Opinión

El candidato sin nombre

"En 2019 será otro cantar". La frase, pronunciada por un referente socialista, contiene una contradicción. Aunque está claro a qué se refiere.

Domingo 11 de Noviembre de 2018

"En 2019 será otro cantar". La frase, pronunciada por un referente socialista, contiene una contradicción. Aunque está claro a qué se refiere. Habla del cambio de humor que las encuestas registran en la sociedad con respecto al gobierno nacional. A diferencia del 2017, cuando una ola amable de votos le permitió a un candidato desconocido ganar las elecciones a diputado nacional, el año próximo el panorama pinta distinto. De ahí el "otro cantar" que pronostican las huestes frentistas, en referencia al nombre de Albor Cantard (aquel candidato triunfante).

Y, desde Cambiemos le replican que si en el peor momento de la gestión de Mauricio Macri, ellos todavía conservan más de 20 puntos de adhesión en Santa Fe, no todo está perdido.

Más allá de estos dos lógicos puntos de vista, hay una certeza. En el oficialismo local se demora la definición del nombre del piloto de tormentas que tendrá la misión de retener el poder donde empezó todo: la Municipalidad de Rosario.

A la hora de buscar explicaciones de esta demora, suele mencionarse precisamente este cambio de perspectivas. "Hace dos años nos daban por muertos y ahora repuntó la gestión", comentan para justificar que todavía la mesa chica del socialismo no haya definido por quién apostar. "Estamos buscando al mejor candidato para interpretar este cambio, que todavía está en proceso", explican convencidos.

No es que le falten candidatos. Hay al menos cinco lanzados: Miguel Angel Cappiello, Gustavo Leone, Verónica Irizar, Leonardo Caruana y Enrique Estévez. A ellos podría sumarse el hoy concejal Horacio Ghirardi, al que quieren subir al mismo ring con el argumento de que las dos veces que encabezó una elección, la ganó. También se comentó que el candidato del gobernador podría ser Pablo Seghezzo, pero ese anuncio fue un amague que no tuvo continuidad hasta ahora.

De todos ellos podría salir el candidato detrás del que se encolumne el partido socialista en su conjunto, y que deberá enfrentar en la interna del Frente Progresista a Pablo Javkin, quien ya está instalado hace tiempo en su candidatura, esperando rival.

Grandinetti, el más buscado

Lo que cambiaría el tablero sería la aparición de un candidato que podría acordar con el socialismo, pero que también podría presentarse por su partido, que adscribe al peronismo. Aunque en estos tiempos de transversalidades, todos los acuerdos son posibles.

Se trata del diputado nacional Alejandro Grandinetti que, si prospera un entendimiento nacional en el que Miguel Lifschitz pueda acompañar a Sergio Massa en una fórmula presidencial, tal vez pueda sumarse como candidato a intendente en la interna de este nuevo frente que contenga a socialistas y peronistas.

Se menciona que ya ha habido algunas charlas para acercar posiciones.

Es que el periodista rosarino concentra una buena intención de voto con un perfil que le sumaría a varios. Así como en el socialismo lo ven con buenos ojos, también el que quisiera que se sume a competir en su interna es el candidato del peronismo Roberto Sukerman, ya que completaría otro costado de su perfil ideológico. "Alejandro nos suma, y creo que le puedo ganar", se entusiasma el concejal que anda en bicicleta y quiere ser intendente.

A Grandinetti por cierto no le faltan ofertas. En primer lugar parece muy asentado en su rol de legislador nacional, aunque también es uno de los dos candidatos que Omar Perotti tiene en mente a la hora de definir su compañero de fórmula. Si no es él, podría ser Alejandra Rodenas. En la tarjeta de búsqueda del rafaelino, figura alguien que venga de afuera del PJ orgánico, que sea fuerte en el sur y que tenga inserción nacional.

La UCR, con cuatro candidatos

Mientras, la UCR se restrega las manos. Es que por su peculiar situación de integrar dos frentes al mismo tiempo, es probable que tenga que aportar a la contienda electoral al menos a cuatro candidatos para integrar fórmulas a gobernador: un candidato a vice de Bonfatti, otro a vice del que proponga Lifschitz, y los dos que acompañarán a los postulantes en la interna del Cambiemos, Federico Angelini y José Corral. Sin encabezar, pero con mucho equipo desde atrás.

Por el lado de Antonio Bonfatti, el perfil que se busca es una mujer muy joven del centro provincial, que ya estaría definida y que tiene sed de victoria. El gobernador Lifschitz medita unos días más si su candidato será el ministro Maximiliano Pullaro (él mismo se ve descartado) o el de Hacienda, Gonzalo Saglione. También Pablo Seghezzo se mencionó para ese cargo.

Lo que está claro en esta instancia es que el gobernador Lifschitz, si bien todavía no jugó sus cartas, está decidido a jugar en la interna de su partido. Y a la vez a presentarse al frente de una lista propia de candidatos a diputados provinciales.

Mientras esta indefinición demora el lanzamiento de Bonfatti, otra similar complica a Omar Perotti. Es que María Eugenia Bielsa ya avisó que sus aliados de Ciudad Futura y otros sectores con los que viene trabajando, planean presentarse por fuera del PJ

¿Paridad para todos?

La embestida del Concejo Municipal rosarino para que se sancione una ley de paridad de género, que rija para las próximas elecciones, seguramente tendrá más efectos prácticos que legales. No parece que el Senado de la provincia vaya a convertir en ley el proyecto que ya tiene media sanción y que consagra esa igualdad en las listas de candidatos.

Para no esquivar el tema, hasta es posible que los senadores refloten un proyecto de Rubén Pirola, que propicia la paridad de género en la composición e integración de todos los poderes (Legislativo, Ejecutivo y Judicial), lo que podría ser más una traba que una resolución del tema.

En la práctica, todos los referentes políticos consultados sostienen que hay coincidencia en que se aplicaría este principio de igualdad sólo para el nivel provincial. Es decir en las listas de diputados, porque a nivel municipal se crean varios problemas. Por ejemplo cuando se eligen en algunas ciudades sólo tres ediles. El que pierde la interna se queda afuera si hay que hacer respetar este cupo amplio en una disputa entre varones.

En las fórmulas de los candidatos a gobernador habrá que ver cómo se resuelve esta cuestión. Hay cuatro candidatos varones que lideran las fórmulas insinuadas a esta altura. Ninguno descarta sumar a un representante de su propio género si mide mejor. Aunque todos tienen una candidata mujer como opción, por las dudas. Habrá que seguir de cerca este tema en el mes de las definiciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});