Opinión

Esto recién empieza

Claves. A un mes de haber asumido, Perotti comprobó que la demanda de los santafesinos sigue siendo la misma: seguridad. ¿La emergencia ataca de nuevo?

Jueves 09 de Enero de 2020

A punto de cumplir un mes en el gobierno —casi nada— la demanda de la sociedad con Omar Perotti no es diferente a la que tuvo con los gobiernos anteriores: seguridad y algo más.

Santa Fe es una provincia que en lo económico, al margen de la coyuntura de carencias por la que atraviese todo el país, tiene capacidad diferenciada. Cómo Córdoba, Buenos Aires, Mendoza y pocas más. En ese contexto, la administración Perotti busca ordenar la caja, sabedor de que en estos primeros meses deberá gobernar con recursos escasos.

El nuevo gobierno se encontró con una situación paradojal: al tiempo que pone la voz en el cielo por cuestiones vinculadas a la falta de recursos constantes y sonantes —que lo llevaron a establecer un cronograma escalonado de pagos a estatales—, lo que sigue siendo el problema mayor es la seguridad. Que en Rosario ya se ha cobrado la friolera de diez homicidios en ocho días de gobierno. Quince muertes violentas desde el 1º de enero en toda la provincia.

El ministro de Seguridad, Marcelo Saín, entró con un discurso "picante" (Saín dixit) contra la gestión anterior, primero, y luego identificando a Miguel Lifschitz como motivador de la revuelta rafaelina en la puerta de la casa de Perotti. La decisión del ex mandatario de ir a la Justicia por los dichos del locuaz ministro completó la escena de tensiones.

Balas que pican cerca

Ayer, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, dio en la clave al mensurar que la seguridad "es la principal preocupación que tenemos todos los rosarinos". La escalada de violencia en los primeros ocho días del año pone en alerta al intendente porque existe el antecedente de Mónica Fein, quien pagó costos políticos por la mala política de seguridad del Frente Progresista, fundamentalmente entre 2011 y 2015.

Cobra mucho valor el encuentro que tendrán próximamente representantes de Nación, provincia y ciudad para intentar modificar el panorama. No habría que descartar la presencia de mayor efectivos federales en Rosario atento a una realidad que fue admitida por el propio Saín: la ausencia de patrullajes.

"Cuando la gente dice que no ve presencia policial en la calle tiene razón", reveló el ministro. Y agregó: "Las policías buenas son caras en todo el mundo. ¿Cuánto vale una policía seria, cuánto la sociedad está dispuesta a pagar en impuestos para tener una policía seria? Nosotros vamos a diseñarla". Ojalá pueda diseñarla Saín, es lo que mayor anhelan los santafesinos.

Escenarios en espera

Es de esperar también que los ánimos políticos empiezan a calmarse en Santa Fe, porque salvo en este 2020, los próximos serán años repletos de lucha política. Pronto, empezará a hablarse de los comicios de mitad de mandato que, aunque no existan a nivel provincial, porque las Cámaras se renuevan de manera integral cada cuatro años, tendrán impacto directo por lo que ocurra en las ciudades y en las elecciones a senador nacional y a diputado nacional.

Se ha escrito aquí y se abundará en próximas columnas que para la política santafesina será clave lo que suceda en materia de reforma constitucional. Con reforma constitucional se volverá a hablar de a reelección del gobernador como concepto casi exclusivo. Y si no hay reforma las especulaciones estarán a la orden del día. Como canta Divididos en Ala Delta: "Todo va muy rápido acá".

Por lo pronto, habrá que esperar para saber si el regreso de los políticos de las vacaciones logrará producir el efecto Kicillof. El gobernador bonaerense tuvo que fracasar primero en la Legislatura para tener éxito después con su iniciativa tributaria. En Santa Fe, Perotti pudo hacer filtrar el paquete tributario pero se quedó sin emergencia.

Hay un intento de insistir con las emergencias, pero para eso se requerirá de un cambio de sintonía política entre oficialismo y oposición. Es más, sin el concurso de la oposición, el peronismo no podrá sacar de Diputados ni un proyecto de declaración a favor de la paz en el mundo.

Fuentes oficiales admitieron a LaCapital que al oficialismo "le falto política y articuladores políticos" para negociar en Diputados. Esta columna reveló la estrategia peronista de buscar quebrar el número del oficialismo acordando con la UCR y mostrando una cuña con el socialismo. "Estamos bien con los socialistas en la Legislatura. Eso no va a pasar", dijo una figura importante del radicalismo santafesino a este diario.

Una referencia importante del gabinete, la titular de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat, Silvina Frana, sabe que es crucial mantener una relación madura con la oposición y, en ese sentido, reconoció que el gobierno de Lifschitz fue el que más obra pública hizo en los 12 años de gobiernos socialistas. Eso, luego de que el ex ministro Pablo Farías reconociera la deuda en el rubro.

"Por eso sigue siendo muy importante la emergencia y entiendo que el gobernador va a insistir. La emergencia brinda herramientas para la obra pública, y dado el alto nivel de endeudamiento, da sustrato legal para negociar contratos, sin que nadie pierda", aportó Frana.

Esto recién empieza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario