Opinión

Cierto alivio primaveral

Claves. El dólar y el aval de Diputados al presupuesto cambiaron el ánimo oficial.

Jueves 01 de Noviembre de 2018

El gobierno nacional respira. La primavera le trajo un alivio de la mano del dólar, créase o no, el mayor termómetro del que depende la economía argentina. La tranquilidad después de la paliza.


Si se tiene en cuenta de dónde viene el gobierno, el análisis lleva a pensar que esta calma chicha, pero calma al fin que arrojan "los mercados", cae como un bálsamo en la estructura del oficialismo. Hasta hace unos días, todo estaba en duda, hasta la posibilidad de que el presidente Mauricio Macri vaya por la reelección.

Al margen del dólar y sus corridas hacia adelante o hacia atrás, nadie, y menos el Ejecutivo, debe perder la conciencia del lugar en el que se está. Las tasas al 70 por ciento de interés ponen al país en el inframundo, tanto como los índices de inflación. "Eso es así, pero estábamos en el infierno. Ahora capaz que ingresamos al purgatorio", dijo ayer a La Capital una fuente del oficialismo, que controla un distrito crucial en el conurbano.

Para esta calma mucho tuvo que ver un sector del peronismo que, en la Cámara de Diputados, le permitió al gobierno obtener la media sanción del presupuesto, la ley de leyes que es como un sticker de gobernabilidad hacia afuera.

El trío político

La victoria legislativa del macrismo le permitió hacer pata ancha al ala política del gobierno. Ni lerdos ni perezosos, Emilio Monzó, Rogelio Frigerio y Nicolás Massot se reunieron para desayunar y dejaron eternizada la juntada en una instantánea que, rápidamente, se distribuyó por los medios. "Es el triunfo de la política", se le escuchó decir al presidente de la Cámara de Diputados.

A propósito, por estas horas estaría definiéndose el futuro de Monzó, quien hace un tiempo había anunciado su retiro de la Poltrona de la Cámara baja por desavenencias con la conducción oficial, específicamente con Marcos Peña y otras referencias. El cambio en el organigrama del gabinete, la nueva funcionalidad del jefe de los ministros y algún rol más protagónico podrían convencer a Monzó de quedarse donde está.

"Se vienen tiempos diferentes, aunque hay cambios que ya se están dando adentro del gobierno. Ahora hay que abrir el juego, y ahí aparece Emilio (por Monzó) pero también Horacio (por Rodríguez Larreta) y María Eugenia Vidal. Se tienen que terminar las mesas que, de tan chicas, no permiten que se siente nadie alrededor", dijo a La Capital un diputado nacional de Cambiemos.

Aun si al macrismo le va bien en 2019, y logra plebiscitar su gestión, el futuro será de negociación permanente con la oposición. Es más, hasta es posible que quede en una situación peor en el Parlamento. Eso obligará a mantener a los negociadores: léase Monzó.

En lo que viene no habrá manteca para tirar al techo. Los índices inflacionarios deberán ir bajando de a poco, la recesión se mantendrá por unos meses más y los salarios tendrán que caminar por la escalera, mientras el precio de las cosas viajan en ascensor. En ese esquema, todo Cambiemos parece haber internalizado otro discurso, más moderado, menos soberbio y canchero.

"La realidad le dio un baño de humildad al macrismo. Ya no se escucha la promoción de brotes verdes"

Ya no se escucha más la promoción de brotes verdes (ahora algunos dicen que desde marzo podrían aparecer "brotecitos verdecitos") ni se alude al "mejor equipo de los últimos 50 años". La realidad, al fin la economía, le dio un baño de humildad al macrismo.

La estabilidad actual, si se extiende hasta fin de año, le permitirá a Peña empezar a pensar en el tablero electoral que, otra vez, tiene a Santa Fe y Córdoba como protagonistas principales. La imagen de Macri está muy deteriorada en Rosario, pero no tanto en los departamentos vinculados a la producción agropecuaria.

Habrá que esperar para saber cómo será la estrategia de Cambiemos. ¿Habrá de nuevo un direccionamiento absoluto desde la Casa Rosada, como en 2017, o se dejará en cierta libertad al espacio para que vayan a una interna los radicales contra el PRO?

En su momento, José Corral estuvo convencido de que bajaría la orden para evitar cualquier confrontación que hiciera perder el eje final: ganar la provincia de Santa Fe. En ese contexto, el intendente capitalino dejaba trascender que no habría competencia en internas. Hoy, Federico Angelini dice que largará en noviembre su precandidatura. Lucas Incicco también quiere ser de la partida.

"El Grupo Universidad decidió que su candidato a gobernador sea Corral y no Barletta. Ambos reportan allí"

En las últimas horas, el Grupo Universidad (donde militan Corral y Mario Barletta) decidió que el candidato del sector sea el actual intendente.

En su momento, empresarios vinculados al macrismo pretendieron imponer un nombre propio para competir en primarias. Esa estrategia estuvo fogoneada, entre otros, por dirigentes de Fundación Libertad y la Bolsa de Comercio. Los trastornos judiciales de Alberto Padoán (titular de la Bolsa) y la falta de interés de Gustavo Nardelli, del Grupo Vicentín, hicieron caer esa posibilidad. ¿Tendrá Cambiemos un candidato sorpresa sobre el cierre de listas? En las últimas horas se reanudaron conversaciones,

Macri sabe que las dificultades mayores estarán en las provincias del norte, donde será imposible que Cambiemos pueda desplazar al peronismo. Es más, en algunos distritos el presidente intentará establecer un pacto de no agresión con gobernadores peronistas. "Sabemos que algunos preferirían una victoria nuestra a un triunfo de Cristina, por eso van a adelantar las elecciones y, luego, se lavarán las manos en las elecciones nacionales", amplió el informante que pasó por Rosario.

Lo más importante para el gobierno fue que el dólar haya dejado de ser tema de conversación. Lo demás, se verá sobre la marcha.

Mejor no hablar de ciertas cosas, cantaba Luca Prodan.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});