Series

El amor después del amor

"Doctor Foster" le hace honor a las tradiciones de la televisión británica: aborda un tema difícil, el fin del matrimonio por una infidelidad, y lo hace de un modo adulto y profundo. Lo hace además en clave de thriller psicológico y con actuaciones brillantes.

Jueves 19 de Abril de 2018

La televisión británica es cosa seria. No importa el género que aborde, el resultado es el mismo: calidad y buen gusto. Lo mostró con la reversión de un clásico, "Sherlock", pero también con el policial noir, con "Luther", y el biopic, con "The Crown". "Doctor Foster" no les va en zaga. La serie de la BBC que Netflix sumó a su catálogo se anima a un tema difícil: el amor después del amor. El matrimonio y el divorcio. Y aún va más allá, y como Calamaro, se empecina en que "no puede vivir sin amor". Son dos temporadas de cinco capítulos cada una, y no habrá más, no hace falta para darle la razón a Baudelaire en aquello de que "el amor es el anhelo de salir de uno mismo". A veces no se puede.
Trailer Doctor Foster Temporada 1

De qué se trata:
Gemma Foster es una exitosa médica en un pequeño pueblo de provincias en el Reino Unido. Lleva una vida apacible, sin sobresaltos, hasta que descubre un pelo rubio en la bufanda de su marido e, inevitablemente, sospecha que tiene una aventura. Llevan 15 años casados, tienen un hijo al que quiere y apoyan y una cómoda casa en un barrio acomodado, pero la sombra de la sospecha, como en el clásico de Hitchcock "Suspicion", lo oscurece todo. Lo peor para Doctor Foster -en inglés la profesión no tiene género- es que la amenaza de la infidelidad carcome su confianza y todo a su alrededor se le revela como una conspiración en su contra.

doctorfoster01.jpg

Por qué hay que verla: Primero, por la actuación de Suranne Jones, que construye con precisión quirúgica a esta profesional exitosa que, en el abismo de los 40, se da cuenta que su marido, su familia y lo que realmente más espantoso, su vida es una mentira, y como un animal herido se defiende con una fiereza que hiela la sangre. Su composición de una mujer despechada y profundamente dolida, conmueve pero también pone los pelos de punta. Segundo, porque es una producción de la BBC, minuciosa, que lleva el drama hasta las últimas consecuencias y lo hace con elegancia y respeto, también con esa sensibilidad para el suspenso que tiene la TV británica.
doctorfoster02.jpg

Lo que importa: "Doctor Foster" explora la crisis que atraviesa hoy el matrimonio como institución, pero no se queda en la superficie, ni se regodea con exhibir la infidelidad y las heridas que deja en carne viva, sino va más allá, se pregunta hasta dónde puede llegar el individualismo llevado al extremo, o lo que es lo mismo, si en la lucha que inevitablemente se desata con el divorcio vale todo. Lo planteó en clave de comedia negra Danny De Vito en "La guerra de los Rose" y la sensación era espantosa, pero, y vale como advertencia, la historia que creó y escribió Mike Barlett para la BBC va hasta el hueso. Tanto es así que lo deja a uno sin ganas de casarse.
Trailer Doctor Foster Temporada 2

Historia de fondo: Lo que muestra, con infinita crueldad "Doctor Foster", es ficción, pero también lo que pasa aquí, allá y en todas partes y que las parejas, cuando explotan por los aires, se cuidan bien de no contar. Ni bien a Gemma le asoma la sospecha sobre Simon, su esposo, duda de cada pequeña cosa, los amigos, las finanzas, el pasado y, claro está, los sentimientos de ese hombre con quién durmió cada noche desde que dio el "sí" en el altar. Ese recelo envenena la relación al punto tal de que se convierta en un juego de vida o muerte. Ese peligro, latente en cada mirada, en cada palabra, es la materia de la que está hecho este thriller psicológico que quita el aliento.
doctorfoster05.jpg

Para que sepas: Como el propio creador de la serie admitió, "Doctor Foster" está inspirada en el mito griego de Medea, la hechicera que, cuando su esposo la deja para casarse con una mujer más joven, le regala un vestido envenenado y la mata. La primera temporada fue tan exitosa y tuvo tan buenas críticas que rápidamente se anunció su continuación. Lo hizo la protagonista de la serie al recibir el premio BAFTA, el Oscar inglés, a la mejor actuación. Su contracara, Simon, es encanado por Bertie Carvel, que le da una ambigüedad inquietante a su personaje. Entre sus créditos figura haberle puesto la voz a uno de los villanos del videojuego de "Star Wars".
doctorfoster04.jpg

Alerta spoilers: El primer tramo de la historia acompaña a Gemma en el largo y sinuoso camino que recorre al intuir, y después comprobar, que ha sido engañada. Es un recorrido tortuoso, que revela un mundo de mentiras que va más allá de lo que jamás hubiera imaginado. La consecuencia lógica, claro, es el divorcio, que no es un trámite sino un proceso desgarrador. La segunda temporada se enfoca en el daño que el egoísmo de los padres separados causa en los hijos. La mirada es implacable y lo que muestra es devastador. Al verlo es inevitable reflexionar sobre qué se dice y qué se hace al cabo de una relación. Para evitar irreparables daños colaterales.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario