Opinión

Federalismo, una deuda de dos siglos

Ayer se reunieron los gobernadores de Santa Fe, Miguel Lifschitz, de Córdoba, Juan Schiaretti, y de Entre Ríos, Gustado Bordet para conmemorar los 200 años de la gobernación de Estanislao López. Aprovecharon el encuentro para hablar de política y apuntaron contra el plan de ajuste que lanzó el gobierno nacional. También, contra el "federalismo a la inversa" que castiga a las provincias.

Martes 24 de Julio de 2018

Va a costar explicar que la reunión de ayer en Santa Fe de tres gobernadores que se oponen a los recortes del gobierno nacional fue sólo una evocación histórica. Formalmente se trató del cierre de la semana por el Bicentenario del Brigadier, que intentó rescatar los 200 años de la asunción como gobernador de la provincia de Santa Fe de Estanislao López. Pero el contexto nacional y la presencia de dos mandatarios justicialistas que tienen con Miguel Lifschitz más de una afinidad, le dieron a la actividad una lectura política que en otro momento podría no haber tenido.

"Hoy tenemos un federalismo a la inversa", aceptó ante una pregunta el gobernador santafesino, poniendo en un mismo discurso la evocación histórica y el encuentro que esta misma tarde su ministro de Hacienda tendrá en Casa Rosada para recibir formalmente la instrucción de recortar la friolera de 8300 millones de pesos en el presupuesto del próximo año.

Las ideas de federalismo para la organización del país y el protagonismo de las provincias volvieron a agitarse en la capital provincial

No en vano Santa Fe es una de las últimas provincias en ser citadas por el gobierno nacional. Su postura crítica y la no resuelta deuda por los fondos de coparticipación -aun después de un fallo de la Corte- la colocan en un lugar distinto al del resto de los distritos, que ya desfilaron por Capital Federal para sumar su cuota a la reducción del déficit fiscal en un 1,3 por ciento.

"El Brigadier López le hubiera preparado los Dragones", fue la salida que usó Lifschitz cuando ayer le pidieron que imaginara una hipotética reacción del caudillo santafesino si hoy estuviera en su lugar y lo convocaran del poder central para semejante recorte.

Nadie puede asegurar que el gobernador socialista haya preparado el terreno para lograr el efecto político que consiguió ayer con una simple evocación histórica, el día previo a sentarse en los despachos de Economía de la Casa de Gobierno.

Las ideas de federalismo para la organización del país y el protagonismo de las provincias volvieron a agitarse en la capital provincial en momentos donde la tendencia del gobierno central parece girar en sentido contrario.

Los tres gobernadores coincidieron, con matices y distintos tonos, en sus críticas al ajuste nacional, aunque a la vez se mostraron partidarios del diálogo. Pero fue Lifschitz quien reiteró una idea con la que viene criticando al gobierno de Mauricio Macri. "Cuando hay dificultades en la economía, es necesario un Estado presente que fortalezca las políticas sociales y contenga y mantenga la obra pública".

Por si hiciese falta una voz para atravesar los límites de la Capital Federal, el historiador Pacho O'Donnell se encargó con su presencia y exposición de darle sonoridad a la celebración. "La de los caudillos -resaltó-.no era una lucha meramente emocional o de la barbarie contra la civilización. Eran dos proyectos distintos. Un proyecto de país, y se terminó imponiendo eso que hoy sigue haciendo daño".

Los tres gobernadores coincidieron en que las banderas de sus provincias tienen el color rojo, y están al frente de territorios cuyos caudillos siguen siendo víctimas de la "venganza porteña". Como un dato nomás mencionaron que no hay ninguna calle en Buenos Aires que celebre a Estanislao López, a Juan Bautista Bustos o a Francisco Ramírez.

Presente y pasado se mezclaron así en un evento que tuvo la virtud de lo simbólico. Tal vez porque, como dijo el historiador invitado, "la buena historia siempre tiene la condición de tener una enorme actualidad".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});