Opinión

El ex futbolista y la modelo no coinciden

Domingo 14 de Julio de 2019

Amalia Granata y Ariel Cozzoni tienen algo en común: los dos fueron elegidos para ocupar cargos en la Legislatura de la provincia y el Concejo Municipal por sus posturas contrarias a la despenalización del aborto. Sin embargo, no están tan de acuerdo a la hora de elegir a quién votar en las elecciones presidenciales, ya que mientras el futbolista dijo que lo hará por la fórmula Fernández-Fernández, la modelo sugirió que lo hará por Macri. Y eso que ambos llegaron por el partido Unite.

Empezaron tensos y se fueron aflojando

Si en la provincia la transición entre un gobierno hacia otro de distinto signo político es una rareza (el peronismo gobernó desde 1983 hasta 2007, y el socialismo lo hará desde entonces hasta diciembre de 2019, con lo cual hasta ahora hubo una sola transición desde el regreso de la democracia), hay ciudades y pueblos santafesinos donde es algo todavía más novedoso. En Venado Tuerto, por ejemplo, el peronismo gobierna desde hace 24 años, pero en diciembre le transferirá la gestión de la ciudad al Frente Progresista. Por eso quizás se entienda que los primeros minutos del primer encuentro entre representantes de ambas fuerzas políticas para discutir la transición haya sido algo tenso. Lo bueno es que después el clima cambió, y que los involucrados pudieron avanzar en la discusión de algunos temas, sobre todo el referido al presupuesto para 2020. Al final la cosa terminó bien y la transición, al menos en esa ciudad del suroeste santafesino, parece haber iniciado un buen camino.

“Esto no tiene nada que ver con la política”

Mauricio Macri vivió una situación curiosa en Córdoba. El presidente encabezó un acto de campaña y compartió tribuna con su compañero de fórmula, Miguel Pichetto, y con dirigentes encumbrados del PRO y del radicalismo local. Todo fue bien hasta que en el cierre comenzó a sonar un jingle musical. Era el tema “Ahora mírame”, de Ulises Bueno, que habla de engaños, traiciones y promesas falsas, y que en algún momento dice: “Son ya tantas mentiras que yo no quiero creer/Que me quieras vender, que tú vas a cambiar”. Mientras algunos comenzaron a aplaudir entusiasmados, Macri pareció darse cuenta de lo que decía la letra y cambió la sonrisa inicial por un gesto más serio. El único que pareció darse cuenta de todo desde el principio fue Pichetto, quien nunca cambió su expresión adusta. La próxima vez tendrán que controlar al musicalizador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario