Opinión

¿Van a bajar los inmuebles?

Para poder dar respuesta a este interrogante que está presente hoy en la mente de muchos debemos hacer algunas consideraciones del sector inmobiliario fuera de nuestro país.

Viernes 16 de Enero de 2009

Para poder dar respuesta a este interrogante que está presente hoy en la mente de muchos debemos hacer algunas consideraciones del sector inmobiliario fuera de nuestro país.

Las condiciones inmobiliarias de Estados Unidos como de Europa son totalmente diferentes a las de Argentina. En estas zonas, los inmuebles se encuentran apalancados con el sistema financiero y ante circunstancias como las actuales el tomador del crédito no puede hacer frente a las cuotas tomadas. El financiamiento realmente era muy importante, en algunos casos ha llegado al 120 por ciento del valor del inmueble, absorbiendo gastos y mobiliario.

Esto no sucede en nuestro país. El sector financiero está totalmente ajeno al sector inmobiliario. Los compradores no cuentan con herramientas de créditos a corto o largo plazo y las empresas constructoras no tienen descubierto para comprar ladrillos.

Un porcentaje elevadísimo de lo que se construye y está disponible en el mercado es realizado con dinero totalmente genuino, con ahorro de las empresas y de los compradores.

El sector se ha visto muy beneficiado en estos últimos años ya que la propiedad pasó a ser el refugio de los argentinos. La misma no genera gastos, ya que si no se ocupa se la lleva al mercado locativo (muy demandado), y está promediando una renta del orden del 5 por ciento al 6 por ciento anual en dólares más la plusvalía de crecimiento del valor de mercado.

La alternativa del "refugio en ladrillos" muy demandada en estos últimos años, sigue vigente y después de ver lo que ha sucedido en estos últimos meses con los valores de los activos financieros, se consolida cada vez más.

Lo que sucede es que la demanda es más selectiva, busca buenos proyectos, buenas localizaciones, pensando en la capitalización de lo invertido. De esta manera se establece un nuevo concepto de "jubilación privada", resguardando lo ahorrado y obteniendo una renta conservadora y sin sobresaltos, algo no menor en momentos de incertidumbre como los actuales.

Con todo esto planteado, estoy convencido de que los valores inmobiliarios difícilmente bajen y que en caso de que no se convaliden los precios actuales, los mismos se retirarán del mercado esperando otro momento.

Quien invierte en inmuebles busca resguardar su capital en bienes tangibles, como producto de la desconfianza en el sistema financiero. La propiedad en nuestra región, además de ser rentable, representa especialmente un refugio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS