Opinión

Aborto: indiferencia es igual a negligencia

Debate en Diputados. Las ponencias, tanto a favor como en contra, expusieron sólidos argumentos. La sociedad ha ido avanzando hacia una mayor conciencia. La clave es discutir ideas, con respeto y tolerancia.

Miércoles 25 de Abril de 2018

Estamos dando un gran paso adelante como sociedad. Comenzamos el debate sobre el Proyecto de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) que hemos propuesto y estamos llevando a cabo por primera vez en el Congreso. Intentamos así solventar una problemática de gran importancia para las mujeres argentinas y la sociedad, con la responsabilidad de tratar un tema —quizá el más importante del año— al que no podíamos seguir dándole la espalda. La criminalización no sirve, Argentina tiene una de las tasas de mortalidad más altas entre las mujeres adolescentes producto de prácticas clandestinas de las que, sobre todo, son víctimas las más pobres y vulnerables. Se abrieron en estos días muchas preguntas a las que se intentará dar respuestas, y por suerte se abrirán muchas más. Quisiera detenerme en una que considero crucial, y es si una mujer que se practica un aborto debe ir presa. Defensores de unos u otras posturas coincidieron en esto, y creemos que eso es lo que piensa la mayoría de la sociedad: es absurdo, cruel e injusto que así sea. Hemos en este punto dado un primer paso adelante. No es poco.

Confeccionamos cuidadosamente una lista de expositores muy diversa, con profesionales de todas las áreas, incluyendo médicos, abogados y figuras de la cultura y la comunicación. Nos aseguramos de que todas las perspectivas estén representadas. No ha sido fácil, nos ha requerido mucho trabajo y coordinación el poder organizarlo. Tenemos en total más de 700 expositores, lo cual genera un gran desafío, en un plan de trabajo estricto para dar espacio a todas las voces posibles. Aún así, los resultados no podrían ser mejores; ya en el primer día tuvimos 32 expositores muy importantes, de diferentes orígenes y especialidades. Escuchamos de primera mano distintas visiones sobre el tema, que nos ayudaron tanto a los diputados como a toda la sociedad a reflexionar y contar con mejor información para hacerlo. Hasta el momento hemos vivido jornadas muy productivas, en las que se expusieron sólidos puntos de vista a favor y en contra. La calidad de las exposiciones dejó en claro que la sociedad ha ido avanzando hacia una mayor conciencia. Incluso, ha servido para cerrar grietas y divisiones, lo cual es una alegría y un alivio que también es bienvenido. Es hora de que los argentinos pensemos más en lo que estamos de acuerdo, en lo que nos une, que en lo que nos separa. La sociedad al hacernos sus representantes, nos da la responsabilidad de encontrar soluciones a los problemas que nos aquejan y no espacios de conflictos permanentes. Queremos continuar sentándonos juntos a debatir aunque discrepemos, queremos seguir escuchándonos para llegar así a ser capaces de alcanzar consensos, única forma de construir día a día una sociedad más igualitaria para todos.

Las ponencias han sido extremadamente satisfactorias. Me siento muy honrado de lo que ha sucedido y de lo que está por venir. Pero soy consciente de que siempre hay cosas que mejorar. Hay que destacar la tolerancia y participación que hemos experimentado, primordiales para construir acuerdos y brindar óptimas soluciones a temas que nos tocan a todos. Lo importante es continuar con la calidad y el respeto que vivimos estas semanas. El mensaje a la sociedad debe ser que podemos debatir ordenadamente, explicándonos con seriedad y mediante argumentos. Sin descalificarnos, aunque nuestros pensamientos no coincidan, discutiendo ideas y no personas. Entendiendo, después de mucho tiempo, que las diferencias son un componente normal de las democracias y, finalmente, parte de las soluciones y no de los conflictos. Estamos frente a un problema de enormes repercusiones sociales muy complejo y que toca muchas sensibilidades. El desafío es enorme.

Cuesta encontrar otro semejante en la agenda política. Pero lo estamos enfrentando, conscientes de lo que significa por lo que está en juego y de nuestra responsabilidad como legisladores, sabiendo que no podemos seguir siendo indiferentes, porque en este caso indiferencia es igual a negligencia.

Daniel Lipovetsky

Diputado nacional del PRO. Presidente de la comisión de Legislación General y coordinador de las audiencias por la despenalización del aborto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});