Opinión

Boleto de lujo

El tipo, un laburante a quien el dólar ni fu ni fa y menos todavía un plazo fijo en moneda devaluada.

Domingo 18 de Noviembre de 2018

El tipo, un laburante a quien el dólar ni fu ni fa y menos todavía un plazo fijo en moneda devaluada, piensa en el boleto y en lo que cuesta ir de casa al trabajo por un salario carcomido por la inflación y regresar con un hambre nunca suficientemente saciado. Lo estremece que digan que seguirá aumentando porque la Nación le dijo chau a los subsidios y se demora el sustento que está predispuesta a asumir la provincia. Le preocupa el colectivo medio despanzurrado aunque lo deje a seis cuadras de su casita a medio hacer, adonde llega saltando zanjas con las zapatillas en la mano. Los pies embarrados se lavan, pero las zapas están muy caras. Sus pies ya están acostumbrados a aplastar cascotes y yuyos espinosos. Le teme a los vidrios. Hay heridas jodidas y escasea la antitetánica en el dispensario. Pero hay que apechugar. Al tipo, que a fuerza de mascar bronca lo ganó la sonrisa socarrona, le causa que se diga que el combustible aumentó por el dólar y ahora que el verde bajó igual la nafta sigue subiendo. No le falta imaginación, sólo recursos. La moto es propensa a los accidentes y al choreo, ir en un auto trucho entre varios por ahí te para un inspector y perdés el día o algo más, caminar doscientas cuadras puede ser una gimnasia fatal, en bicicleta ni ahí porque ya le robaron tres y taxi, ni aunque su mujer esté por parir. Le duele que se diga que el país, que también es él, estará quebrado a largo plazo. Y como no tiene reloj, percibe al tiempo como relativo, tanto que el largo plazo puede terminar por ser pasado mañana. Le molesta que se insista en criminalizar las protestas sociales. Si pretenden silencio aunque sea iracundo, que lo amordacen, piensa. Y mira el recorte de un diario que le dio el verdulero, que está más aburrido que las deslucidas zanahorias que no vende. "El Estado sabe muy bien que la movilidad es un derecho y una necesidad que condiciona la realización de casi cualquier actividad. Hasta la forma en la que crecen las ciudades tiene que ver, en parte, cómo son sus redes de transporte público". Ya descubrió que lo estaban meando y que no era lluvia como le querían hacer creer y aunque le manden un micro del FMI haciendo campaña para la reelección del innombrable y lo lleve gratis al laburo no morderá el anzuelo. Ya no más.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});