Opinión

Fernández-CFK y Pichetto miran a Perotti

Claves. El gobernador electo dejó la lateralidad y se transforma en un personaje clave para el peronismo.

Martes 18 de Junio de 2019

Pasada la etapa electoral santafesina, el cierre de listas a nivel nacional tendrá su importancia respecto a nombres propios y a protagonistas del capítulo local.

Pero, más que la integración de los candidatos a diputado nacional (las listas cierran el 22 de junio), desde el firmamento peronista intentarán atraer la voluntad del flamante gobernador electo, Omar Perotti. El ganador de los comicios de ayer dio algunos indicios durante la campaña de lo que será su acción ante la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner.

"He trabajado toda mi vida para el peronismo y hemos trabajado para unir Santa Fe. Ojalá hagamos lo mismo a nivel nacional, aspiramos a un proyecto nacional y espero que hasta último momento se trabaje para una unidad amplia del peronismo", manifestó el gobernador electo, antes y después.

Para Perotti, el armado de la estrategia en Santa Fe fue un adelanto de lo que el peronismo intenta hacer a nivel nacional, uniendo a todos los sectores internos y ampliando el radar al panperonismo. Desde las filas del kirchnerismo, le hicieron saber la noche del comicio que, ahora, hay que ganarle a Mauricio Macri.

Cantitos K

Los cantitos durante los festejos obligaron al propio Perotti a hacer un paso de baile con el "vamos a volver" que cantaban los militantes kirchneristas. En algún momento, alguien le gritó que "el límite es Cambiemos", y el rafaelino replicó: "El límite es el hambre".

Sobre ese eje pivoteó por estas horas. Es curiosa la situación. Al inicio del gobierno de Macri, desde la Casa Rosada le dijeron a LaCapital: "En Santa Fe, el que le gusta a Mauricio (por Macri) es Perotti".

Luego, de manera explícita, Emilio Monzó declaró que su intención era atraerlo al oficialismo, al igual que a Juan Urtubey y otras referencias. Hubo un intento en ese sentido que Marcos Peña rechazó a la tercera bandeja del estado, y que se produjo luego de la victoria legislativa del macrismo en 2017.

A esa altura de los acontecimientos, Perotti ya había decidido ser candidato a gobernador en 2019, y ningún canto de sirena de la Casa Rosada lo atraería. Pensaba en ese momento en un esquema parecido a lo que era Unión por Córdoba, con todo el peronismo y el panperonismo adentro de una misima sigla.

Por esos tiempos, Perotti cultivaba una relación de par con Miguel Pichetto en el Senado. El gobernador electo estuvo siempre cerca de las acciones del hoy integrante de la fórmula oficialista a la Presidencia. Por la piel peronista de Pichetto pasa el deseo de subir a Perotti a su nueva causa política, pero tiene, hoy, nulas posibilidades de prosperar.

Perotti es lo que se dice un hombre de diálogo, pero mantendrá sus pies adentro del plato peronista. No tiene margen para no hacerlo. Ese formato de acuerdo amplio con el kirchnerismo es todo un indicio de los movimientos de Perotti, quien dejará su banca diciembre para asumir como gobernador. El lugar en la Cámara alta será cubierto por Roberto Mirabella, los ojos y la mano derecha de Perotti. Salvo que Perotti quiera que Mirabella sea su ministro de Gobierno o ocupar algún otro cargo trascendente.

Cara a cara

Habrá que ver cómo es el acercamiento con Alberto Fernández, quien saludó la victoria del ex intendente de Rafaela, pero no pudo cumplir con su deseo de celebrar el triunfo de cuerpo presente. Ya tendrán tiempo.

Aunque, la novedad se impuso ayer en horas de la tarde: Cristina Kirchner desembarcará el jueves en Rosario para presentar su libro. Todas las especulaciones comenzarán a correr respecto de la presencia o no de Perotti. Sí estará en el Salón Metropolitano la vicegobernadora electa, Alejandra Rodenas.

Por lo pronto, la rosca y las negociaciones para delinear la lista de candidatos a diputado nacional fue delegada por Perotti en el presidente del PJ, Ricardo Olivera. El domingo, Olivera fue el primero en decirles a unos pocos periodistas (a las 19 horas) que el rafaelino había triunfado por cuatro puntos de diferencia sobre Bonfatti.

El senador comienza a ser un personaje central, camino a los comicios presidenciales. Haber ganado en una de las tres provincias más grandes, lo pone en objeto del deseo de la dupla peronista nacional para intentar ganar los comicios en primera vuelta. Los que, con ansiedad, preguntan desde Buenos Aires qué hará en lo inmediato, deberían interiorizarse de una cita que anida en el interior del PJ santafesino: "Perotti es Perotti".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario