Opinión

Días clave para la reforma

Definiciones. El peronismo convocará en un congreso que, entre el 15 y el 20 de mayo, hará un pronunciamiento sobre el intento de modificar la Constitución santafesina. Radicales en pugna.

Domingo 15 de Abril de 2018

En los próximos 30 días quedará definido si habrá o no reforma constitucional en Santa Fe.

La política provincial ingresa en terreno de definiciones, y todo tendrá un evento que dividirá los escenarios y los tiempos: el Mundial de Rusia. Antes de junio quedará resuelta la posición de los partidos políticos respecto del proceso de reforma que quiere el gobierno provincial (en realidad eso sucederá en mayo) y luego del campeonato de fútbol comenzará extraoficialmente la campaña electoral, camino a las elecciones de 2019.

Nadie quiere decirle que "no" al gobernador respecto a su sueño dorado de tener una Constitución que no lo deje afuera de los próximos comicios, máxime cuando las encuestas parecen sonreirle. Miguel Lifschitz no ha conseguido algo que —al menos quien escribe esta columna— creía muy posible al inicio de su gestión: mantener una relación aceitada y cargada de buenos gestos con el presidente de la Nación, que tornara de cumplimiento seguro la reforma constitucional.

La relación entre Macri y Lifschitz fue y vino demasiadas veces, hasta convertirse en muy dificultosa para encasillar. "Nosotros hicimos todo lo que teníamos que hacer, hasta intentamos abrirle puertas al gobernador con la Casa Rosada. El tiene que negociar la deuda y aprovechar para intentar acordar el visto bueno de Macri por la reforma", dijo a La Capital un dirigente de Cambiemos.

El tiempo es veloz

La nueva excusa para evitar un pronunciamiento a favor de un proceso reformador es la "falta de tiempo". Lo dicen los macristas y los peronistas. "Supongamos que se alinean los planetas, se llega a un acuerdo y se convoca a elecciones de convencionales constituyentes, los comicios deberían ser sin primarias. Nosotros, entonces, tendríamos que llamar a internas cerradas. Imagínese cuánto demoraría eso", confió a este diario el presidente del PJ, Ricardo Olivera.

Además, una compulsa interna de ese tipo reabriría antes de tiempo las diferencias internas en el justicialismo santafesino, que prepara todas sus baterías para el 2019, imaginando una primaria a gobernador entre Omar Perotti, María Eugenia Bielsa y el kirchnerismo.

Este diario está en condiciones de adelantar que el congreso del justicialismo santafesino definirá su posición respecto de la reforma constitucional entre el 15 y el 20 de mayo. En los próximos días comenzarán a girarse las invitaciones a los 392 congresistas. Lo propio tendrá que suceder con la UCR, que tiene posiciones divididas respecto al camino a tomar.

Todo este proceso echa por tierra la posibilidad de que la modificación al texto constitucional esté aprobado en el mes de mayo, como planteó el ministro de Gobierno, Pablo Farias, a LaCapital. De todos modos, debe decirse que nunca como ahora un gobernador estuvo tan cerca de lograr la reforma. Incluso, los números no están tan lejanos.

Esa cercanía matemática hace que algunos oficialistas afinen el lápiz para intentar convencer a algunos legisladores de las bondades reeleccionistas, al margen de lo que digan sus partidos de manera orgánica.

"Nosotros sabemos que hay algunos senadores que lo palmean a Miguel (por Lifschitz) diciendo que le van a votar reforma y reelección, pero que terminarán escudándose «en lo que diga el congreso peronista». Se creen que somos giles", apuntó una fuente de la Casa Gris.

Lo que en el fondo de la discusión admiten unos y otros es que la reforma ya se transformó en una cuestión política. Es más, la oposición tiene los mismos números que el gobierno respecto de la performance de Lifschitz en la gestión. "¿Usted le daría la reelección al tipo que le pueda ganar? No, salvo que los candidatos propios no muevan el amperímetro o no enamoren. Aún no se sabe quiénes pueden ser los candidatos en 2019, pero lo que es seguro es que estaremos en condiciones de triunfar", admitió una fuente del PJ, que, chispeante, dejó un chascarrillo: "Salvo que Luisito Barrionuevo nos mande a intervenir".

Una cosa será el futuro del Frente Progresista con Lifschitz como candidato y otra muy distinta sin él en la boleta, máxime cuando Antonio Bonfatti aún no dio ninguna certeza sobre una eventual candidatura. Lo admite sin pruritos el presidente de la UCR santafesina, Julián Galdeano, quien reveló que muchos correligionarios podrían evitar Cambiemos si el gobernador tiene chances de ser reelecto.

A propósito del radicalismo y de Galdeano, el diputado provincial sorprendió al micromundo de la política santafesina cuando dijo que Mario Barletta y Miguel Del Sel estaban mejor posicionados que José Corral para convertirse en candidatos a gobernador de Cambiemos. Ni lerdo ni perezoso, Barletta hizo en Twitter un retuit de la aseveración de Galdeano. Calma, radicales.

Otra vez, en el radar del gobierno nacional aparecen Santa Fe y Córdoba como prioridades. En las elecciones de 2017, Marcos Peña prefirió que el radicalismo condujera la lista a diputado nacional en Santa Fe, relegando al PRO, y que en Córdoba la secuencia fuera al revés. Para los comicios a gobernador, en la provincia mediterránea no hay primarias abiertas, por lo que debería esperarse una lista de consenso. En Santa Fe, todo parece converger en una compulsa entre el PRO y la UCR.

Todas estas cuestiones de la víspera electoral, han quedado momentáneamente paralizadas por la eterna discusión alrededor de la Constitución santafesina. Una vez definido el entuerto, la provincia se convertirá en una urna gigante. Haya o no reforma.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario