..

Murabito rompió el silencio y habló de un "boicot" contra su gestión

Dijo que no quería ser víctima de un escrache que "no merecía", y cargó contra su sucesor. Además, lanzó un vaticinio temerario: "Se viene un proceso con armas y narcotráfico".

Miércoles 14 de Diciembre de 2011

Villa G. Gálvez.- El ex intendente de esta ciudad, Jorge Murabito, rompió ayer el silencio y denunció que durante su gestión sufrió un "verdadero boicot", vaticinó que se vienen tiempos muy duros para la ciudad (habló incluso de "armas y narcotráfico") y reconoció que pensó en mudarse a otra localidad.

Murabito habló con la prensa ayer por la mañana, después de una semana en que desapareció virtualmente y fue inhallable. Una ausencia que terminó con el faltazo a la entrega del mando, que se produjo el lunes, donde su sucesor, Jorge González, se mostró a sus anchas, dijo que la ciudad era "un caos" y hasta advirtió que "alguna vez acá alguien va a tener que ir preso".

"El único que se enriqueció con la función pública fue González", contraatacó el intendente saliente, quien justificó su ausencia en el traspaso de mando en la posibilidad de que se pudiera estar organizando "un escrache, que ni yo ni mi familias merecíamos".

El nuevo intendente, por su parte, salió al cruce de estas declaraciones, volvió a tratar de "caradura" a su predecesor, y dijo que se encontró con "un verdadero descalabro administrativo".

Mientras tanto, la Municipalidad recibió un millón de pesos de la provincia y recibirá 1,5 millón más. "Eso, más lo que vayamos recaudando de tasas, nos permitirá ir saliendo de todo este desastre", dijo (ver aparte).

Ausente. La asunción de González al frente del municipio se tuvo una gran ausencia. La del intendente saliente. Es que el ex mandatario no quiso que esa fuera su última imagen como funcionario. Pero sí habló del dilatado conflicto que tuvo con los empleados municipales, y afirmó que "la gestión no se pudo terminar correctamente porque hubo un boicot muy importante. Tuve trece días de paro por pagar el 70 por ciento de los sueldos en octubre, y por eso se le cortó todo el servicio a la Municipalidad", recordó.

Es que los últimos días de gestión, la ciudad se convirtió en un verdadero basural a cielo abierto, con los contenedores desbordados de basura, que terminó desparramada por veredas y calles. Muchos de estos containers, que fueron colocados durante su gestión, también fueron incendiados. "Un contenedor no se prende fuego solo, y aquí fueron muchos los que terminaron de esa manera", lamentó.

Algo es cierto. El sindicato de los municipales lanzó el miércoles pasado un paro por tiempo indeterminado en reclamo del pago de los sueldos de noviembre, cuando recién corría el tercer día hábil del mes. Pasados cuatro días de paro, que coincidieron con el feriado puente, y minutos antes de que González asumiera el mando, la huelga se levantó y los camiones recolectores salieron a las calles para limpiar la ciudad. Esto fue visto como una clara medida política tanto de asestarle el tiro final al intendente saliente y de brindar todo el apoyo al entrante.

Y en otras oportunidades, los paros lo llevaron a salir a la calle a recolectar personalmente la basura, y hasta protagonizó una breve huelga de hambre para pedir que levantaran las medidas.

Fondos. La semana pasada, la provincia anunció que mandaría fondos para poder afrontar el pago de los salarios a los empleados municipales, a los que se les debe noviembre y se les tiene que abonar los aguinaldos. También las autoridades provinciales entrantes anunciaron que pedirían a la Nación aportes el Tesoro Nacional. Justamente a ese tema se refirió Murabito, quien puso énfasis en afirmar que la Nación nunca le envió ese recurso.

"Soporté todo lo que pude siendo intendente. Hice lo posible y lo imposible por sacar a la Municipalidad adelante, y cumplí mi mandato hasta el 10 de diciembre como correspondía", fueron otros de los conceptos que lanzó el ex mandatario en medios radiales de la ciudad.

Y después de negar que se haya enriquecido ilícitamente durante su gestión, disparó contra González, a quien acusó de ser "el único que se hizo millonario en la función pública".

Y para ahondar en su pronóstico de lo que se viene, lanzó un vaticinio un tanto apocalíptico: "Se vienen un proceso conflictivo, con armas y narcotráfico".

Relación tensa. La relación entre ambos políticos nunca fue buena durante los cuatro años que le tocó gobernar al representante del Frente Progresista Cívico y Social. "González jamás fue, en cuatro años de mi gestión, a un acto institucional de ningún tipo. No se presentó en la Municipalidad, ni se acercó a la Plaza San Martín". Y acusó al Concejo Deliberante, que presidió el ahora intendente, de contribuir a la desfinanciación de la Municipalidad.

Cuando asumió el lunes, el nuevo intendente habló varias veces de "las 41 denuncias que hay en la Justicia contra la administración anterior", y hasta advirtió que "alguien alguna vez tendrá que ir preso". Frente a esto, Murabito afirmó: "No tengo casa, estoy alquilando y levantando una vivienda como puedo para poder mudarme el año que viene. Tengo un solo vehículo". E insistió: "El único que en Gálvez se hizo millonario en la función pública es Pedro González, no conozco otro".

Además, consideró "complicado" poder seguir viviendo en la ciudad, aunque aclaró que en la medida de sus posibilidades seguirá "apostando por Villa Gobernador Gálvez. González vive en General Lagos, yo vivo desde hace 40 años aquí".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario