En voz baja

Fuerte denuncia contra un periodista

Lunes 02 de Diciembre de 2019

Juan Román Riquelme volvió a la Bombonera después de mucho tiempo y su presencia no pasó desapercibida ni para los hinchas ni para el periodismo que a una semana de las elecciones de Boca buscaba tener su palabra. Ese fue el caso del periodista Tato Aguilera, quien sin embargo se encontró con una chicana y una dura acusación de parte del ídolo. “Yo feliz, feliz. No creo que vos estés feliz porque tu jefe debe estar enojado”, le dijo Román al pasar sin nombrar a nadie pero dando a entender que el periodista que cubre el día a día de Boca para TyC Sports y Radio Mitre trabaja para el oficialismo. La respuesta de Riquelme generó muchísimas repercusiones en las redes sociales entre los hinchas y socios de Boca y el descargo del propio Aguilera: “Hoy fui víctima de esta difamación por parte de Juan Román Riquelme. Sólo fui a buscarlo para hacer una nota periodística y me trató así. Yo no tengo un jefe que se llama Daniel Angelici”, dijo en referencia al presidente xeneize y operador judicial del macrismo.

Indemnización y jubilación VIP

En plena polémica por los movimientos del macrismo para extender los mandatos de algunos de sus funcionarios y conseguir millonarias indemnizaciones para otros, se filtró la liquidación final que cobrará Rodolfo Pousá cuando deje el cargo de presidente del directorio de la agencia Télam. El ex periodista cobrará más de un millón de pesos el próximo 10 de diciembre, fecha en la que dejará su puesto según la circular interna del Ministerio de Modernización firmada el 20 de noviembre pasdo. En rigor, serán 1.034.145 pesos, monto que incluye un ítem que hace más abultada la cifra y hace suponer que se trata de una indemnización encubierta. Bajo el eufemismo de “remuneración sin descuentos”, Pousá agrega casi 750.000 pesos a su liquidación pese que a cobra un salario neto de 180.000 mensuales, más gastos ejecutivos. Por si fuera poco, el funcionario se encargó de garantizarse que una vez que deje el cargo seguirá percibiendo además abultados ingresos, ya que hizo coincidir su salida con una jubilación de privilegio. A partir del 11 de diciembre Pousá percibirá 325.000 pesos, ya que se jubiló con el cargo de secretario de Estado. Las maniobras del periodista para hacerse de recursos públicos no son nuevas. Pousá ya había estado al frente de Télam entre enero de 2000 y abril de 2002, cuando debió dejar el cargo después de la caída de Fernando de la Rúa. Pese a que por tratarse de un directivo no estaba afectado al convenio colectivo de prensa, se consideró despedido e inició una demanda con el medio público que, por un fallo judicial, debió desembolsar por aquellos años 250.000 pesos para indemnizarlo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario