Opinión

El papel de la selección femenina

La decisión del DT Carlos Borrello de dejar afuera a jugadoras afuera del Panameicano trajeron cola.

Sábado 20 de Julio de 2019

Si la selección argentina de fútbol femenino tiene (o tuvo hasta el Mundial de Francia) una arquera socióloga como Gabriela Garton , ¿por qué no habría de preocuparse la academia nacional y hasta internacional por la revolución que se desató en el equipo y en los medios tras la decisión del técnico Carlos Borrello de dejar fuera del plantel que viajará al Panamericano Lima a varias de las jugadoras más importantes?

Borrello dio su versión de los hechos ayer. Entre otras cosas dijo: "Estoy acá para tomar decisiones e iniciar un proyecto para el próximo Mundial. Hay chicas que no tuvieron oportunidad o jugaron pocos minutos en Francia o que se quedaron afuera, mi idea es verlas en un torneo oficial". Y agregó, en relación a las críticas y pedido de un cuerpo técnico de "mayor nivel" que le había hecho la ex capitana Estefanía Banini: "No van a encontrar en mi a una persona resentida".

Pero a pesar de las explicaciones del técnico sobre la salida de Banini, Ruth Bravo, María Belén Potassa, Soledad Jaimes (firmó con Santos de Brasil y habría decidido jugar el Brasileirao), Garton (por supuesta lesión) y Florencia Bonsegundo (se bajó en solidaridad con Banini), otras tantas son las lecturas sobre el conflicto.

Una de ellas quedó plasmada en una nota titulada "Las jugadoras argentinas pagan el precio por importantes cambios", que publicaron ayer el doctor en sociología e investigador del Conicet, Pablo Alabarces, y la historiadora en la Universidad Hofstra, Nueva York, Brenda Elsey, en The Equalizer, una web de fútbol femenino norteamericana. Se trata de una crónica que da cuenta que los problemas en el combinado albiceleste no comenzaron precisamente esta semana.

"Inicialmente, los fanáticos se preguntaban si las jugadores estaban lesionadas o estaban ocupadas con los compromisos del club, pero en los últimos días se hizo evidente que el cuerpo técnico buscaba castigar a las jugadoras que criticaban el profesionalismo y la eficacia de la gestión del equipo. Las jugadoras presentes en las reuniones del equipo que tuvieron lugar justo después de su último partido en la Copa Mundial Femenina 2019, contra Escocia, confirmaron que esos recortes fueron los más importantes al solicitar más recursos y nuevos métodos de entrenamiento", se lee en la nota que rescata también la lucha previa al Mundial por parte de todas las jugadoras.

Como bien se sabe el equipo estuvo inactivo durante 18 meses, entre 2015 y 2017; las jugadoras hicieron paro hace dos años en reclamo a la Asociación Argentina de Fútbol (AFA), no sólo de un entrenador sino de viáticos y mejores condiciones de entrenamiento.

En la publicación firmada por Alabarces y Elsey se asegura que cuando Borrello se volvió a hacer cargo del equipo tras la huelga (antes de la Copa América de Chile) dijo refiriéndose al entrenamiento de mujeres: "¿Pueden imaginar la paciencia que tengo que tener? Y se rió".

Luego vino la competencia en Chile donde las jugadoras posaron con las manos en sus orejas exigiendo atención de la prensa y de AFA, en torno a la camiseta del equipo presentada por una modelo y no por ellas mismas, tal como sucede con la selección masculina.

Y ahora, llegó el recorte de las titulares, que habían impresionado a propios y extraños en el Mundial. Se las dejó fuera de la lista para Lima, "sin un llamado previo", se lee en la nota de The Equalizer.

"Muchas invirtieron su propio tiempo y dinero en acondicionamiento y entrenamiento para la Copa del Mundo. Y ahora al exigir un ambiente más profesional y mejores recursos para competir, se les negó la oportunidad de jugar en otro torneo importante, una competencia que sigue siendo poco común para las mujeres sudamericanas. Muchas mujeres sudamericanas confían en estas plataformas para atraer la atención de los clubes, por lo que pocas de ellas ofrecen oportunidades reales y profesionales", se reclama. Y se agrega: "Mientras que el equipo de entrenadores de equipos como Inglaterra y Estados Unidos crearon planes de entrenamiento individuales e itinerarios con meses de antelación, las jugadoras argentinas recibieron sus horarios en un simple papel en los días previos a los partidos de la Copa Mundial contra Japón y Escocia".

Claro que lo del papel para las jugadoras y quienes firman la nota en The Equalizer es sólo un síntoma de la informalidad con la que trabajó Borrello, el hombre que apoya el presidente de AFA, Claudio "Chiqui" Tapia.

"El maltrato a las mujeres en el fútbol argentino tiene una larga historia. Las mujeres han jugado al fútbol en la Argentina durante más de un siglo", sigue la nota antes de apuntar a la marginación de parte de los clubes, las asociaciones y la propia AFA (que acordó pagar un subsidio a los clubes que ni siquiera proporcionará el salario mínimo para un equipo completo), las presiones familiares y la vergüenza social. Se concluye con una propuesta de sindicalización de las mujeres y una opinión: "Tal vez el origen del conflicto actual se deba, al menos en parte, a la fuerte postura feminista que las jugadoras han adoptado. Las feministas han colocado el deporte femenino en su agenda en una posición más prominente que nunca". La nota sigue. Dice aún más, tanto como la lucha de las mujeres futbolistas, que también continúa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario