciable más.

Sin embargo, un hecho que no pasó inadvertido a nadie en el debate televisivo del domingo pasado es que Cantard, el candidato de Cambiemos, ex rector de la UNL, ex secretario de Políticas Universitarias de la Nación y quien se presentó públicamente como alguien dedicado a la docencia por más de 30 años, no hizo más que leer en todas sus intervenciones. Una manera de mostrar incapacidad de sostener argumentaciones sin salirse un renglón de lo apuntado por sus asesores. Es preocupante que quien aspira a ocupar una banca en el Congreso de la Nación, espacio para distinguir el valor de la discusión política, no pueda tener sus propias palabras. Tan inquietante como saber que representa a la fuerza política que todo el tiempo está descalificando al magisterio público, confrontándolo con las familias y la sociedad, y además pretende evaluarlo.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario