..

Murió cuando quiso arrojar un petardo con la boca y le estalló

Puerto San Martín.- Un entrerriano de 27 años domiciliado en San Lorenzo que se encontraba festejando la Navidad en casa de unos parientes en esta ciudad, murió como consecuencia de las graves quemaduras internas que le produjo una fogueta de tres tiros.

Lunes 26 de Diciembre de 2011

Puerto San Martín.- Un entrerriano de 27 años domiciliado en San Lorenzo que se encontraba festejando la Navidad en casa de unos parientes en esta ciudad, murió como consecuencia de las graves quemaduras internas que le produjo una fogueta de tres tiros, que según testigos quiso disparar desde su boca, estallándole el explosivo en su interior.

A poco de producirse el accidente, Fabricio Antúnez fue trasladado por un sistema de ambulancias privado hasta el centro de salud local Catalina Salomón, desde donde fue derivado al Eva Perón de Granadero Baigorria.

Antúnez llegó consciente a la guardia de este último efector, pero dada la gravedad del cuadro, se dispuso su derivación a un centro de mayor complejidad, pero falleció antes de ser trasladado.

El accidente tan insólito como evitable, en el que la pirotecnia, la imprudencia y el alcohol se cobraron la vida de una persona, se produjo en una vivienda del barrio Petróleo de Puerto San Martín, después del brindis de la medianoche.

Antúnez, nació en la provincia de Entre Ríos, hace unos años se radicó en San Lorenzo y el 24 recibió la Navidad junto a unos primos que viven en una humilde morada del Pasaje 3 entre calle Tucumán y el arroyo San Lorenzo.

Imprudente. Según declararon quienes estaban en la casa, después del brindis Antúnez partió raudamente con su moto, regresando a los pocos minutos cargado de pirotecnia.

Siempre según los testigos el hombre hizo el primer disparo de la fogueta desde el pasillo de la casa, sosteniéndola con su brazo a corta distancia, sin mayores consecuencias.

Pero cuando fue a disparar la segunda insólitamente habría intentado sujetarla con los dientes y fue allí cuando se desencadenó el drama. Los explosivos le destrozaron la mayoría de las piezas dentales, produciéndole quemaduras en la garganta, la glotis y en el interior del esófago.

Inmediatamente después de la explosión, Fabricio ingresó corriendo a la vivienda y llegó hasta una canilla para lavarse y buscar agua, pero ya la situación era demasiado grave por lo que sus parientes decidieron llamar inmediatamente a una ambulancia.

Todo empezó después de la una de la madrugada, y Antúnez falleció en el Eva Perón alrededor de las cuatro. En ese momento la policía de Puerto San Martín se comunicó con sus padres que viven en Entre Ríos, quienes viajaron de inmediato hacia San Lorenzo.

Prohibida su venta. "Estamos investigando dónde adquirió la pirotecnia, ya que en Puerto San Martín hay ordenanzas que prohíben su venta" sostuvo en diálogo con La Capital Raúl Fleitas, quien está a cargo interinamente de la comisaría 5ª de Puerto San Martín. "Por lo que dicen que tardó en volver con los explosivos, pensamos que la compró en la zona norte de San Lorenzo, pero de todas maneras vamos a investigar desde donde la trajo", agregó.

La fogueta de tres disparos, conocida popularmente como bomba de tres tiros, es un cilindro de cartón de unos 20 centímetros de longitud que dispara un explosivo que se divide en tres detonaciones.

La parte cercana a la mecha es más angosta, y más dura, para ser utilizada como una empuñadura, mientras que el explosivo es despedido desde la parte más ancha.

Se especula que el hombre se habría equivocado al intentar sostenerla con los dientes, y la habría tomado desde la parte más ancha por lo que la explosión se desarrolló hacia los órganos internos de la víctima y no le quemó la parte exterior del rostro, donde sólo tenía algunos hematomas en los labios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario