Opinión

Justicia denegada

Dicen los libros de historia y de filosofía que fue el griego Platón quien, en algún momento de su vida, dijo o escribió la siguiente frase: "Yo declaro que la justicia no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte".

Miércoles 13 de Febrero de 2019

Dicen los libros de historia y de filosofía que fue el griego Platón quien, en algún momento de su vida, dijo o escribió la siguiente frase: "Yo declaro que la justicia no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte".


Aunque vivió hace alrededor de 2.400 años y probablemente se inspiró en alguna situación de injusticia de aquel momento, en muchos aspectos su pensamiento mantiene sentido. Platón podría estar hablando, por ejemplo, de cómo se comporta la Justicia santafesina respecto de la explosión de Salta 2141 que les costó la vida a 22 personas. Ese episodio sucedió hace 66 meses (seis años y medio), pero aunque es evidente que alguien tuvo que ser responsable de la pérdida de todas esas vidas todavía no hay condenados. Es que, sencillamente, aún no hubo juicio. ¿A quién favorece esa inexplicable demora, por más que los jueces siempre encuentren la manera de explicarlo? A las víctimas y a sus familiares es seguro que no. Ya lo dijo Platón, hace unos cuantos siglos: si favorece a alguien es a la conveniencia del más fuerte en ese conflicto entre quienes fueron responsables por acción u omisión, y quienes murieron o quedaron con secuelas por esa misma razón.

El filósofo griego bien podría estar hablando también del caso de Paula Perassi, la mujer que desapareció en la ciudad de San Lorenzo el 18 de septiembre de 2011 (hace tanto tiempo que hasta dan ganas de calcular si Platón aún no vivía por esos días) y cuyo cuerpo nunca fue encontrado. Aunque hay sospechosos de haberla asesinado y haber hecho desaparecer su cuerpo para ocultar el crimen, tan bien hecho el ocultamiento que nunca lo hallaron, tampoco en ese caso todavía hubo juicio.

Ahora dicen que comenzará finalmente el 21 de marzo, con varias personas en el banquillo de los acusados, entre ellos unos cuantos policías acusados de encubrir a los presuntos asesinos de Perassi (ver información en la página 15 de esta misma edición). Otra vez, como sostuvo Platón casi en otra vida y en otro mundo: la justicia es la conveniencia del más fuerte.
Hay más casos. Es más, debe haber decenas, cientos, miles. La memoria y la indignación suelen detenerse en los más resonantes, los de alto impacto, en estos tiempos los que más circulan en los medios masivos y las redes sociales. Pero víctimas sin justicia y victimarios sin castigo sobran, porque la conveniencia generalmente está del lado del más fuerte.

En pocos días se cumplirán tres años de la denominada tragedia de Monticas. Es otro caso emblemático de cómo la maquinaria de la Justicia se vuelve contra las víctimas y a favor de los victimarios. Pericias que demoran siglos, chicanas procesales destinadas a estirar plazos, fiscales casi sin recursos para investigar. En el choque de dos colectivos de la misma empresa en la ruta 33 murieron 13 personas y más de 30 resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad. Muchas de esas personas quedarán con secuelas físicas para toda la vida. Es seguro que casi todas no podrán olvidar jamás el trauma psicológico que sufrieron. Para ellos hasta ahora tampoco hubo justicia.
"Nuestros tiempos son distintos", suelen decir magistrados y funcionarios judiciales cuando deben justificar estos retrasos. No advierten que eso los aleja no sólo de las víctimas en las que deberían pensar, sino del propio sentido de su existencia: si algo debería obsesionarlos es que se haga justicia, que los culpables de un delito sean sancionados y las víctimas o sus familiares, resarcidas.
"La justicia demorada es justicia denegada", dijo alguna vez William Gladstone. Era un político británico que no tenía idea sobre Salta 2141, Paula Perassi ni la tragedia de Monticas, sencillamente porque vivió en el siglo XIX. Pero su sentencia, como la de Platón, bien podría aplicarse a estos casos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario