Macri

Anclao en París

Claves. La única buena noticia que tuvo el gobierno fue producto de la innecesaria salida de Macri del país, justo en el peor momento de la pandemia. El fracaso de las negociaciones por Vicentin y las necesidades de Javkin.

Domingo 02 de Agosto de 2020

A Alberto Fernández la única buena noticia se la da Mauricio Macri. Nadie supo bien por qué a París Macri se fue. En Santa Fe, la caída del "proyecto Perotti" para Vicentin le quitó cierto aire recobrado a la Casa Gris. El intendente de Rosario, Pablo Javkin, deberá presentar durante los próximos días un proyecto de salvataje para mantener a raya la deuda que el municipio mantiene con la provincia.

La flexibilización casi total de la cuarentena descorre los velos y vuelve a poner en primer plano las demandas de la sociedad. En Santa Fe, es economía, seguridad y salud. Por la pandemia y también por el humo tóxico de las islas entrerrianas.

La reaparición en escena del ex presidente y líder opositor, Mauricio Macri, quien lucía atribulado en un aeropuerto parisino es, como contra espejo, el aliciente que tiene el peronismo para demostrar que, aun con errores severos, lo que se fue el 10 de diciembre de 2019 no fue mejor. En plena pandemia, Macri confirma su escaso apego a la empatía. Se fue a París, como la tortuga Manuelita. Ahora descansa en la Costa Azul.

Entre Gulliver y Manuelita

El ex presidente de Boca Juniors empieza a temer por su futuro ambulatorio en la Argentina y, por eso, le ordenó a su otrora ministro de Justicia, Germán Garavano, que salga a defenderlo en un raid mediático por los canales amigos. Ya se escribió en esta columna que Cristina Kirchner le demandó al presidente un cambio de actitud oficial en relación con la Justicia. "Mis hijos no pueden disponer de sus bienes, y Macri viaja más que Gulliver", fue, palabras más, palabras menos, el reclamo de CFK, quien entra y sale de la agenda cuando quiere, empoderada por su cuenta de Twitter.

Fernández chocó la calesita con su idea de intervenir Vicentin. La salida de escena de Perotti, 24 horas antes del decreto en el que el presidente oficializó la caída del proyecto, dejó evidenciada la derrota del oficialismo provincial y nacional. Luego del fracaso del fideicomiso y el decreto del presidente, hay temor en el norte provincial por el futuro de los trabajadores de la empresa, pero también de la situación de los pueblos y ciudades de la región.

Desde un primer momento, algunas fuentes vinculadas al gobernador dejaron en claro que no habría otro camino que el de la expropiación, y que todo lo demás conduciría al fracaso. Y así fue. Fernández no pudo insistir con el camino iniciado, el de la expropiación. Dio mil y una vueltas alrededor del tema y perdió credibilidad.

Está en severo riesgo, de acuerdo al antecedente Vicentin, su plan para reformar el Poder Judicial. "Sabemos que una vez que te picaron el boleto, te lo quieren picar mil veces. Ojalá la reforma al Poder Judicial no sea la Resolución 125 de los jueces y abogados", dijo a LaCapital una fuente panperonista, hoy en el gobierno de Fernández.

El gobierno nacional hace ademanes —incluso por medio de voceros oficiales— que se vendrán cambios de gabinete, además de modificaciones en las políticas comunicacionales, casi estrictamente porteñocéntricas. La caída en las encuestas del presidente empiezan a preocupar, aunque si las elecciones fuesen este domingo el Frente de Todos volvería a ganar. Hay que recordarles a los oficialistas, sin embargo, que Fernández no triunfó por 37 puntos de diferencia, como Cristina en 2011. Apenas ocho puntos lo separaron de Macri.

El problema para Juntos por el Cambio es que Macri no sube ni una décima desde 2019. Había escozor en dirigentes de Juntos por el Cambio ante la nueva salida del país de Macri, en el peor momento de la pandemia. Lejos del "quedate en casa", se fue de vacaciones a Francia y Suiza. Para los opositores que quieren volver al poder es cargar con una mochila de cemento.

Favor con favor se paga

La agenda rosarina, al margen de las humaredas y las balaceras, estuvo marcada por la visita del intendente al Ministerio de Economía. Con Walter Agosto y Marcos Corach (flamante funcionario), Javkin pidió un salvataje respecto de la deuda que Rosario tiene con la provincia. "Seguramente se lo vamos a conceder", verbalizó un funcionario provincial. Aunque, siempre, estas gestualidades y acciones llevan una contraprestación: favores políticos. Hasta aquí la relación Perotti-Javkin suena como un violín afinado.

Las palabras que definen el estado de las cosas en todos los niveles del poder (nacional, provincial y municipal) es "incertidumbre pro el estado de las cosas". Corridos por el hartazgo de la gente ante la cuarentena, los gobernantes decidieron flexibilizar, abrir. Y eso se dio (y se da) en el peor momento de la pandemia.

El registro empírico de este viaje al fin de la noche puede cotejarse con lo que el presidente tenía pensado al momento de su mensaje a la Asamblea Legislativa. Allí, se jactaba de que las clases comenzaban en todas las provincias, menos en Santa Fe, que la inflación se iría normalizando con una serie de medidas en preparación.

Tal como están las cosas, lo mejor que le podría pasar a Fernández (y al país) es un acuerdo por la deuda, otra de las espadas de Damocles que amenaza el futuro económico, la gobernabilidad y la llegada de alguna que otra inversión. El acuerdo es necesario en un país que en los últimos 55 meses duplicó el número de pobres, casi 20 millones de habitantes.

Se cierra esta columna con una reflexión del presidente, que no amerita más explicación teórica: "Es lo que me tocó en suerte".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario