Opinión

Elección santafesina para alquilar balcones

Claves. La postulación de Bielsa mueve la estantería de la política provincial. Estrategias y encuestas son las que sobran a casi un mes del cierre de listas.

Jueves 10 de Enero de 2019

Santa Fe va en camino a tener un período de competencia electoral intensa y competitiva. La postulación de María Eugenia Bielsa le pondrá picante no sólo al peronismo, sino a la política provincial. Le sube las acciones a la temporada de caza de votos.

Bielsa dirá hoy en la ciudad de Santa Fe que su candidatura no implica una acción solamente individual. Al no anunciar otra postulación que no sea la suya, le está diciendo a los peronistas de toda laya: "Sentémonos a conversar".

Junto a la arquitecta no habrá nadie. Será ella solamente la que convoque a construir el espacio que, hoy por hoy, se llama Encuentro. Pero que tendrá otra denominación a la hora de presentar lista. "Voy a hacer todo lo posible, de mi parte, para alcanzar la unidad, por eso no anunciaré otra candidatura", le dijo la ex vicegobernadora a La Capital.

La decisión de Bielsa impacta puertas adentro del peronismo, pero también obligará a definiciones de dirigentes extra PJ que la vienen acompañando en sus presentaciones. En ese sentido, la posibilidad cercana y certera de que la alianza entre Rubén Giustiniani y Carlos Del Frade no lleve candidato a gobernador permite suponer un aval a Bielsa. Habrá que esperar para saber qué es lo que hará Ciudad Futura.

Esos avales constituyen toda una novedad ideológica para el PJ santafesino. Sin embargo, fue el propio Omar Perotti el que avaló la novedad. "Los interesados en ser candidatos estarán dialogando con otros sectores, y ese dialogo debe ser fluido. El justicialismo debe ser una expresión frentista amplia, y cómo no reconocer que es una oportunidad que requiere del aporte de los otros dirigentes y partidos como Ciudad Futura, Alejandro Grandinetti, Giustiniani, el MID o la Democracia cristiana", sorprendió el rafaelino.

La competencia interna en el PJ obligará, además, a reanalizar el futuro de la política santafesina. Y, en este punto, es el Frente Progresista el que deberá evaluar costo y beneficio de no tener una interna entre dos referencias oficialistas. Hasta aquí Antonio Bonfatti es el único postulante, pese a que el gobernador Miguel Lifschitz había señalado la necesidad de una competencia ordenada, pero competencia al fin.

Tampoco hay que descartar que Cambiemos tenga un único candidato, pero a partir de la decisión de Bielsa, dirigentes macristas rosarinos venderán en la Casa Rosada la necesidad de ir a una lucha cuerpo a cuerpo contra el intendente de Santa Fe, José Corral. Federico Angelini está dispuesto a ser de la partida. Lucas Incicco vuelve a evaluar la posibilidad, si es que encuentra apoyo de Elisa Carrió.

La batalla por Santa Fe

Ayer, dirigentes del PRO comentaban con sorna una encuesta que publicó Clarín, que lo daba ganador a Corral, por encima de Bonfatti y de Perotti. Sin embargo, el sondeo tiene pie de imprenta: Aresco, empresa del histórico encuestador peronista Julio Aurelio, que hoy maneja su hijo, Federico Aurelio.

Nadie puede enojarse por el contenido de las encuestas: las hay para todos los gustos. Nada diferente a lo que ocurre en cada víspera a un cierre de listas.

La decisión de Bielsa de presentarse a la interna peronista cierra el gran escenario un mes antes de la clausura de las listas. Difícilmente aparezca alguna otra referencia de peso en el camino a la Gobernación. Como canta Charly García: "Lo que ves, es lo que hay".

La oferta provincial difiere en los matices con la proyección rosarina, donde todos los postulantes son concejales. Esa misma pertenencia, conduce a una agenda endogámica, donde es muy difícil que se saquen diferencias en el discurso. Hasta aquí, todos los precandidatos para el Palacio de los Leones dicen más o menos lo mismo.

En poco tiempo más, el logo promocional de Verónica Irizar aparecerá hasta debajo de la arena de La Florida. El socialismo necesita instalarla como su candidata, pero también como una referencia hacia una nueva etapa. "Es joven, tiene capacidad de gestión y sabe que, el rosarino, no le da las llaves de la ciudad a quien nunca administró ni un parador playero", dicen al lado de la blonda candidata.

No la tendrá fácil Irizar en la interna con Pablo Javkin, si es que el edil busca transversalizar su voto. La caída de Cambiemos en Rosario debería acicatear a Javkin para ir en busca del sufragio que, en 2017, se inclinó a favor del macrismo. Alguna vez se lo dijo Elisa Carrió en un salón de LaCapital: "Vos, Javkin, tenés que ser el candidato de todos, incluso del PRO". Se verá.

Por ahora, la pole position en las encuestas es de Roberto Sukerman. Habrá que ver cómo compone el peronismo su sinfonía final. Desde 1973 hasta acá, siempre le faltó cinco para el peso a la hora de ganar Rosario. Deberá compensar el voto peronista, con algún otro aporte. Alejandro Grandinetti podría sumarle un toque interesante. Lo mismo si Ciudad Futura decidiera integrarse.

O si , en Cambiemos, Jorge Boasso aceptara ir a una interna contra Roy López Molina, como propone un sector de la UCR.

A la política local no le queda más que un mes para definir todos y cada uno de los lugares de las boletas únicas. Algunos dirán que es una eternidad, pero para otros estos días transcurrirán a la velocidad del rayo.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});