Opinión

"Disculpen, yo no la vi"

Sábado 16 de Febrero de 2019

Cuando miré la imagen de Sheila corriendo semidesnuda por la cancha durante el partido de Central y River a más velocidad que un delantero pensé inmediatamente en dos acciones provocadoras y de resistencia que tuvieron a mujeres como protagonistas. Me acordé de Evangelina Carrozo, la reina del Carnaval de Gualeguaychú, quien lideró la protesta de Greenpeace contra la instalación de plantas de celulosa sobre la orilla del Río Uruguay. Carrozo, sorteando la seguridad, se mostró ante los jefes de Estado en bikini, botas altas y un cartel que decía "No a las papeleras contaminantes", en la IV Cumbre de la Unión Europea-América Latina y el Caribe que se celebró en Viena (Austria) en 2006. El efecto de la campaña que prepararon por semanas los ecologistas surtió un efecto inmediato y de alcance internacional, superior al de muchas marchas. La segunda acción ocurrió el año pasado durante la final del Mundial de Rusia. Un grupo de mujeres disfrazadas de policías entraron al campo de juego y agentes de una seguridad, que se vanagloriaba de ser inquebrantable, las sacaron a la rastra a la vista de todo el planeta. Eran integrantes de la banda punk de protesta Pussy Riot que había sido encarcelada en 2012 por manifestarse contra el gobierno de Vladimir Putin, en una iglesia. Sus reclamos contra la libertad de expresión y la represión de los movimientos artísticos comenzaron a ser tan conocidos en el exterior como las mamushkas (el 14 de abril las Pussy anunciaron su visita a Buenos Aires). Pero la iniciativa de Sheila, la bella hincha canalla insultada en las redes y criticada moralmente pero viralizada ayer hasta el hartazgo; la que muchos aplaudieron por develar la vulnerabilidad de la seguridad del estadio, fue efectista pero ni grupal ni colectiva: algo vital siempre que se buscan verdaderos cambios políticos. De todos modos ayer hablé con ella. Me contó varias cosas de su vida, algunas de íntima gravedad; otras más "divertidas": dijo que el jueves se divirtió y logró lo que se había propuesto. Que su objetivo en la vida es bailar, cantar y actuar, en lo posible en "lo de Marcelo Tinelli". Ella tiene claro lo que quiere y va por ello. Me pregunto si los que buscaron y encontraron una nota allí también. Disculpen, yo no la vi.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});