Opinión

Elegimos aceptar el conflicto y transformarlo en un desafío

Debate. La Capital publicó que un grupo de alumnos del Complejo Jesús de Nazareth se pronunció a favor del aborto legal, seguro y gratuito. Y resaltó la amplitud de sus autoridades. Ahora, el colegio fija su posición.

Viernes 27 de Abril de 2018

El miércoles la ciudad se despertó con una nota en el diario La Capital titulada: "Aborto: Alumnos de un colegio católico de la zona sur se manifestaron a favor".

En primer lugar, destacamos que el grupo minoritario que se manifestó, lo hiciera, respetados y respetando al 90 por ciento de sus compañeros del nivel secundario que no adhirieron a su convocatoria.

En segundo lugar, que en todo momento dentro de la institución, hayamos podido mantener la cultura del diálogo y el encuentro, que busca disentir con respeto y aceptación del otro. Que hace vivo el principio "la unidad debe prevalecer al conflicto" (I). Como nos enseña el Papa Francisco.

"Ante el conflicto, algunos simplemente lo miran y siguen adelante como si nada pasara, se lavan las manos para poder continuar con su vida. Otros entran de tal manera en el conflicto que quedan prisioneros, pierden horizontes, proyectan en las instituciones las propias confusiones e insatisfacciones y así la unidad se vuelve imposible. Pero hay una tercera manera, la más adecuada, de situarse ante el conflicto. Es aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso. «¡Felices los que trabajan por la paz!» (Mt 5.9)".

Nosotros elegimos el camino de aceptar el conflicto y transformarlo en un claro y concreto desafío para seguir nuestro ideario y nuestro Proyecto Educativo Institucional; evangelizando a tiempo y destiempo, con la conciencia de saber que estamos trabajando con jóvenes que quieren expresarse, y jóvenes que se confirman y afirman en el respeto al derecho a la vida humana desde su concepción, principio éste que nos augura un destino como sociedad, en el que los derechos humanos no sólo sean proclamados sino vividos y aceptados defendiendo la vida misma desde su concepción y, siempre, a la persona más débil.

En fidelidad al Evangelio seguiremos educando y anunciando, siempre, que, ante un choque de intereses, no debe prevalecer el más fuerte y poderoso. La fuerza del poderoso sobre el más débil, genera sociedades inhumanas y fracasadas en su crecimiento, y el derecho que se funda en esta pauta es un derecho de sociedades que no trabajan por la paz y la justicia.╠

Pedimos a las familias que nos acompañen. Los padres, primeros educadores, cuando eligieron nuestro colegio para sus hijos lo hicieron en comunión con nuestro ideario, nadie los trajo por la fuerza a las puertas del mismo.

A nuestros jóvenes, que muchas veces, en las estructuras habituales, no suelen encontrar respuestas a sus inquietudes, necesidades, problemáticas y heridas, los seguimos invitando a creer que "conocerán la verdad y la verdad los hará libres" (II).

Los responsables institucionales renovamos nuestro compromiso de escucharlos con paciencia, comprender sus inquietudes o sus reclamos, y aprender a hablarles en el lenguaje que ellos comprenden. Este es el camino para que las propuestas educativas produzcan los frutos esperados.╠

Por ultimo afirmamos que no es éste el punto de partida de nuestra preocupación. Nos duele ver una sociedad que se cruza de brazos cuando advierte miles de jóvenes ganados por un fuerte consumismo y sus adicciones, y no transforma esto en una causa de Estado. Nos duele la pasividad ante jóvenes que han sido captados por los mercaderes de la muerte para seguir haciendo sus negocios. Esto es tan serio como que se pronuncien en favor del aborto, y lamentablemente no gana los titulares de los diarios y medios de comunicación masiva.

Queremos seguir construyendo y no rompiendo puentes, queremos seguir Evangelizando y no dejarnos derrotar por la falta de esperanza y confianza en el Dios de la vida. Esto nos desafía como educadores a revisar nuestras prácticas y proyectos para ayudarlos a crecer en la Fe en Jesucristo, Señor de la Historia y de una nueva humanidad.-╠

Para concluir hacemos nuestras las Palabras del Santo Padre Francisco: "Llevar el evangelio es llevar la fuerza de Dios para arrancar y arrasar el mal y la violencia; para destruir y demoler las barreras del egoísmo, la intolerancia y el odio; para edificar un mundo nuevo. Queridos jóvenes: Jesucristo cuenta con ustedes. La Iglesia cuenta con ustedes". Dios bendiga nuestra Comunidad Educativa y a cada uno de sus miembros.

(I) Papa Francisco Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium Nº 227

(II) Evangelio de San Juan 8,31

Diego Ortiz

Representante Legal. Complejo Jesús de Nazareth

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});