Opinión

Entre pandemia y crisis, ahora viene la política

Claves. A tres meses nada más del inicio del calendario electoral, todos los partidos y frentes comienzan a elaborar sus tácticas. En reserva y en voz baja

Jueves 24 de Diciembre de 2020

A medida que se va terminando el peor año que se recuerde en materia de salud, economía y política, con todas las getiones sin tocar aun el piso, se iniciará en el 2021 la temporada electoral.

 Todo lo que se haga el año próximo tendrá contenido interesado por las urnas, y eso no es una buena noticia en medio de semejante recesión, pandemia e inseguridad.

  Las tres pestes que azotan a la provincia de Santa Fe y a la Nación entera. El lector tal vez no sepa que dentro de tres meses se inicia el cronograma electoral. Deberán elegirse candidatos a concejal, senador nacional, diputado nacional y algunos intendentes en agosto (si hay Paso) . Y todos los presidentes comunales. A mediados de marzo finaliza el plazo de convocatoria a elecciones y, de ahí en más, se seguirá la ruta preelectoral que tendrá su primer elemento importante a principios de junio con el reconocimiento de las alianzas.

  Como la presencia del Covid y de la malaria económica los inhibe a los políticos de hablar de política en público, se reúnen en sus casas para empezar a armar las roscas. Lo primero que habrá que saber es si se jugará el partido con Paso o sin Paso.

Peronistas vs. peronistas

Los gobernadores peronistas, entre ellos Omar Perotti, están a favor de que no haya primarias abiertas. No quieran saber, no le pregunten a nadie cómo harán los peronistas para armar una lista de unidad en medio de semejante explosión interna, en la que a veces se recuerda al libro de Osvaldo Soriano No Habrá más Pena Ni Olvido, cuando al grito de “Viva Perón”, le arrojaban desde un avión materia fecal a un grupo de peronistas.

  A medida que crece la influencia de Cristina Kirchner por encima del presidente de la Nación, más chances hay para que la ex presidenta tome decisiones en Santa Fe. Pero para eso, Perotti sacará de la manga un binomio: Mirabella-Sacnun para el Senado. Y dejarle el primer lugar de Diputados a un kirchnerista-rossista, seguramente Leandro Busatto.

  Por el lado del Frente Progresista se vienen también tiempos de debate interno y fricciones, como quedó expuesto tras la reunión que tuvieron en una casa quinta Miguel Lifschitz, Maximiliano Pullaro, Felipe Michlig y Martín Lousteau. Deberían haber invitado al intendente Pablo Javkin, pero no lo hicieron. Eso generó un nuevo territorio de sombras entre los socios.

La sopa opositora

En el radicalismo, Michlig y Pullaro consideran que ya es hora de dejar atrás experiencias frustradas, como no salirse del esquema del Frente Progresista. Quieren ampliar la base y llegar a acuerdos con sectores de Juntos por el Cambio. Es lo más lógico. El socialismo tiene a algunos dirigentes y militantes que no quieren saber nada con nadie que no sea progre.

  “Y si llevamos un solo candidato a senador de la oposición?”, se preguntó uno de los dirigentes que mejor mide. Como escribió y canta el descomunal Bob Dylan: “La respuesta está en el viento”.

  De todos modos, algo debería empezar a preocupar a todos: el desastre de la economía, la caída de los salarios, el aumento de la pobreza y, por sobre todo, el precio de las cosas. Si los precios de los alimentos continúan en ascenso, Alberto Fernández no tendrá futuro, y los gobernadores tampoco.

  La trasnochada épica del avión que trae las vacunas genera apoyo solo en los convencidos. A los oficialistas pensantes les da vergüenza ajena. Ese será otro termómetro de la competencia electoral. Depende de cómo sea el tamaño de la segunda ola dependerá el estado de ánimo de la gente, hoy más deprimida que con bronca.

  A diferencia del 2001 no se registran episodios de violencia en las calles ni tampoco se han`producido saqueos. Además de que gobierna el peronismo, la explicación puede sostenerse por lo único bueno que hizo el gobierno nacional desde que asumió: mantener cierta cantidad de dinero en los bolsillos de las clases populares. Pero el IFE, por ahora, forma parte del pasado.

No son horas

A esta altura del partido todas encuestas dicen lo mismo. No hay dirigentes nacionales que tengan imagen positiva sobre la negativa (salvo Horacio Rodríguez Larreta) y se refleja un malestar evidente con lo que se denomina “clase política”. ¿Cómo se visualiza? La mayoría de la sociedad responde que prefiere la suspensión de las Paso antes que tener que ir a votar.

  En Santa Fe, la canción sigue siendo la misma con los dirigentes, pero hay un crecimiento muy fuerte de de la ineguridad. Es ahí donde Perotti tendrá que trabajar, fundamentalmente en Rosario, donde los episodios son cada vez más tenebrosos, como la aparición de cuerpos diseccionados.

  Hay quienes vinculan eso a la “lucha que el gobierno está dando contra la mafias”. Nunca como ahora hubo tantas faltas de repuesta a futuros posicionamientos electorales, y eso tiene que ver con el estado del país y de la provincia.

 Habrá que pasar el verano pero, mientras tanto, estar muy atentos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS