Opinión

Bullrich y la Justicia Federal

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, usó varias entrevistas periodísticas, entre ellas una muy extensa concedida a este diario, para enviar un mensaje a los jueces federales de Rosario.

Domingo 15 de Abril de 2018

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, usó varias entrevistas periodísticas, entre ellas una muy extensa concedida a este diario, para enviar un mensaje a los jueces federales de Rosario. "Tienen que hacerse cargo de juzgar a los integrantes de la banda Los Monos por narcotráfico", los desafió. Lo hizo justo en la semana en que un tribunal de la justicia santafesina dictó severísimas condenas contra los integrantes del clan Cantero por delitos que no incluyen el tráfico de drogas, que los magistrados y fiscales provinciales no pueden investigar ni juzgar. Como ya había hecho el lunes, después de que se conocieran las condenas, la responsable de la seguridad pública en el país hizo además esfuerzos más que perceptibles para capitalizar ese fallo como una supuesta prueba de la eficacia del gobierno en la lucha contra el tráfico de drogas, una de las promesas de campaña de Mauricio Macri en 2015. Bullrich, además, le dijo al periodista Hernán Lascano que el gobierno hablará con los jueces federales para que se ocupen de llevar al banquillo a Los Monos como narcotraficantes. "Su principal objetivo era la venta de estupefacientes para ganar dinero", sostuvo la funcionaria para justificar su reto a los magistrados.

La ausencia de causas federales contra los Cantero y sus cómplices es tan notoria que llama la atención. La investigación que permitió encarcelarlos primero y juzgarlos y condenarlos después estuvo a cargo de jueces y fiscales de la justicia provincial. La paradoja es que los integrantes de una supuesta red de narcotraficantes nunca enfrentaron una acusación como tales. Es más, ni siquiera fueron investigados por ese delito. Hoy están sentenciados por homicidio y otros hechos, pero no por la venta de drogas y porque supuestamente se enriquecieron con ese negocio ilegal.

Desde ese punto de vista las declaraciones de Bullrich, entonces, son atinadas y atendibles. Difícilmente podrían ser rebatidas por magistrados, fiscales y funcionarios de la Justicia Federal de Rosario. Resulta inexplicable que jamás un procedimiento contra los Cantero originara una investigación federal, y ese vacío ominoso no tiene forma de ser explicado con argumentos razonables.

Existe, sin embargo, una realidad que la ministra no contempla en sus declaraciones y que por eso mismo tiñe su mensaje a la Justicia Federal local de oportunismo e intencionalidad, producto del deseo de quedar bien con los rosarinos. O tal vez habría que ser más precisos y decir con el electorado rosarino.

Es que, más allá de su omisión en la persecución a Los Monos, es innegable que los jueces federales de Rosario están desbordados, cuentan con pocos recursos humanos y técnicos, tienen un margen muy limitado de acción para investigar delitos complejos como la venta de estupefacientes y el lavado de dinero, y ni siquiera cuentan con respaldo político. Y, además, los jueces penales son sólo dos.

Hace apenas un mes, la Cámara Federal local emitió dos acordadas en las que pidió a la Corte Suprema de Justicia y al Consejo de la Magistratura de la Nación que impulsara ante el gobierno nacional la creación de dos juzgados federales más en la ciudad, y una sala más para ese tribunal de alzada. La Corte y el Consejo de la Magistratura deberían operar para ello sobre el Poder Ejecutivo de la Nación, que es el que debe proponer la creación de juzgados, y sobre el Congreso, que es donde debe aprobarse. No hay constancia de que alguno de estos organismos lo hayan hecho, pero hay motivos para sospechar que no hicieron nada porque el pedido se repite desde hace años. La última vez que se creó un juzgado federal en Rosario fue en 1990, cuando el narcotráfico casi no existía y los jueces investigaban la cuarta o quinta parte de las causas que tienen ahora. Además de enviarles mensajes para que se ocupen de Los Monos, la ministra Bullrich podría ocuparse de gestionar más recursos para que la Justicia a la que retó en público pueda hacer su trabajo como debe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario