Opinión

El regreso de la momia Berlusconi

A sus 81 años y a pesar de estar inhabilitado para ocupar cargos públicos, Silvio Berlusconi se metamorfosea y podría alzarse victorioso en las elecciones generales italianas del próximo domingo.

Jueves 01 de Marzo de 2018

A sus 81 años y a pesar de estar inhabilitado para ocupar cargos públicos, Silvio Berlusconi se metamorfosea y podría alzarse victorioso en las elecciones generales italianas del próximo domingo.

"No es complejo de superioridad, es un dato objetivo. Soy de un calibre sin parangón. Sólo Napoleón ha hecho más que yo. Soy el Jesucristo de la política, me sacrifico por todos". Unicamente hay un político en el mundo capaz de decir todo eso de sí mismo sin sonrojarse, convencido de que es la verdad: Silvio Berlusconi. Pero es posible que no le falte algo de razón al viejo caimán, que lleva casi 25 años dominando la escena política italiana. Puede que efectivamente lo suyo sea algo sobrenatural.

Sólo se explica así su remontada. Después de que en 2011 se viera obligado a dimitir, con la prima de riesgo italiana a niveles estratosféricos y toda Europa presionando para que dejara el gobierno. Después de que en 2013 fuera condenado por fraude fiscal y expulsado del escaño de senador, que ocupaba desde hacía casi 20 años. Después de ser inhabilitado para ocupar cargos públicos hasta 2019 tras ser sentenciado a más de dos años de cárcel (purgó su pena prestando servicios sociales en un geriatrico), después del bunga-bunga, de ser acusado de pagar a una menor de edad a cambio de sexo, de sus comentarios machistas, de su lamentable imagen internacional, de su eterno conflicto de intereses... Después de todo eso, ahí le tienen. La coalición de centro-derecha que lidera es la favorita para ganar las elecciones generales que Italia celebra el próximo domingo.

En su nueva y extraordinaria transformación, la momia Berlusconi se ha metamorfoseado en benévolo abuelito, en sereno y experimentado político, en un sabio hombre de Estado con un cúmulo de experiencia a sus espaldas. Al fin y al cabo, en un país que ha tenido 65 gobiernos en los últimos 70 años, no sólo ha sido tres veces primer ministro, sino que ostenta el récord de haber estado al frente del Ejecutivo más duradero de todo ese período. El Caimán, aunque parezca broma, representa ahora la estabilidad, el sosiego. De hecho, muchos periodistas lo describen como el abuelo de Italia, el nonno.

Es verdad que si su fuerza gana no podrá ser primer ministro por culpa de esa inhabilitación para ocupar cargos públicos. Pero de alzarse con la victoria será él quien decidiría el nombre del nuevo jefe del Ejecutivo italiano, será el gran director que moverá los hilos. Increíble.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario