Opinión

Educación: segunda oferta de cargos

Reflexiones. El Ministerio de Educación de la provincia viene anunciando desde hace algunos días que "en cumplimiento de acuerdo paritarios" dará lugar a un segundo ofrecimiento de cargos directivos en continuidad con el proceso concursal que permitiera en 2006 la titularización de más de 3.000 directivos en cargos vacantes del sistema provincial.

Lunes 07 de Julio de 2008

El Ministerio de Educación de la provincia viene anunciando desde hace algunos días que "en cumplimiento de acuerdo paritarios" dará lugar a un segundo ofrecimiento de cargos directivos en continuidad con el proceso concursal que permitiera en 2006 la titularización de más de 3.000 directivos en cargos vacantes del sistema provincial.

Ahora bien, y aunque se prefiera ocultar cierta información, fue en virtud de sendos reclamos administrativos presentados por vicedirectores de escuelas medias, que habiendo titularizado en el primer ofrecimiento, aspiran con lógico criterio a tener una posibilidad de acceder a cargos directivos, que se decidió cambiar el procedimiento aplicable desde siempre a estos actos.

El argumento de los recurrentes que desencadenó el cambio se sustenta fundamentalmente en dos puntos: primero, la injusticia que significaría que un aspirante con menores antecedentes profesionales y por ende posicionado en un lugar del escalafón posterior a aquellos que asumieron en el primer ofrecimiento se instituyan como superiores de los que desde hace años desempeñan por propio derecho el rol directivo.

El segundo argumento es particular de los ascensos de escuelas medias y técnicas, ya que en este nivel se concursó sin tener en cuenta categorías y se ofreció toma de posesión con una posibilidad acotada a seis escuelas en toda la provincia por aspirante. Por lo cual se sostiene, con razón, que un docente que haya accedido al ascenso en una escuela de determinada categoría lo hizo como personal directivo, resultando injusto que se lo condene de por vida a la categoría que ocasionalmente sustente el establecimiento educativo de desempeño. Si a esto sumamos la posibilidad de los nuevos aspirantes a optar entre todas las escuelas de la provincia, la discriminación laboral resulta irrefutable.

Ahora bien, ante este razonable cuestionamiento el Ministerio de Educación se vio obligado a "pegar un golpe de timón" que corrija la injusticia que hubiera implicado semejante acto administrativo, y más aún la posibilidad concreta de que, al judicializar los reclamos, se fallara a favor de los recurrentes, como lo adelantara Fiscalía, echando un manto de sombra sobre el primer acto jurídico administrativo con repercusión masiva de la gestión Rasino.

La decisión del Ministerio de Educación pasó por un remedio realmente sin antecedentes y que, en el modesto entender de quien suscribe, va a acarrear infinidad de reclamos por varias incurias que fácilmente podrán ser advertidas por la comunidad educativa.

Concretamente, el segundo ofrecimiento se realizará dándoles la posibilidad a quienes hoy en día ya se desempeñan como personal directivo a "permutar" este cargo, oportunamente asumido por derecho de concurso, por otro de mayor jerarquía que se encuentre vacante. Recién después de que todos los directivos (asumidos en el año 2006) opten por reacomodar sus desempeños se dará cabida a quienes se encuentran a la espera del segundo ofrecimiento sin haber ocupado cargo alguno en el primer turno. Este beneficio extraordinario se extiende incluso a aquellos directores que hayan accedido al reciente ofrecimiento de traslados, con lo cual en numerosos casos ese traslado se tornará insustancial.

¿Es justo este proceder? En principio, y por los argumentos que se puntualizaron más arriba, puede resultar razonable para el sector de directivos de media y técnica, que a diferencia de quienes aspiran a desempeñarse en inicial, primaria y especial, asumieron su cargo directivo sin categorías y con un universo acotado. Entendemos, vale señalarlo, que lo ideal hubiera sido que habiliten la posibilidad de que ellos puedan beneficiarse con el traslado, pudiendo acceder desde vicedirecciones a direcciones sin más limitación que las de pertenencia al nivel, tal como fue oportunamente peticionado ante las autoridades de educación.

Ahora, aplicar esta fórmula para todos los niveles es realmente una invitación a la judicialización del acto que sin atenuantes termine complicando lo que se pretende simplificar.

Quedan varios interrogantes que el tiempo no tardará en responder. Por ejemplo: con fecha ya determinada, ¿habrá tiempo para notificar a cada docente que asumió cargo directivo oportunamente que ahora existe otra oportunidad? Aquellos que esperan pacientemente desde la cátedra la posibilidad prometida del segundo ofrecimiento ¿aceptarán ser postergados? Este continuo cambio de personal directivo ¿podrá ser absorbido sin más por la micropolítica escolar?

Sí existe algo certero, lo que las autoridades de Educación previeron como un procedimiento de una semana, indefectiblemente se postergará, aun en el mejor de los escenarios, por varios días más.

(*) Abogado.

Ex subsecretario de

Educación provincial.

www.esproa.com.ar

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario