OPINIÓN

El mercado desnuda al fútbol argentino

Por la falta de recursos económicos y de jugadores competitivos, los clubes tienen serias dificultades para cubrir sus necesidades en víspera de un nuevo torneo de la Liga Profesional

Martes 29 de Junio de 2021

El mercado de pases en el fútbol argentino está atravesado por un problema estructural, en el que convergen varios factores: los clubes no disponen de dinero, el contexto económico argentino es muy desventajoso con relación a Europa, Asia, México, Estados Unidos y también países vecinos, y esta seria dificultad financiera reduce el abanico a jugadores no tan competitivos para satisfacer las necesidades técnicas y tácticas de los diferentes equipos.

Este cuadro de situación es en el que abrevan los responsables futbolísticos de Newell's y Central cuando se los consulta sobre el curso de las tratativas que están realizando para darle respuestas a las necesidades de sus planteles, por lo que deben invertir mucho tiempo de búsqueda y gestión para poder hallar las alternativas en un mercado en el que las opciones son pocas, en las que no hay un correlato entre precio y calidad, y existe una distorsión de los valores.

Es por ello que si se hace un somero análisis de las operaciones formalizadas hasta ahora en víspera de un nuevo torneo, las transacciones están en torno a las 55, lo que haría un promedio de 2 incorporaciones por equipo, aunque ese índice no es tan lineal porque hay clubes que aún no sumaron futbolistas y algunos contrataron a más de dos.

"Estamos transitando una realidad que se asemeja a épocas pasadas, en las que los clubes con más poder de fuego económico se refuerzan con los más destacados de los otros equipos locales mientras el resto esperamos el derrame de aquellos futbolistas que dichas entidades no tendrán en cuenta", describe un integrante del grupo que trabaja en este sentido en uno de los clubes rosarinos.

El próximo viernes 16 de julio comienza el campeonato de la Liga Profesional pero el mercado de pases se extenderá hasta el jueves 29 de ese mes, es decir que los clubes podrán seguir formalizando incorporaciones hasta dos semanas posteriores al inicio de la competencia, aunque esto tendrá idéntica restricción a lo que ocurrió en las copas que precedieron a este torneo: si un jugador firma planilla en un equipo durante las dos primeras fechas que se disputarán antes del cierre de las operaciones, no podrá actuar luego en otro de la primera división local.

Además el fútbol argentino competirá con una potencial complicación deportiva que se puede generar por la llegada de ofertas por jugadores locales de otros mercados que tienen su cierre tiempo después, como el de Europa, que opera a fines de agosto, y que pueden diezmar a los planteles al tener que desprenderse de los mejores jugadores en pleno torneo, más allá de la significación económica que esa venta tenga para el club.

Por todo ello el fútbol argentino, sostenido por la pasión de siempre, se dispone a iniciar un nuevo certamen con severos problemas estructurales que incidirán irremediablemente en la calidad de la competencia, que seguirá devaluándose en términos económicos y técnicos. Y en el que la pandemia también hizo su aporte.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario