Series

Crtíica de la serie de Netflix "Maniac": solo para nerds

"Maniac", el nuevo tanque de Netflix, reúne en el reparto a Emma Stone, Jonah Hill, Sally Field y Justin Theroux, el protagonista de "The Leftovers". Es una historia de amor contada en clave de comedia negra ideal para los amantes de la ciencia ficción, la cultura pop, las idea de Freud y, sobre todo, las sorpresas.

Viernes 28 de Septiembre de 2018

La Nueva York de "Maniac" es una pesadilla. Las pantallas de las computadoras son de rayos catódicos como en la fantasía futurista "Brazil" de Terry Gilliam y Facebook no es una red social sino una red de amigos, que se llama Ad Buddies, que paga tus cuentas siempre y cuando te sometas a la compañía de alguno de sus muchachos que persigue a sol y a sombra te lee publicidades y trata de convencerte de que les hagas caso.

Trailer Maniac


Fantasía, ni a palos, es pura realidad. Y sí, la vida es una porquería, los amigos de Facebook no son amigos ni mucho menos y la libertad y su estatua no es lo que solía ser. El nuevo tanque de Netflix se atreve a contar una historia que se sale de la caja (boba), obliga a pensar y provoca. Solo por eso vale la pena el maratón, verla de un tirón, un fin de semana de lluvia y si es con un pote de helado mejor

De qué se trata: Una chica, que sufrió una pérdida irreparable y que, para mitigar su dolor, toma medicamentos, se anota en un experimento para conseguir drogas. Un chico, hijo de millonarios, pero que, ignorado por la familia, no puede pagar el alquiler, hace lo mismo, pero para conseguir dinero. El encuentro es inevitable, pero no fortuito. No los une el amor sino el espanto, como le gustaba decir al bueno de Borges.

maniac01.jpg


Por qué hay que verla: El, que es bueno y esquizofrénico, es Jonah Hill, el gordito simpático de la comedia para adolescentes de Greg Mottola "Supercool", pero en "Maniac" no es gordito ni simpático y la rompe con su insoportable angustia existencial. Ella, Emma Stone, la genia que ganó el Oscar por "Birdman" y también por "La la la" y que cada cosa que hace enamora y brilla. ¿Hace falta algo más?

maniac02.jpg


Para que sepas: El director de "Maniac" es Cary Fukunaga, el cerebro detrás de la maravilla siniestra de "True Detective", la primera temporada, la que vale, ese contrapunto para la historia entre Matthew McConaughey y Woody Harrelson. Pero eso no es todo, el guionista es Patrick Somerville, uno de los creadores de "The Leftovers", una fantasía inclasificable sobre el drama de los desaparecidos, que se convirtió en serie de culto.

maniac03.jpg


Entrelíneas: Emma Stone es Annie, una joven que no puede sobrellevar su pérdida y se droga para revivir su desgracia una y otra vez, lo hace tomando unas píldoras mágicas con forma de la letra "A" que compra en el mercado negro y que, desafortunadamente, se le terminan y está dispuesta a hacer cualquier cosa para conseguirlas. Su historia no es distinta a la de cualquier jonkie, a la de cualquier hijo de vecino, por eso es tan familiar.

maniac04.jpg


La gran cosa: Jonah Hill es Owen, el hijo no querido de la familia perfecta, el rarito que, como no encajaba en el cuadro perfecto, terminó internado en un psiquiátrico. Se encuentra con Annie en el laboratorio de una gran corporación medicinal donde se prestan a ser los conejitos de Indias de una droga diseñada para terminar con el peor de todos los males del mundo: la depresión. Lo que no saben es que su encuentro será providencial.

maniac05.jpg


El gran cuadro: "Maniac" recrea en tono de comedia negra las investigaciones científicas que, desde que el mundo es mundo y la angustia angustia, buscan la píldora de la felicidad, como los caballeros del Rey Arturo buscaban el Santo Grial y los alquimistas, la Piedra Filosofal. La cabeza del estudio es un científico loco, hijo de una psicóloga new age, que cree que con tres pastillas y una computadora puede terminar con el sufrimiento existencial.

maniac08.jpg


Por qué importa: Es una creación desmesurada, con una estructura onírica y una estética retrofuturista que recuerda al Proyecto Dharma de "Lost" y también a las pruebas para ampliar la conciencia que alentó en el "verano del amor" la explosión del LSD. Para lograr la cura, los pacientes deben transitar realidades alternativas, inspiradas en las experiencias con la hipnosis de Freud y en las del peyote de Castaneda. Un delirio.

maniac10.jpg


La verdad desnuda: Hay que ser un nerd hecho y derecho para disfrutar de "Maniac". La historia está repleta de pequeños homenajes a la ciencia ficción y a la cultura pop y cada detalle es un motivo de celebración. Que el primer encuentro entre Annie y Owen sea con un cubo Rubik, que ella tira a la calle y él lo levanta casi sin querer, es tan perfecto como que la música recurrente sea "Mind Playing Tricks on Me" de los Geto Boys.

maniac11.png


Alerta spoilers: El Dr. James K. Mantleray, el creador de la novedosa terapia para curar la angustia de "Maniac", niega a Freud, lo aborrece tanto como a su madre, una psicóloga que vive de escribir libros de autoayuda. El encuentro entre Annie y Owen tira por la borda su teoría, ratifica que las coincidencias no existen, que cuando damos con alguien es porque ya lo habíamos visto por el rabillo del ojo y le dejamos pasar. Freud puro.
















En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario