Opinión

Bronca y un suspiro de alivio

Cuando en noviembre de 2014 se anunció que iba a haber una cuarta entrega de "Toy Story" las reacciones fueron diversas.

Jueves 20 de Junio de 2019

Cuando en noviembre de 2014 se anunció que iba a haber una cuarta entrega de "Toy Story" las reacciones fueron diversas. La mayoría de los fans de la saga festejaron el regreso de sus personajes tan amados. Otros (los críticos) tuvieron cierta desconfianza. Y una minoría (entre los que me cuento) estaba embroncada. Si "Toy Story 3" había sido una película "cinco estrellas" y un final perfecto para la saga, ¿por qué buscarle otra vuelta de tuerca? ¿Por qué convertirla en un producto en serie? ¿Por qué Pixar no puede sustraerse del negocio y pensar en la integridad de su máxima creación? Estos cuestionamientos no provienen de una mente purista o paranoica. Sólo hablando del cine de animación hay suficientes secuelas flojas como para desconfiar: "Cars 2", "Aviones 2", "Mi villano favorito 2" y siguen las firmas.

Pero afortunadamente (más allá de algunos traspiés) parece que Pixar no piensa rifar su sello de calidad, y ahora es un alivio enterarse que la crítica (al menos en EEUU) le dio el OK a "Toy Story 4". En el sitio Metacritic, que promedia los puntajes de los críticos de EEUU y Gran Bretaña, la película logró un resultado de 84 puntos sobre 100: un puntaje cercano al excelente.

El estreno de "Toy Story 4" fue postergado dos veces, y eso hizo que las sospechas aumentaran. ¿Cambios en el guión? ¿Problemas de producción? No. El tema fue que John Lasseter —alma mater de Pixar— fue acusado de "conducta inapropiada" por parte de dos empleadas de los famosos estudios, y esto provocó que primero se tomara una licencia y que finalmente dejara su cargo en 2018. Lo que corresponde, sin dudas. Sin embargo, el éxito de Pixar no depende de personalismos. Su gran triunfo es el trabajo en equipo. Y ahora nuestros queridos juguetes están a salvo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario