Seguridad

Cómo usar las aplicaciones de manera segura

El mundo en red. Nada es ciento por ciento seguro en internet, mucho más en tiempos de pandemia. Una serie de consejos para evitar fraudes y "dolores de cabeza".

Martes 28 de Julio de 2020

Los fraudes están a la orden del día y más aún en estos tiempos de pandemia, cuando la necesidad y la desesperación nos llevan a volcarnos a internet y las redes sociales para hacer trámites, pedir préstamos, ayudas sociales e incluso permisos de circulación. Mucho hemos escuchado las últimas semanas sobre la manipulación de nuestros datos personales a partir del uso de aplicaciones, lo que pone en discusión su seguridad.

Entonces, ¿se trata de un tema de seguridad o de la información que compartimos a través de ellas? Quizá la respuesta sea un poco ambas. Es cierto que las aplicaciones pueden ser vulnerables, porque nada es ciento por ciento seguro en el mundo de internet. Por eso, siempre es importante mantener actualizados los sistemas operativos de los dispositivos y descargar todos los parches sugeridos. Esto permite tener las últimas versiones, que incluyen una protección adicional o colaboran a mejorar la seguridad.

Otra medida para potenciar su seguridad es controlar las opciones de privacidad a la hora de descargar una aplicación o activar una cuenta. Esto permitirá evitar que los contenidos se encuentren abiertos a todos los usuarios, configuración que muchas veces se mantiene habilitada por default. También evitar descargar programas y softwares que desconocemos o nos sugiere una web, ya que pueden contener virus espías.

"Es importante mantener actualizados los sistemas operativos de los dispositivos y descargar los parches sugeridos"

Pero tan fundamental como estas medidas, o incluso aún más, es ser conscientes de la información que compartimos con estas aplicaciones o datos que ingresamos para usarlas. Justamente aquí es donde más al acecho están los delincuentes. Muchas veces caemos en la trampa de sitios webs idénticos a los oficiales, pero que no lo son, o perfiles/páginas falsas que circulan por las redes sociales, que no verificamos y entregamos todos los datos personales que nos piden. Luego de eso, evitar la estafa o el robo de información es casi imposible.

Recientemente conocimos algunas estafas concretadas por entregar la foto del DNI o enviar su "número de trámite", o incluso mandar la foto de la tarjeta de crédito de frente y dorso. Tenemos que saber que estos datos son personales y no pueden ser entregados a nadie. Ningún organismo oficial, entidad bancaria o crediticia solicita a sus usuarios datos personales, claves de acceso o información sensible. Esto es importante destacarlo para "no" hacerlo.

Por eso decimos que nosotros como usuarios somos más vulnerables que las aplicaciones en sí mismas. Como dije, las herramientas cuentan con diferentes métodos para evitar una vulneración, pero si no le damos importancia la seguridad no va a servir de nada. Estamos ante un tema serio y hoy más que nunca, que estamos tan volcados a internet y los dispositivos, debemos ser conscientes de nuestras responsabilidades como usuarios. Evitar su mal uso reducirá sustancialmente los ataques y los "dolores de cabeza" que ello conlleva.

"Muchas veces caemos en la trampa de sitios webs idénticos a los oficiales, pero que no lo son, o perfiles/páginas falsas"

Pero, también podemos recurrir a un profesional de la seguridad para que realice una "custodia digital" de nuestras redes, verifique la posibilidad de ser vulneradas y minimice los riesgos. Básicamente se trata de custodiar los datos sensibles que contienen nuestras redes, tanto de usuarios individuales como de empresas. Esto consiste en un asesoramiento sobre cómo mantenerlas y administrarlas para que no sean vulneradas y evitar así por ejemplo el robo de claves, datos, etcétera, tan habitual en estos días.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Segui Leyendo

Opinión

Etica, ¿estás?

El descuido de la ética pública y la ausencia de mecanismos que la garanticen explica y predice que actuales o potenciales funcionarios públicos sean tentados a caer en prácticas de corrupción, por lo que el rescate y fomento de la ética construye, reconstruye, fortalece, motiva y crea una identidad en la administración pública que conduce a una mayor responsabilidad funcional, contribuyendo a evitar o disuadir actitudes y posicionamientos reñidos con la ética y la corrupción, así como, consecuentemente con ello, la recuperación de la confianza ciudadana en sus instituciones públicas.

Por Roberto Fermín Bertossi - Experto Coneau / Cooperativismo

Dejanos tu comentario