Series

El amor en los tiempos de Tinder

Con "Divorce", HBO buscar hacerse un lugar en los usos y costumbres de la nueva televisión que dominan las series de Netflix. Lo hace con una carta de triunfo: Sarah Jessica Parker, la chica que erigió en un éxito a "Sex and the City".

Jueves 15 de Marzo de 2018

HBO lanzó la segunda temporada de "Divorce", la serie que rescató para la televisión a Sarah Jessica Parker, la estrella del megaéxito de la cadena "Sex and the City". Desde la primera escena, esta historia de una pareja que enfrenta el difícil momento de la separación, parece gritar: "El matrimonio no es obligatorio, ni es para todos", como bien definió a su criatura la productora del la serie, Jenny Bricks. De eso va, de cómo es el amor en 2018. Tinder y algo más.
Por qué hay que verla: ¿A quién se le ocurre que un divorcio puede ser divertido? A nadie que haya tenido que vivir ese calvario, por más aliviado que se sienta al final de la historia. Pero las cosas, con perspectiva, se ven distintas. Por eso, aunque la última imagen que a uno le viene a la cabeza de Sarah Jessica Parker sea la de la noche de boda con Mr. Bing, verla lidiando con abogados, hipotecas, hijos, infidelidades y otras menudencias bien vale la pena.

Divorce Trailer Temporada 1
De qué se trata: La historia es más vieja que el mundo. Frances y Robert llevan casados más de diez años, tiene dos hijos adolescentes, una casa en una pequeña ciudad de provincias y una vida apacible o al menos así parece, porque llega el día en que se descubre el engaño y el matrimonio vuela por los aires. Ella toma la decisión, convencida de que volver a empezar era lo mejor que le podía pasar. Gran error. Ni bien lo hace se da cuenta que se metió en un lío bárbaro.
divorce01.jpg
Robert y Frances, una pareja que se enfrenta al difícil momento de decir adiós.
Robert y Frances, una pareja que se enfrenta al difícil momento de decir adiós.

Lo que importa: No es "Sex and the City", así que los nostálgicos de Carrie Brandshaw olvídense de "Dirvorce". Es una serie de HBO, que produce y protagoniza Sara Jessica Parker, que habla sobre el amor y el sexo, que destripa las relaciones entre las mujeres, y entre los hombres también, pero no están Nueva York ni los Manolos y tampoco, mucho menos, ese impulso ciego que, cuando uno es joven y hermoso, empuja a cometer locuras sólo por dar con "el amor de la vida".
En el fondo: Es una historia madura, que aburre a los millenials, preocupa a los cuarentones y divierte a los que ya cruzaron esa línea que separa lo que se hizo mal con lo que se hará mal irremediablemente. Habla del fracaso del matrimonio-, pero no como una tragedia, sino como algo que puede pasar y con lo que hay que aprender a convivir. No le escapa a la tristeza, es lo que hay, cuando los sueños se hacen añicos, pero no se regodea en ella. Prefiere, como todos, la alegría.
Divorce Trailer Temporada 2


Para que sepas: El cerebro detrás de "Divorce" no es Sarah Jessica Parker, aunque puso la plata, sino HBO, que ante la competencia feroz de Netflix necesitaba con desesperación un éxito como "Sex and the City" o "Los Soprano". Para el guión, llamaron a una experta, Sharon Horgan, autora de "Catastrophe", una serie que, en solo dos temporadas, dio que hablar y que, con pulso firme, se anima a hacerle una autopsia de las relaciones de pareja disfuncionales. Buena elección.
divorce.jpg
"Divorce", la comedia negra protagonizada por Sarah Jessica Parkery Thomas Haden Church.

Alerta spoilers: Que nadie caiga en la trampa: "Divorce" no es una serie de chicas, aunque Frances y sus amigas y las novias de Robert y su hermana y su hija y las novias de su hijo estén por todos lados. El punto de vista masculino, que encarna el marido que de un día para el otro tiene que dejar la casa familiar, es importantísimo. Y Thomas Hadyn Chuch, el grandote picaflor de "Entre copas", se las ingenia para que su sufrimiento y su bendición sean creíbles.
Divorce Teaser Temporada 1

Bonus track: La banda de sonido de "Divorce" es un tren sin paradas hacia los años 70. En el primer teaser de la serie, las diferencias domésticas de Frances y Robert estallan con el ritmo frenético del clásico de Yes "Owner of a Lonely Heart". Después están los Bee Gees, Supertramp, Blood, Seet and Tears y hasta Al Jarreau, sus melodías inconfundibles y una cierta melancolía por un pasado que fue feliz, o al menos se recuerda feliz, y ser perdió para siempre jamás.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario