Opinión

La banalidad de la campaña electoral

Claves. En medio de pandemia, crisis económica e inseguridad, la candidata Tolosa Paz cambió la agenda mediática. Una manera de evitar hablar de lo importante

Jueves 02 de Septiembre de 2021

Les cuesta tanto a los candidatos hacerse notar entre la comparsa que deben apelar a groserías, a maximizar los poderes de fotos impúdicas o a llamar la atención por cuestiones banales, nunca por una idea que saque a la campaña de la mediocridad.

  La llamativa candidata del Frente de Todos bonaerense quiso que todos hablaran de ella, porque, peligrosamente, la oposición está sumando puntos en la misteriosa provincia de Buenos Aires, donde se hizo irremediablemente mal hasta la campaña de vacunación. “En el peronismo siempre se garchó”, dijo Vicky Tolosa Paz, sin ponerse colorada. Era un anzuelo que buscaba enganchar mandíbulas tontas. Y las enganchó. En paralelo, desde los cenáculos mediáticos antiperonistas todos salieron a hablar de lo que el Frente de Todos quería que se hable. Así estamos.

Para todos y todas

En Santa Fe, lo que se desparrama por los whatsapp, son encuestas. Hay centenares, y para todos los gustos. La interna peronista tiene un variopinto mosaico. Ayer se conoció la de Aresco (Federico Aurelio) que marca un empate técnico, pero con Marcelo Lewandowski por encima de Agustín Rossi. Eso movilizó a los perottistas que la distribuyeron como si se tratara de una cadena de oraciones.

  También hay sondeos en el campus del Frente Progresista, para todos los gustos. Se avizora, además de las buenas performances de los partidos ya institucionalizados, un buen debut del periodista deportivo Miguel Tessandori. No sería para menos teniendo en cuenta conocimiento e inversión respecto del personaje.

  Pero nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que va a pasar. Como adelantó esta columna el domingo pasado, el intendente Pablo Javkin salió a darle envión a sus candidatos Ciro Seisas, Rubén Giustiniani y Palo Oliver. En la vereda de enfrente, saben los socialistas que necesitan de una victoria de Clara García, Mónica Fein y Verónica Irizar para no perder el tren. Javkin, si sus candidatos le tributan una victoria en noviembre, empezará a analizar seriamente la posibilidad de ir por la Casa Gris. Siempre, mirando de costado la primaria peronista del 12 de septiembre.

 Lo peor que podría hacer un analista político por estas horas es dedicarle entidad máxima a las encuestas. Es imposible encuestar en profundidad, porque solo 10 de cada 300 llamados telefónicos son atendidos y correspondidos respecto de las preguntas que se formulan. La sociedad no tiene ganas de conversar de política ni de dar opiniones. No es una revelación. Se sostiene esto desde el mismo momento en que comenzó la pandemia.

  El dato político de este tiempo es la caída espectacular en imagen del presidente de la Nación, que le ha permitido a todos provincializar las campañas. El Frente de Todos no va a ganar por la marca Fernández, quien marcha a la deriva, extraviado como un pañuelo Carilina en medio de un tifón. Pobre Fernández.

 Mauricio Macri desembarcó en Rosario queriendo demostrar condiciones de jefe interno, que las tiene. Lo que no puede demostrar es que haya hecho una buena gestión. ¿Cómo le irá a Federico Angelini después de la puesta en escena de su figura pegada al ex presidente de Boca Juniors como una oblea? Por lo pronto, la candidata Carolina Losada le recordó al presidente, o lo puso en autos, sobre cosas de la realidad santafesina.

  Vaya uno a sabe cómo influirá Macri en los comportamientos electorales de Angelini, Losada, José Corral y Maximiliano Pullaro. Lo que llama profundamente la atención es que el gobierno provincial todavía no hace campaña intentando explicarles a los santafesinos qué y cómo se vota.

  La mayoría de las personas no sabe que el 12 de septiembre deberá tener dos instancias de votación: votará precandidatos locales con boleta única y precandidatos nacionales con lista sábana. Siempre y cuando el ciudadano quiera ir a votar.

  La previa no pudo ser mejor para la oposición. El radicalismo ganó la provincia de Corrientes con una paliza formidable a los peronistas, que se quedaron mascullando y pensando en cómo será el futuro. Si lo de la provincia mesopotámica será un acto desprendido de la generalidad o un caso testigo de lo que se viene.

  Mientras tanto, para el peronismo es mejor hablar de cómo se “garcha” puertas adentro del espacio. Argentina es tan ridícula que, a veces, pareciera un país de adolescentes políticos. Con una inflación galopante, caída de la economía en los principales rubros, fallas en la grilla vacunatoria y cosas por el estilo, la chica de la tapa es Tolosa Paz por sus boutades.

  En Santa Fe hay una agenda de la realidad que debería instalar como único tema la inseguridad. Sin embargo, por ahí andan los candidatos tocando temáticas paralelas o diciendo cosas incumplibles. Hay una pregunta que sobrevuela todo y para lo que desde esta columna de análisis político no se tiene respuesta. ¿Cómo distinguir lo bueno de lo malo en una boleta que tiene 56 caritas?

  Al fin, las elecciones a concejal serán una remake de ese juego tan atractivo para la temporada de plaza, no para las elecciones: ¿Adónde está Wally?

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario