Opinión

La campaña que viene

Claves. Los candidatos provinciales y municipales deberán pedir el voto bajo un clima económico de recesión. Tácticas y estrategias en el oficialismo y en la oposición. Se aceleran los tiempos.

Domingo 07 de Octubre de 2018

Muy probablemente, en julio de 2019 ya esté consagrado el nuevo gobernador electo de la provincia de Santa Fe y el nuevo intendente de Rosario. En algunas semanas más, Miguel Lifschitz firmará el decreto de convocatoria a elecciones, lo que acelerará el cronograma.

El único candidato lanzado es Omar Perotti. Todos los demás dicen que quieren ser, que pueden ser o —falsamente— que aún es muy temprano para candidaturas. En la provincia, la campaña será bajó la más intensa recesión, y con la inflación galopando con fiereza.

La caída del gobierno nacional en la realidad, más que en las encuestas, levantó las expectativas del Frente Progresista y el peronismo. Hay un escenario marcado de tres tercios, que puede seguir así hasta las elecciones o, incluso, modificarse.

Lifschitz no tiene demasiadas ganas de ser candidato a diputado provincial y ninguna voluntad de presentarse como postulante a intendente. "No voy para atrás, no me gusta. Es más, yo sé que apenas transcurra el 2019 van a empezar con que quiero volver a ser gobernador en 2023, y no será así", comenta, mientras jura que sí hará todo lo posible para lograr un triunfo en Rosario de su candidato a intendente.

El macrismo tiene sí ya nombre y apellido compuesto para su candidato a suceder a Mónica Fein. Roy López Molina busca ampliar su base de sustentación, y se muestra con la radical Daniela León, quien fichó para el macrismo. Todos los días buena parte de la oposición parece subirle el precio al concejal del PRO.

Contra el PRO

El colectivo Diálogos Abiertos reunió el viernes, entre otros, a Silvia Augsburguer, Eduardo Toniolli, Leandro Busatto, Carlos del Frade, Fernanda Gigliani, Norma López, Marina Magnani, Juan Monteverde y Roberto Sukerman, entre otros. Allí se verbalizó: "Los que estamos acá podemos no estar de acuerdo en todo, pero tenemos algo en común: juntos podemos generar una alternativa para que el PRO no gane Rosario". Le dan al edil macrista un protagonismo electoral superior.

Al revés, la pérdida de espesor en las encuestas de Cambiemos y la Casa Rosada, debido a la crisis económica, hizo que el socialismo tomara distancia de la posibilidad de acercarse a ese sector ideológico. Es más, en el plan de acción del oficialismo figura un diagnóstico y una estrategia diferente. "Nosotros tenemos que atraer votos que se fueron a Cambiemos y mantener y/o incorporar la mayor cantidad de radicales posible", expresan cerca del gobernador.

A propósito, hay que sumar un nombre más a la lista de potenciales candidatos a intendente de Rosario: Pablo Seghezzo, administrador de Vialidad Provincial. "¿Por qué no? Es joven, buen gestionador y buena persona", escucharon decir cerca de Lifschitz, quien el miércoles viaja a Salta para reunirse (otra vez, ¿y van?) con Juan Urtubey. La lista de potenciales candidatos es más larga que los que quieren ser intendente. Una rareza del destino.

De todos modos, la reunión de Sukerman, Monteverde, Del Frade, Augsburguer, entre otros, debería poner en vilo al socialismo, porque se estaría repartiendo el voto progre. Si es que Diálogos Abiertos logra viabilizar una salida electoral. Por lo pronto, no a todos los peronistas los seduce esa opción. Como al concejal Osvaldo Miatello, quien ya avisó que se presentará como candidato a intendente.

Algo está claro en política: el 70 por ciento de los lanzamientos prematuros en las vísperas de los cierres de listas tienen como objetivo negociar, luego, cargos de otra índole. Por eso, debería declararse a octubre y noviembre como formalmente habilitados para el ejercicio de roscas políticas.

Sigilosamente, o no tanto, Antonio Bonfatti recorre la provincia. Lanza spots en las redes sociales y declara lo que siempre indica el manual de estilo de los socialistas: "Haré lo que el partido me pida".

Quien también deberá encontrar algún destino electoral en 2019 es la intendenta Fein, quien ha mejorado en los sondeos que muestra el oficialismo. Ante la falta de candidatos a intendente conocidos, con volumen electoral previo y experiencia de gestión algunos pensaron que Fein debería ir por un tercer mandato. Pero la intendenta no quiere: "Es tiempo de renovarse", dice. ¿Será candidata a senadora o a diputada nacional? "¿Y por qué no a gobernadora? Todos los intendentes de Rosario?, luego fueron por la Gobernación", la aúpa un morador de la Casa Gris, sin ponerse colorado y mostrando sondeos.

Pese a que ni Fein, ni Lifschitz ni Bonfatti aún han promocionado su candidatura, el senador provincial Miguel Cappiello sigue adelante para intendente. En cualquier sondeo está arriba del resto de los socialistas que se menciona, pero el aparato traccionará una vez que la nomenklatura digite al candidato oficial, que deberá competir con Pablo Javkin, que ahora tiene un partido propio: Creo.

Hay que volver al capítulo de los futuros comicios a gobernador . Y debe escribirse sobre uno de los tercios que tiene chance: Cambiemos. "No hay que descartar que, otra vez, haya candidato radical. Sería la demostración de que no se hacen bien las cosas. Ya en 2017, el cabeza de lista fue de la UCR. Y ganó Albor Cantard como podría haber ganado cualquiera de los nuestros", dijo a LaCapital una fuente macrista.

¿Algún macrista le hará frente a José Corral en la interna? Surgieron hace algunas semanas los nombres de Federico Angelini y Lucas Incicco. Corral necesita imperiosamente un sostén rosarino. De esas cosas hablan él y López Molina.

Volvieron a intentar convencer a Luciano Laspina para que sea de la partida en 2019, pero el titular de la comisión de Presupuesto de Diputados no quiere saber nada con participar de una interna. Algo no le gustó.

Esto recién empieza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});